Habló Marcelo D´alessio, desde la cárcel, protagonista de la causa Dolores. Cómo, quiénes y por qué intentaron a los Cuadernos de la Corrupción

Cómo, quiénes y por qué intentaron a los Cuadernos de la Corrupción

Entrevistas 05 de noviembre de 2022 Luis Gasulla Luis Gasulla

Una tarde de octubre de este año, una voz femenina anuncia que alguien que: “Esta llamada proviene del Servicio Penitenciario”. Al aceptar la comunicación, escucho la voz del detenido por intento de extorsión, Marcelo D´alessio. Como si fuese una mancha venenosa, nadie quiere acercarse a uno de los presos más temidos y misteriosos de los últimos tiempos. Durante el 2019, su nombre estuvo presente en los medios de comunicación como el autor de tareas de inteligencia y de espionaje que la justicia desestimó, de extorsiones que no se concretaron y de ser un agente de la DEA, FBI, Mossad y AFI que nunca fue. ¿Por qué le temen? Posiblemente, porque conocer qué había detrás de la causa Dolores que instruyó el juez militante del kirchnerismo, Alejo Ramos Padilla, sea un manual del armado judicial y de la operación de un futuro gobierno para ensuciar a periodistas, referentes de la oposición, fiscales y jueces para socavar a los Cuadernos de la Corrupción. Los 3 años presos en el penal de Ezeiza demuestra el doble discurso del gobierno de turno y cómo la defensa de los derechos humanos sólo la aplican para los amigos. 

En esta primera parte, D´alessio respondió un cuestionario vía correo electrónico para una posterior entrevista telefónica que se publicará en PeriodismoyPunto, radio y televisión. 

A D´alessio lo había visto en dos ocasiones, previamente a esta nota telefónica y por mail: En un estudio de televisión de América en el que estaba invitado por Rolando Graña y en el country Saint Thomas luego de que este cronista publicase, en Infobae, una investigación sobre la confidente de Lázaro Báez y su relación sentimental con un corredor de autos que estaban envueltos en una vida de lujos que incomodaba a los que se peleaban por disfrutar la plata de la obra pública de Austral Construcciones. Esa mañana de mediados del 2017, ingresé al country buscando conocer la persona que decía saber cómo seguían manejando la plata de la corrupción kirchnerista a pesar de que no supiese quién sería el entrevistado. Era otro D´alessio, confiado, locuaz, sonriente y, a mi entender, chamuyero. Nada que ver con esta persona que respondió cada pregunta, cuidando cada palabra, reflexivo y con autocrítica. 

Habla D´alessio:

Lo que denominé el operativo Etchebest en el libro que actualmente estoy escribiendo comenzó mucho antes del Dia 1 que fue el 28 de Diciembre de 2018. A Etchebest lo conocí en el año 2013. Él trabajaba en la misma oficina que los ex comisarios Bonaerenses Aníbal De Gastaldi y Ricardo Bogaliuk. A estos 2 últimos me lo presentó un conocido en común, quién trabajaba conmigo en el mismo edificio que ellos. Nos cruzábamos en las zonas comunes y empezamos a ir a almorzar los cuatro al menos una vez por semana en un restaurante que estaba abajo del Edificio.

En esos 2 años que estuve en esa oficina, cada vez que cruzaba a la de Anibal y Ricardo, veía a un tercer integrante de la misma. Un Hombre que se hacía llamar “el señor Pedro” (sin apellido).

Pedro se jactaba de estar muy relacionado con Juan Manuel Campillo del ONCA, Julio de Vido del Ministerio de Planificación y Ángel Toninelli de la AFIP. Pedro vivía armando reuniones con feedloteros, empresarios que necesitaban DJAIS y empresarios que iban en búsqueda de planes de pagos especiales de AFIP u otros métodos de cancelación de sus cuentas tributarias. 

Sé que cobraba el 16% del valor de la importación para liberar una DJAI, el 35% para el recupero de los reintegros de los Feedloteros y un 75% sobre las cancelaciones tributarias. No me consta fueran verdaderos sus contactos. Sin embargo, no me consta si efectivamente conocía a esas tres personas o si se manejaba en un plano más bajo.

Nunca vi a los comisarios participar de esas reuniones. Ellos manejaban una empresa de seguridad y nunca supe qué era lo que los unía con El Señor Pedro, salvo un prorrateo de gastos de esa oficina con vista al Dock.

