Las demoras de la Justicia y el doble estándar fiscal amenazan con destruir empleos en Rosario

Trabajadores de una tabacalera rosarina se movilizaron a la sede local de la AFIP, que le niega las estampillas necesarias para producir y comercializar cigarrillos en medio de una disputa judicial con final incierto. Las empresas internacionales, principales beneficiarias de un conflicto que se extiende a lo largo y ancho del país.

Actualidad 23 de diciembre de 2022 PeriodismoyPunto PeriodismoyPunto
brondway

La demora de la justicia federal de Rosario en resolver un reclamo de la tabacalera Bronway amenaza con llevar a la quiebra a la empresa y dejar en la calle a 200 trabajadores, que hoy se movilizaron a la sede local de la AFIP. Como telón de fondo de este conflicto asoma el precio de las etiquetas que el ente recaudador otorga a las tabacaleras, que llega a superar el valor del producto en los kioscos y deja fuera de juego a las pymes nacionales.

“La AFIP no está entregando los Instrumentos Fiscales (estampillas) para la producción de cigarrillos. Por eso hay en riesgo 220 puestos de trabajo de manera directa y tantos otros de manera indirecta, justo en esta fecha tan particular, justo unos días antes de las Fiestas. Esto lleva incertidumbre a tantas familias sin saber qué va a pasar con estas”, explicaron los organizadores de la protesta.

Pero, a decir verdad, el 50 por ciento de esas fuentes de trabajo ya se vieron afectadas por la situación esta semana, pues la tabacalera rosarina, que produce las marcas Pier y Dolchester, tomó la decisión de suspender a 110 de sus empleados al no poder producir y vender cigarrillos por no tener acceso a las estampillas que otorga el organismo que conduce el ultrakirchnerista Carlos Castagneto.

El origen de este conflicto radica en que la ley de impuestos internos que aplica a los cigarrillos determina un monto fijo de pago fiscal que no guarda relación con el valor del producto en la calle, lo cual deja fuera de juego a las marcas más baratas –cuyo valor de comercialización es inferior al del piso establecido por la norma vigente– y termina favoreciendo a las tabacaleras internacionales. 

Según las empresas, el pago del tributo no sólo implica que el Estado se quede con una parte importante de sus ganancias sino que, además, las condena a descapitalizarse y quebrar. Llamativamente, el monto fijo mínimo de tributación sólo rige para las tabacaleras nacionales, bajo el pretexto de desalentar la venta de cigarrillos a precios muy bajos. Sin embargo, los cigarrillos de "gama alta" generan el mismo daño que los de "gama media".

Ante esta situación, las tabacaleras nacionales decidieron acudir a la Justicia para reclamar por la presunta inconstitucionalidad de los artículos 103, 104 y 106 de la ley 27.430, que fue ganando resoluciones favorables en distintos tribunales federales. Así pasó en la Ciudad de Buenos Aires y en las provincias de Buenos Aires y Salta. Pero en Rosario, la Cámara Federal tiene cajoneada la cautelar solicitada por Bronway desde hace seis meses.

Esta dilación se suma a una reciente resolución de la AFIP, que establece que sólo las empresas con cautelares vigentes pueden recibir las estampillas necesarias para regularizar el proceso de producción y comercialización.

Según consignó el sitio Rosario3, Bronway no es la única empresa comprometida por la demora de la justicia federal. También lo está la tabacalera For Men, de la ciudad de Santa  Fe. Ambas empresas iniciaron gestiones ante el gobernador Omar Perotti, quien se comprometió a intervenir en el caso. Entre las dos firmas hay 500 empleos directos y alrededor de 5000 indirectos en juego.

Te puede interesar
Lo más visto