Denunciaron a una concejal por obligar a dos beneficiarias de planes sociales a hacer tareas domésticas

Se trata de Analía Escalante del partido Forja, quien fue denunciada por dos mujeres desempleadas que perciben planes sociales por amenazarlas con quitarle el beneficio si no hacían tareas domésticas en su domicilio.

Actualidad 22 de diciembre de 2023 Periodismo y Punto

La concejal Analía Escalante, recién electa en Ushuaia, Tierra del Fuego, fue carga con una grave denuncia que le hicieron dos beneficiarias de programas sociales. La señalada pertenece al partido Forja, del gobernador K Gustavo Mellela

Las mujeres, Roxana y Carolina, se comunicaron con la línea 134 que habilitó el gobierno nacional hace unos días y expusieron los hechos: la legisladora les pedía favores personales para mantener los beneficios sociales. 

Tras realizar la denuncia por esa línea habilitada por el gobierno de Javier Milei, las víctimas fueron a los estudios de Radio Provincia y relataron lo acontecido. Ambas afirmaron que llegaron al gobierno local ser beneficiarias de los programas y que en medio de todo eso se dieron los problemas con la concejal.

pagina8a-9

Una de las mujeres contó que es madre de un niño que sufre epilepsia y que, como le costaba acceder a la medición por los costos, la concejal Escalante se acercó a ella. "Me ofrecieron ayuda, pero en realidad me utilizaron. Si yo no hacía lo que me pedían, era 'te vamos a sacar esos 60 mil pesos'", comentó y reveló que este tipo de aprietes eran habituales. "Al que habla, al que se enoja, al que no comparte la opinión de esta señora, le dan de baja el plan".

Según el relato de la víctima, la concejal también les pedía tareas vinculadas al mantenimiento de su hogar: "Me han llamado a cualquier hora para hacer cosas personales, como pizzetas para el cumpleaños del hijo. Inclusive,  "a un compañero lo sacaron del plan porque no quiso limpiar la casa de Escalante". Además de ello, Escalante le había pedido que le hiciera una "zanja en la vereda" y que le limpiaran el depósito de su casa. Cuando se negó, lo echaron. 

En tono de hartazgo, ambas coincidieron en que los maltratos fueron muchos y que el último fue "la gota que rebalsó el vaso" que les pidieran fondos a los beneficiarios para la Fundación Transformando Ushuaia, que tiene como referente a Escalante. "Yo me podía bancar que me tratara mal, que no cumpliera con su palabra, que nos pidiera cosas como cocinarles al novio, al hijo y a ella, pero nosotros no estamos acá para hacer estas cosas", agregó una de las mujeres.

En tanto, la otra aseguró que la fundación de la concejal no es más que un "disfraz" para tapar una sede política. "Escalante quiso darle un tinte de fundación en una época donde realizó talleres. Yo fui tallerista y todo eso lo hacía por el importe de 40 mil pesos, que es el plan. Obviamente tenía que hacer la militancia, que era salir a caminar, a volantear, para acompañar a la gestión; y en este caso para acompañar la campaña política de esta señora que se postulaba para concejal", detalló la joven que se contactó con la edil, según lo que le dijo, a través del comedor que tiene en el barrio Esperanza 2. "Analía Escalante se acerca a mí ofreciéndome un plan, pero a la vez me pedía que yo me acercara a la fundación", recordó.

Por último, una de las beneficiarias aseguró que tras ser electa, Escalante comenzó a maltratar a todos los beneficiarios de planes sociales, incluyéndolas: "Nadie hace nada y la señora se jacta de burlarse de la gente que se queja de ella. Dice: 'Yo desde la banca les voy a tirar besitos a todos'".

Te puede interesar
Lo más visto