Estando detenido supe que “el señor Pedro” además de hacer esas gestiones de DJAIS, fue por más y realizó todo el circuito de compensación de exportación de garbanzos desde Salta contra la importación de vehículos de una automotriz Alemana, realizando junto a Víctor Palomino Zitta una estafa de 12 Millones de Dólares. (Zitta fue aceptado como querellante por Alejo Ramos Padilla en la causa Dolores y aseguraba ser víctima de una extorsión económica de D´alessio y mediática por el periodismo profesional).

A finales del 2014 dejé de compartir la oficina con mi amigo y la relación con Pedro se extinguió.

Para Noviembre de 2016, Rolando Barreiro –agente de inteligencia detenido en la causa Dolores- (quién hacía trabajos free lance para mí) me informó que Ricardo Bogaliuk se venía a instalar al complejo de oficinas donde yo estaba instalado en Canning. Iba a plasmar un proyecto de la AFI llamado AMBA. Así es como me volví a comunicar y retomar los encuentros con “el Polaco” Bogaliuk.

Ese contacto con Ricardo fue increyendo hasta el 11 de febrero del 2019, día que suspendió la reunión conmigo so pretexto de una profunda depresión de su hija. Paralelamente, ese mismo día él le dejaba 7 mensajes a mi abogado Rodrigo González para continuar con él “los trabajos de asesoramiento que les brindaba sobre características del crudo en Vaca Muerta”… Rodri sabe de Petróleo lo que yo de Cáctus.

¿Cuál fue tu participación en la supuesta extorsión a Pedro Etchebest?

Mi participación evidentemente fue la que tanto Etchebest, como su grupo de personajes coordinadores que estaban detrás de escena necesitaban plasmar. Hoy no tengo pudor en decir que fui un BOLUDO útil a un fin que fuera digno de una serie de Netflix.

Una aclaración jurídica: No existe extorsión si yo jamás tuve la gobernabilidad de hacer un bien o un mal a través de un ardid. La gobernabilidad es la diferencia entre Extorsión y estafa.

Más allá de ese tecnicismo, no menor, Etchebest fue lo que en la ex SIDE, hoy AFI se lo designa como un agente provocador. Este tipo de Personajes han sido parte de una metodología probada en sedes judiciales, tal como los casos de Operativo Café Blanco y Operativo Strawberry. Lo peor es que continúan con ese tipo de accionar sin inmutarse.

¿Por qué Etchebest se prestó en ser un agente provocador durante un mes de su vida a fin de esmerilar la imagen del Fiscal Carlos Stornelli?

Debo entrar en el campo de las suposiciones más validadas, sin por ello poder brindar certidumbre total al respecto. Pedro para diciembre de 2018 tenía 2 causas. Una vinculada a trata y reducción a la servidumbre de sus empleados de uno de sus campos (el de Sierra de los Padres), y otra causa por lavado de activos por un campo que costaría U$ 24 millones en San Juan. Desconozco si la investigación de la UIF que coordinaba Federici también había detectado su empresa vial de Miami con una inversión de U$15 Millones, vehículos Cadillac, etc.

Así como no puedo darle sentido de certidumbre en relación a la transacción más que informal consistente en limpiar 2 causas en juzgados amigos a cambio de un trabajito de un mes, lo que si tengo guardado (y con 2 copias de seguridad) es la grabación de una conversación entre Etchebest y Carlos Liñani (Se suicidó el año pasado antes de subir a las redes un sugestivo video con el fallecido juez Norberto Oyarbide), donde este último tenía la responsabilidad de contenerlo hasta que lo subieran en el primer vuelo posible con rumbo a Estados Unidos, para nunca regresar. Liñani era un conocido de Barreiro, quién me lo había presentado para octubre 2016. A su vez, a las postres Liñani resultó ser socio/amigo de Palomino Zitta y de Pablo Barreiro, además de ser amigo del “Señor Pedro”. 

Asimismo, puedo asegurar que Pedro se prestó a plasmar su personaje guionado, pero algo le salió mal. El acuerdo de hacer una denuncia en un juzgado de Dolores, a 210 kilómetros de su casa, donde lo estaban esperando con todo el personal en plena feria judicial, debía incluir su anonimato.

Es por eso, como consta en el audio que pude grabar entre Liñani y Etchebest, este último decía una y otra vez que lo habían cagado. “Estoy muy mal. Muy mal”. ¿Quién o quienes lo decepcionaron?

¿Quién acercó a quién?

