Jue. Ene 27th, 2022

Nuevas revelaciones del Iphone de Baratta: Extorsión, mexicaneadas y plata sucia

Lo reveló el programa La Cornisa.

El celular de Roberto Baratta, abierto por la justicia argentina tras tres años de intentos fallidos, ofrece un sinfín de datos periodísticos.

En un fragmento de una conversación que grabó la ex mano derecha de Julio De Vido con el abogado del ex ministro de los Kirchner, Adrián Maloney, Baratta recibe un extraño mensaje del letrado que oficia de mensajero de una supuesta extorsión ideada por Franco Bindi. Bindi, en aquel abril de 2017, era abogado de Lázaro Báez. Tanto Báez como De Vido están sentados en el banquillo de los acusados en la Causa Vialidad Nacional.

Para La Cornisa, hablé con los protagonistas de la supuesta extorsión en el que reclamaban a De Vido 2 millones de ¿pesos? o ¿dólares? por un negocio.

Franco Bindi era el abogado en las sombras de Lázaro Báez. Guillermo Alberdi se presentaba como su maestro en el arte del espionaje y las vinculaciones con los servicios de inteligencia. Este cronista consultó sobre su presente con su ex socia en la defensa de otro servicio de inteligencia, detenido por extorsión, Rolando Barreiro. Pero Tatiana Terzano aseguró que no tenía su contacto personal. Alberdi supo representar al zigzagueante espía Allan Bogado de lealtades cambiantes entre el kirchnerismo y el macrismo.

Bogado trabajaba con Bindi según declaró ante la justicia, la ex abogada de Leonardo Fariña y socia del segundo ante el juez Alejo Ramos Padilla en el 2019. Al menos compartieron estudio jurídico del denunciado por Alberto Nisman, Luis Yrimia. Tiempo después, se supo que a Yrimia le habían armado una cama para meterlo en la causa y quedarse con su estudio tal como revelé en Érase una vez en Argentina.

Adrián Maloney era el abogado de De Vido que no podía tener trato directo con su cliente. Maloney no quiso responder preguntas ante este periodista. En el entorno de Roberto Baratta apuntaron contra él y se preguntan si no habrá sido una extorsión del letrado que «se tiró a pescar».

La esposa de De Vido, en cambio, respondió atacando al periodismo y nos recomendó no meternos en conversaciones de privados aunque sí se interesó por conocer las supuestas escuchas ilegales del fiscal Carlos Stornelli, uno de las víctimas del celular de Baratta.

Bindi fue abogado de uno de los hijos del supuesto chacarero Pedro Etchebest, representado por la letrada Natalia Salvo.

Los vasos comunicantes terminan en Leopoldo Moreau, diputado vinculado con los servicios de inteligencia residual K con Eduardo Valdés y Rodolfo Tailhade.

Olor a pescado podrido.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.