El 26 de diciembre de 2019 a las 21:46Hs. (horario de Tulum) -23:46hs Baires- yo estaba de vacaciones en esa región de Méjico cuando en ese horario me suena en el iphone una alerta de intrusión a mi Icloud. Llamé inmediatamente a mi casa donde estaba el personal durmiendo. Fueron hasta mi habitación y el IPAD estaba apagado. (La alerta, la intrusión y el testimonio del personal se encuentran probados en instrucción). Lo tomé como un error de sistema y di por terminado el tema. 

Tiempo después me dí cuenta que el único que tenía la clave de mi icloud era alguien que había trabajado un año conmigo: Rolando Barreiro. El alerta surgió por un error inicial de tipeo.

Contestando la pregunta, previa introducción, el 27/12 y ya contando con mis whatsApps online, mi fototeca, archivos, entre otros, me llama Ricardo Bogaliuk.

Yo lo había visto por última vez los últimos días de noviembre en la confitería delantera del Hotel NH de la calle Bolivar. En ese encuentro estaba presente también su jefe, Pablo Pinamonti (a quién conocía desde principios del 2017).

Todo el 2017 y 2018 ambos querían ver las presentaciones que presentaba en el ministerio de seguridad y otros tópicos que incluían mi libro “Peligro 220” que ya iba tomando la forma que había soñado. Siempre me alababan y decían que necesitaban alguien como yo en Operaciones de la AFI, cosa que nunca se había plasmado ni en una invitación a alguna sede de ese organismo, al que en mi vida entré. 

Ese 27 Bogaliuk estaba exultante. Me dijo que ya estaba lo de mi nombramiento y me lo quería decir previo a mi regreso porque sabía me iba a alegrar.

A las 2 horas me vuelve a escribir por WhastApp  con una pregunta retórica: ¿Te acordás del “Señor Pedro”? y continuó contándome que con él había terminado todo mal. Que lo quería matar (en forma figurativa, me imagino). Es por eso que me iba a dar mi primer trabajo a mí, ya que él no podía interactuar (teóricamente) con él.

“Llamalo a Pedro y decile que te acordás con estima de él y que por eso lo estás llamando. Que estás colaborando en forma externa con la fiscalía de Stornelli y que un tal Campillo lo había mencionado complicándolo”

Pedro, tras mi primer “hola” me contestó instantáneamente y desde ese primer contacto por mensaje y por voz él ya estaba grabando todo y reenviando las capturas de pantalla. ¿Por qué si aún faltaba más de una semana para saber que algo tenía que poner?

Después de estar detenido me dí cuenta de un detalle no menor: ¿Cómo no le llamó la atención a Pedro que yo supiera que su apellido era Etchebest, si siempre se lo había ocultado a todo el mundo? O al menos a mí. De hecho Leñani lo tenía agendado en su teléfono como Pedro De Vido. 

A partir del primer “Hola” era Pedro el que me escribía en todo momento del día, situación que me costó un reproche por parte de mi esposa.

Los temas que yo le debería sacar, me los sacaba él. En retrospectiva, cualquier análisis es fácil de hacer. Al día de hoy me sigo reprochando mi falta de reflejos. Una mezcla de felicidad, omnipotencia y estupidez. Un cóctel que no se lo recomiendo a nadie.

El día que arribé a Baires, Pedro pidió verme en el hotel Alvear ICON de puerto Madero. En ese primer encuentro con él, una vez detenido supe que ya me estaban filmando a 2 cámaras en forma simultánea. La logística de cámaras principales y cámaras de apoyo se iría a repetir durante todo ese mes. 

La idea de Bogaliuk, que me contó el 7/1 (un día posterior al primer encuentro con Etchebest) en el restaurante E Fresh Market de Puerto Madero era que halle la dirección de la mesa de dinero que “pedro” usaba para exportar dólares a Estados Unidos. De ahí surge el pedido de un monto que lo obligara a concurrir a esa cueva que, a priori estaba en la ciudad de Mar del Plata. Yo lo miré con alguna expresión facial que provocó que “el Polaco “ se levante el baño. 

A su regreso me llama como por arte de magia Pedro preguntándome si por casualidad estaba en Madero y que me necesitaba ver urgente. Que quería ver si había que poner algo para solucionar el tema. Él decía estar a 10 cuadras de donde yo estaba en media hora. 

Bogaliuk sabía que al otro día viajaba a Pinamar por un tema de mi cuatriciclo y que me reuniría con Stornelli ya que la última vez que lo ví le comenté que estaba viajando a Méjico y que a mi regreso me iban a dar una Range Rover Demo y él me contó que ama esa camioneta. De hecho tiene dos Ranges de unos 20 años de antigüedad. Es saí como surgió mi viaje por el día a pinamar. 

¿Stornelli participó de la supuesta extorsión?

Ni en pedo. No tenía la más pálida idea quién corno era Pedro. A Stornelli lo había visto 3 veces en toda mi vida. Dos de los encuentros previos a Pinamar había concurrido a la fiscalía por expreso pedido de mi ex amigo Daniel Santoro. Quería que ratifique en sede judicial la entrevista que estaba plasmada en su libro El Mecanismo. Después de mi primer testimonial, Santoro me volvió a pedir el viernes de esa misma semana que vaya nuevamente el lunes subsiguiente para que quede más claro el título del libro para su promoción. A un amigo que viene a casa con su esposa, que nos invita a sus cumpleaños y a reuniones, uno no le suele decir que no, inclusive a favores que te parezcan pavos.

En la reunión del día anterior al viaje a Pinamar, en el Hotel Madero, en ese encuentro pedido por el propio Pedro (donde una vez más estaban filmándome) me pide verme para almorzar tranquilo al otro día. Yo le expliqué que tenía que viajar a la costa y es ahí cuando se desesperó diciéndome lo bien que le hacía charlar conmigo. Que si viajaba solo por favor lo llevara para poder charlar y despejarse. Le expliqué que tenía una reunión que debía ir solo, y rápido de reflejos me dijo “yo voy a caminar por la playa y cuando terminas, me llamás y nos encontramos”

El 8 de enero 2019 Etchebest entra a mi barrio y se presenta en mi casa a las 7:40 de la mañana.

Después supimos que puso su teléfono en modo avión desde las 7:38 hasta las 11:40. Grabó desde que entró en mi casa, todo el camino de ida a Pinamar donde él me iba sacando los temas que yo debía sacarle, según las instrucciones de Bogaliuk, y resultó que una vez que llegamos a CR hizo como que se iba a caminar pero se quedó en zona.

¿Cómo sabía Pedro que iba a ir al balneario CR? Pregunto, porque ya había cámaras filmando mi ingreso al área de estacionamiento de ese balneario. Si él iba en modo avión, cómo informó el balneario donde me dirigía. 

Tomando algo con Stornelli (yo me encontré con él a las 11:20) me di cuenta tipo 12:30 que Pedro estaba a cuatro mesas de distancia sentado haciendo como que hablaba por teléfono con su celular apuntándome. Raro, porque ya tenían imágenes que hasta se difundieron por los medios con mi arribo. Carlos se dio cuenta que giré para mirarlo y me preguntó “¿lo conocés? Yo le respondí “es el pelotudo de mi chofer, pero ni en pedo le dejo esa camioneta para que se maneje solo por Pinamar”.

¿El Intendente de salta era cajero?

No. Cajero de nada y de nadie. A Sanz lo conocí ese mismo día en CR cuando se sentó en nuestra mesa tras estacionar su UTV de punta frente al lugar donde yo estaba tomando una limonada. 

Así como el mensaje supuestamente mío con Etchebest donde figura Sanz como cajero, hay un grupo significativo de mensajes adicionados a los efectivamente descargados de mi celular. Gracias a los errores de control de calidad de alguno de ellos, podés ver que un mensaje que también yo supuestamente mandé a Stornelli desde comodoro py pidiéndole el 4/2 que me atienda “porque había unas abogadas K que me estaban filmando”en el palier (print de pantalla que publicó revista Noticias) ahí queda descubierta ese tipo de maniobras tecnológicas.

En ese print de pantalla, teóricamente obtenido de la descarga hecha por PNA a pedido de Ramos Padilla, queda claro que estoy en Py pero según el huso horario estaba a 9500 kilómetros de distancia. Estaba en Londres. ¡¡¡Se olvidaron de poner en esos programas de creador de fake chats la diferencia GMT-3 de Buenos Aires!!!

¿Qué anomalías encontré 4 años después?

Las anomalías son literalmente infinitas ya que siguen apareciendo al día de hoy. Las podría ordenar por fecha, nivel de importancia, orden alfabético. Habría que hacer un excell, más que un documento Word.

Obviamente todas dispuestas a reforzar la puesta en escena por Etchebest, persona que jamás estuvo ni remotamente asustado (segunda característica legal de una extorsión, sino no hubiera viajado 360 kilómetros solo conmigo con su celular imposibilitado para realizar llamadas). 

El esfuerzo para delinearme con el perfil de operador de un fiscal supuestamente corrupto llevó a ARP a cometer aberraciones jurídicas que, lejos de ganar un ascenso, le hubiera en un contexto jurídico normal en su destitución y su detención.

Al mote de operador, se le sumó el de espía anti K. Ahí empezó a darle otro vuelo al tema. De ser un operador, a ser un espía con fines perversos contra personas de un signo político. Hay que aclarar que mis amigos y conocidos que me alababan por mis conocimientos en materia de seguridad también colaboraron por sus actitudes displicentes a fin de desmarcarse para reforzar esa idea. Eso incluye a periodistas, legisladores y Ministros. “Fabulador, no lo conozco, personaje, mentiroso, hasta algo pedófilo manteniendo conversaciones con nietitos” A todos ellos cuando surgió el escándalo mediático llamé para explicarle que me habían clonado el whatsapp con uno de escritorio. Que yo no había mandado fotos y mensajes publicados, que era una trampa que me tendieron… cri, cri. No les daba el tiempo para pedir ir a que los entrevisten para desmarcarse en forma pornográfica.

Las anomalías que terminan arruinando todo el trabajo de instrucción son las siguientes:

a)      Para la apertura de mi celular, a los 4 días de estar alojado en el penal de ezeiza, me trasladaron sin que yo sepa a dónde y el motivo a la división de ciberdelito de la PNA. Mi abogado no estaba notificado, por ende no estaba presente. Que hagan una pericia, no tienen nada que ver con que yo preste el consentimiento para ello brindando mi clave de apertura. Eso es el equivalente a una declaración. No solo no estaba mi abogado, sino que ARP me apretó junto con el Fiscal Curi (para esa época aún parecía que se llevaban bien) en una piecita de 2x2,5 que estaba a 2 oficinas de diferencia donde estaban los peritos de prefectura. “Lo abrís por las buenas, o por las malas” y me pusieron el iphoneX secuestrado en mi rostro hasta que por reconocimiento facial se abrió. Acto seguido me hicieron firmar una suerte de consentimiento para “que la cosa no se ponga peor”. Yo pude manotear un teléfono de línea durante la descarga y pude avisarle lo que estaba pasando a mi esposa. Hizo la denuncia el mismo día junto con mi abogado, y… no pasó nada.

b)      La descarga de ese celular fue manipulada posterior a la misma, sino no se explican mensajes (que fueron publicados) con errores de husos horarios. 

c)       Toda la descarga de los celulares le fue entregada a un grupo de periodistas afines a la ideología opuesta a la que yo supuestamente pertenecía. El cuidado de la prueba: las comunicaciones personales que hacen y no hacen a la causa, todo llegaba como un flujo constante de retroalimentación de información perfectamente dosificada en tiempo y forma.

d)      Todo el contenido de mi notebook personal “se perdió” durante 10 dias. No 10 minutos. 10 dias!!. Resultó que ARP “por un error involuntario” se lo dió a los abogados de Etchebest. Creer o reventar. Es así que empezaron a aparecer los amigos de los amigos que se leían en algún archivo (así sean copias de portales digitales de medios nacionales) viajaron a dolores a repetir más o menos el mismo speach. Todos eran ex extorsionados en grado de tentativa. El tema es que hay personas que nunca ví en mi vida. Después supe que eran amigos o ex socios de etchebest, o personas amigas de un grupo de abogados que orbitaron en todo momento alrededor de la causa. 

e)      La no homologación del 41ter de 16 horas de declaración cumpliendo en demacía con todos los requisitos legales que demanda el acuerdo. El Fiscal no dudó en homologarlo. Sin embargo, una semana después ARP decidió no dar lugar a la homologación ya que dijo que no tenía capacidad de comprensión en relación a las consecuencias adversas de no llegarse a probar lo oportunamente declarado.

f)       ARP leyó la declaración del 41ter, cosa que no puede hacer hasta no esté homologado y utilizó toda la información ahí vertida para invitar a nuevos actores que estaban por encima de Bogaliuk y para procesar a otras personas por hechos que “ de todas maneras él iba a terminar averiguando” según descargó.

g)      Durante todo el 2019 y parte de enero de 2020 yo estuve detenido en condiciones de tortura, tal como lo establece nuestro CP y el TEDH (tratado Europeo de los Derechos Humanos). Una sanción dentro del penal se “paga” con 24 horas en un buzón de aislamiento o “engomado” (encerrado) en su propia celda. Una sanción puede ser por riña con arma punzante (acá se le llama 22, feite, o faca). A mi me tuvieron 330 días en aislamiento las 24 horas. A partir de los 20 días vas perdiendo el apetito. A partir de los 45 días vas perdiendo la noción del tiempo y comienza la angustia. A los 60 días el personal penitenciario que tiene la responsabilidad de cuidarte, más allá no estén de acuerdo con la medida de un Juez Federal, me empezó a brindar visitas de psicólogos y psiquiatras. Ahí empezaron a medicarme como una suerte de chaleco de fuerza químico para superar cada día que pasaba. A los 2 días de ingresar al penal tenía el alta médica y el alta psicológico. En Diciembre, y luego de estar meses en un buzón inclusive el primer semestre con prohibición a caminar, fui a declarar ese 41ter con 200mg de Quetiapina, 4mg de clonazepan y 200mg de sertralina. Al día de hoy no sé cómo hice para poder mantener la concentración y el hilo conductivo de un relato muy complejo por sus detalles probatorios. Reto a que cualquier Juez tome la medicación que enumeré y pueda tener la fuerza de voluntad que yo mostré. La imagen de mis peques me dio esa fuerza. El Juez me tortura (siendo que públicamente se abraza a la idea de los derechos humanos), me drogan para soportarlo, y después de hacer una presentación impecable me dijo que yo no entendí. A esa altura ya había perdido 17 kilos de masa muscular. 

h)      Su presentación en plena instrucción en la comisión bicameral (creo que de comunicación) vulneró todos los principios de inocencia habidos y por haber. Concretamente hizo una proyección con imágenes de mi notebook aseverando cosas que la propia Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata refutaron.  Qué forma de instalar, ahora formalmente, la politización de la causa. De jurídico ya no tenía nada. Un espía dependiente de potencias internacionales. Engañó a los legisladores que lo debían escuchar encantados diciendo, por ejemplo que había hecho espionaje en Enarsa, en Irán (o a una comisión Iraní), que tenía los medios para llevar a cabo maniobras de espionaje criminal…. No sé ni cómo clonar un celular. Así se fue convirtiendo una idea con características de certidumbre. De ahí a la convicción social había sólo un paso. 

i)        ARP no puede explicar cómo es que Barreiro y Bogaliuk sabían en tiempo real cuando me hicieron el primer allanamiento, momento que ni yo sabía por qué me estaban allanando. A la media hora de comenzar el allanamiento Barreiro intentó ingresar al barrio a la fuerza. Y a las 3 de mañana, durante ese allanamiento, mi abogado llamó a mi pedido a Bogaliuk, porque sospechaba que ese misterioso allanamiento podía ser por el tema de Etchebest. Ricardo atendió al primer ring y le dijo a mi letrado, antes que él lo llegue a saludar y pedirle perdón por el horario de la llamada, el “Polaco” le advirtió: “Que no se le ocurra mencionarme, eh”. Barreiro y Bogaliuk: 2 parapsicólogos que sabían del allanamiento que ni yo sabía por qué era. 

Concluyendo, ¿quiénes estuvieron detrás de la operación Etchebest?

El objetivo era claro: Jorobar a Carlos por la causa cuadernos. ¿Pudo un grupo de abogados contratar a un equipo “independiente” de la AFI y contactarse con un periodista para ir preparando de antemano todo para el dia D? Yo escuché lo del operativo Puff. A mí nunca me hicieron escuchar nada, y estando detenido no tengo acceso a esa información para evaluarla. Lo que estoy seguro que el daño que le hicieron a mis dos hijos, no tiene perdón. Si yo era un boludo omnipotente genial para tenderme la trampa, hubiera preferido que una vez lograron su objetivo, me mataran. Mis hijos están mal y en ese tema no quiero hablarlo con nadie. 

¿Quién es Rolando Barreiro, el agente de inteligencia que trabajaba con usted?

A Rolando “Rolo” lo debo conocer desde el 2009 como mínimo. Era el papá de una compañerita del colegio de mi hija. Nuestras hijas se hicieron amigas inseparables y su hija pasaba muchos días en nuestra casa. Al tiempo supe por nuestras esposas que él trabajaba en la SIDE. Él tenía para esa época una camioneta imponente 4x4 F150 Norteamericana. Un modelo que nunca llegó al país. Yo estaba restaurando una Ford Bronco 1980 y el tema de las chatas nos generaba charlas que nos sacaban de lo cotidiano.

Para el 2014 o 2015 lo echan de la AFI. Según me había contado, él trabajaba para el “gordo Miguel” (Saller) y su último año trabajó bajo la órbita de Alejandro Patrizio en la delegación de AFI del aeropuerto Ministro Pistarini.

A mediados del 2016 me pidió trabajo. Frente a su planteo le dí 2 trabajos. El primero habrá sido un año donde él colaboró muy bien gestionándome entrevistas con personas que yo jamás hubiera podido contactar para comenzar a darle forma a mi libro “peligro 220” El arco de entrevistados iban desde un importador clandestino de todo tipo de mercancías, hasta un juez que tenía montado una suerte de maxi kiosko judicial. Todo sumaba y mucho. El segundo trabajo que le dí fue en 2017 para ser gerente de seguridad de mi barrio, cargo que retuvo por un año.

Barreiro me presentó a Carlos Liñani, que era un importador venido a menos, quién a su vez resultó ser amigo de Palomino Zitta, que a su vez había llevado una estafa millonaria en salta junto con Etchebest. Una vez detenido, toda la información que mi letrado me iba acercando me espantaba cada vez más. Palomino Zitta resultó también ser amigo de Rolo, sin que yo lo supiera. De hecho, estando en prisión supe que una vez en el año 2007 o 2008 fue rolando a exigirle una plata o el cobro de una deuda. Se conocían y bien. Zitta plasmó una estafa en la provincia de salta junto con Etchebest en desmedro de una conocida automotriz alemana radicada en el país. 12 millones de dólares que la terminal, dada la irregularidad de la metodología de esas compensaciones entre exportaciones de garbanzos e importaciones de vehículos no pudo denunciar.

Para Diciembre de 2016 me cuenta que la AFI se iba a instalar en el piso superior del edificio dónde yo tenía la oficina en canning. Que el proyecto se llamaba AMBA y que el responsable era Ricardo Bogaliuk. Así es que retomé el contacto que ya se había esfumado con “el Polaco”. Bogaliuk nunca terminó viniendo a canning y abrió junto a degastaldi (ya sin pedro) una oficina sin muebles en la parte posterior de puerto madero. Rolo me volvió a acercar a Ricardo. Y cuando supe que ambos estaban conectados a mis espaldas, todo me empezó a cerrar. Tarde. Pero sus movimientos coordinados son obra de un parapsicólogo.

¿Habrá existido la posibilidad que Bogaliuk se instale en Canning o era la excusa para el reencuentro? En ese momento yo ya había hecho una capacitación para la Ministra Bullrich y estaba preparando la segunda capacitación más orientada a otra temática en particular, la cual presentaría durante 2017, también en su despacho personal. La segunda oportunidad ya no cabía nadie en su mesa del fondo de su oficina del último piso del ministerio. Calculo que Ricardo quería saber qué informes le presentaba a la ministra, a Carrió, entre otros. Yo no cobraba mis capacitaciones y son fruto de mi tiempo, mi inversión y mi riesgo personal. No firmo acuerdos de confidencialidad ya que la información es mía. Podía compartirla con periodistas, o quienes yo quisiese. Esa es una de las ventajas de no cobrar ni un peso del Estado.

Sé que Barreiro intentó hacer un arrepentido en Dolores, cosa que no prosperó por inconsistente. Pero si mal no recuerdo llegó a decir desde que yo había influenciado para que le den cadena perpetua al hermanastro del periodista Eduardo Feimann, hasta que me había visto una vez con un tipo que lo conocí por una publicación de Infobae y que estaba prófugo. Gage, Gago, o algo así. No tengo ni idea quienes fueron los jueces que condenaron al hermanastro del periodista y ni siquiera sé si tienen relación entre el homicida y el periodista. Me dio bronca, sobre todo cuando supe que su abogada tendría relación con el grupo de letrados generador del operativo. Como si le hubieran pagado el abogado.

¿Qué relación tenía con Roberto Baratta, ex secretario de Energía dependiente de De Vido y con el ex abogado de Etchebest y abogado en las sombras de Lázaro Báez, Franco Bindi?

A Baratta no lo conozco. Escuchaba su nombre mientras trabajé como asesor externo de  Enarsa desde junio 2010 a julio 2011. Controlaba los guarismos vinculadas a las contrataciones que el Directorio hacía de GNL, Gas OIL, costes de gerenciamiento portuarios, hasta el nivel de emisiones de NOX de las centrales termoeléctricas. Como asesor externo podés hacer las observaciones del caso, pero no mucho más. El tema de hidrocarburos lo manejo con mucho placer. Pero en esa empresa escuchaba que empleados se quejaban del mal trato que le propiciaba Baratta, pero yo no puedo decir nada al respecto.

A Bindi lo conocí estando preso y no fue de mi agrado. Un mediodía una empleada del servicio penitenciario (Enfermera) me hace salir del pabellón para decirme que me manda besos mi amigo Franco Bindi. Por mi cara se dio cuenta que se había metido en un lío. Le expliqué que no es mi amigo y le pregunté cómo hizo Bindi para contactarla. Me dijo que la invitó a salir, que era muy caballero, y que le preguntó qué tomaba (medicación), el lugar de mi alojamiento (número de celda), entre otros datos. Nunca reveló esta enfermera cómo Bindi la contactó. No creo en las casualidades. Ya igual estoy inmunizado. Después de las filtraciones, aseveraciones de ARP, las amenazas telefónicas de narcos que pensaron que yo había tenido algo que ver con sus detenciones. ARP no creo que comprenda el alcance personal y familiar que tuvo su puesta en escena, sobre todo de temas falsos vinculados a narcotráfico y terrorismo que quiso sostener. Ahora: ¿Ningún legislador de esa comisión lo paró y le dijo que en medio de una instrucción no se puede vulnerar el principio de inocencia de una persona? Es loable que se junten para proponer el día Nacional del Chorizo en Chos Malal, pero, nadie le puso un límite a esa desbocada presentación, que la Camara de Mar del Plata la tildó de mendaz. 

¿Cómo fueron y son sus condiciones de detención?

El primer año fue una tortura donde al día de hoy acarreo consecuencias que no voy a compartir hasta hablarlo con mis peques. A partir que pasé al pabellón me empecé a sentir cómodo. Casi muero con el Covid en el Hospital Muñiz (Unidad 20 del SPF) donde entré con una neumonía bilateral. Tenía todo arreglado para que me internen en un cebntro de OSDE, cuando llegamos a la unidad 20 un suboficial de la unidad traslado me dijo “Mirá que cheto que está Los Arcos jaaa”. Mi familia me esperaba con una cama en ese lugar. 

Nobleza obliga, en el Muñiz me trataron muy bien y me salvaron. 

En el día a día, enseño piano e inglés dentro del pabellón. Tengo una excelente relación con la Directora del Módulo 1, así como con su jefe de seguridad interna. Mi conducta es “10 ejemplar” y así quiero que me recuerden aquí adentro.

Ahora curso 2 veces por semana en el centro universitario dentro del penal la carrera de sociología. Veo cada fin de semana a mi mujer y a mis peques. Es muy duro cada domingo cuando termina la visita y ellos se van por una puerta y yo por otra. Ese momento es desgarrador. Me sorprendió la corrección de los oficiales y suboficiales (que están muy mal pagos) que trabajan dentro del complejo de Ezeiza. En 4 año no ví un exceso. Nada. Las requisas de la celda siempre dan una sensación tremenda de invasión de tus 5 metros cuadrados, donde queda todo dado vuelta, pero es parte del protocolo y hay que aceptarlo. 

El tema de fondo es que no debería estar detenido acá. Se vencieron los tres años máximo de plazo de una prisión preventiva. Lo extendieron a 4 meses más. A los 4 meses menos un día, pidieron otra prórroga, y la Cámara le ordenó al TOF 8 que ponga fecha de juicio. Nada de eso ocurrió.

Los fundamentos para no acceder al arresto domiciliario. Donde los 20 informes dieron positivos, son casi tan temerarios y falaces como los de ARP.

1)      Que puedo entorpecer la causa porque tengo amigos en la AFI: Mentira. A los tres que conocía los denuncié.

2)      Que estoy vinculado con servicios de inteligencia del exterior o con personas de poder: Mentira. Tienen acceso a mi celular, mi notebook, y sobre todo que me digan a quién conozco de esos servicios así me lo presentan. Hay informes de la AFI, de embajadas. Nada. Respecto a gente de poder: En 4 años nadie que podemos considerar “ de poder” llamó a mi señora para ver si necesitaba algo. Es más, logré salir del buzón de aislamiento a Radio 10 y C5N donde Darío Villarruel me permitió describir en una entrevista telefónica en qué condiciones estaba. Mis periodistas amigos son como leones que se pasaron al veganismo. Siempre le estaré agradecido a Darío a quién no conozco personalmente.

3)      Que me puedo fugar por mi gran poder adquisitivo. Mi mujer da clases de natación y lo que le falta para llegar a fin de mes es gracias a mi suegro y mis viejos.  Así que si me dicen dónde me quedan ahorros, por favor que le avisen a mi señora.

En una próxima entrega, PeriodismoyPunto publicará la entrevista oral con el preso que conoce los detalles de cómo el kirchnerismo armó una causa judicial clave para voltear a los Cuadernos de la Corrupción

 

 

 

 

 

 

  

 

Te puede interesar
Lo más visto