Dom. May 9th, 2021

Exclusivo. Purita, sobre la vacunación de Delmonte: «Yo no adulteré documentación, lo mío fue sistemático»

Elogios a Cristina Kirchner, Mauro Viale y a la militancia política. Sus estudios, lo que dejó el escándalo y su diferenciación de Antonela Delmonte.

Estefanía Purita Díaz habló de todo con PeriodismoyPunto. De su militancia política al escándalo por su vacunación VIP. Por qué cree que lo sucedido con la joven Antonella Delmonte no tiene nada que ver con el suyo y la estigmatización que asegura haber sufrido por parte de un sector del periodismo. También, dispara contra los políticos «oportunistas», elogia a Cristina Kirchner, critica las políticas de Mauricio Macri y asegura que no se puede evaluar el gobierno de Alberto Fernández por la pandemia. Sus estudios y proyectos. ¿A qué se refiere con vacunación sistemático?

«Son casos distintos. Mi caso fue sistemático»

Después de todo lo que pasó ¿Cómo seguiste?

Formándome y estudiando que es lo que nunca quiero perder de vista. Instruirse así el eje no se pierde. Estoy tranquila. Bastante bien, más allá del dolor que conllevo en un contexto familiar, muy injusto, pero el faro y el sostén de mi vida es estudiar. Estoy abocado a eso.

¿Y qué estudias? Porque aparecían muchas carreras en tus redes sociales…

-Eso se desdibujó bastante. Se posicionó desde un lugar estrafalario. No se tiene que subestimar la inteligencia de nadie, menos de un joven. Tuve la posibilidad de estudiar en bastantes instancias e instituciones. Un estudio va de la mano de otro. Estuve en contacto con el mundo ejecutivo y político, palparme de otra manera, eso hizo que yo adelante estudios o me pueda relacionar con ese tipo de conocimientos. Estudio la Licenciatura en Educación en el segundo año en la Universidad y la Licenciatura en Relaciones Internacionales y Diplomacia en la UADE. Antes de eso cursé una diplomatura y tecnicatura con contenidos sociales que tienen una interrelación. La virtualidad me permitió acelerarlo.

¿Qué otros proyectos tenes a futuro?

-Mi plan de vida a nivel magno, es utilizar a la política como un herramiento de transformación.

¿Seguís militando políticamente?

-No, no, no. Pero igualmente nunca me puse en ese rol. La militancia va más allá de participar o no en una organización política sino que tiene que ver con el activismo de uno, de la vida propia, del rol de uno como ser humano. Concibo la militancia desde otro lado, no estructural o como se cataloga socialmente, sino desde lo profundo mío. Te respondo en términos formal: Dejé de militar. La militancia es la solidaridad y dar amor, no es condición pertenecer a una agrupación. Estamos en un mundo muy politizado. Hago actividades solidarias desde lo deportivo, social y es un estilo de vida.

¿Qué opinas del gobierno actual?

-Es difícil hacer un análisis objetivo. Construir una imaginación sociológica sin analizar el contexto mundial, hay una especie de subordinación en cuanto a lo cultural. Hay interfaces que tienen que ver con lo exterior. Las consideraciones personales de cada uno, no se trata sólo de estar de acuerdo con una figura particular o un sistema que responde a determinado cuerpo de personas. La Argentina está en una situación sumamente sensible. Hay una situación objetiva que es la pandemia por eso es difícil hacer un análisis porque le toca transitarlo a este gobierno. No hay un criterio exacto de cómo desarrollarse en ese contexto. Es un gobierno que se esmera en tratar de sacar a la gente de una situación tan angustiante. Sobre el análisis de las medidas, ninguno está capacitado para hacerlo.

¿Con respecto a la oposición?

-Tengo una posición global en relación con los contrastes políticos. El mundo se construye desde la polarización y está alimentado por una cuestión de egos, pero estamos en un mundo capitalista. Ese no es el problema pero así fue abordado desde lo histórico. Hay una pugna del poder que va desde la Antigua Grecia como lo planteaba Aristóteles desde el orden y el desorden. Creo que quien hace la pregunta y delimita la respuesta, todo se configura en quien pugna por la hegemonía y eso conforma los partidos políticos con sus luces y sombras. Dentro de esos partidos políticos se priorizan otras cosas pero sí es una pugna hegemónica.

No cumpliste 20 años ¿Con los años que tenes qué te dio y que te sacó la política con lo que sucedió tras la vacunación?

-No podría decir que la política me haya sacado algo porque me dio todo, incluso cuando me sacó en función o en términos de tu pregunta. Todo lo que viví es aprendizaje, en todos los ámbitos de la vida trato de que sea así. La política es una herramienta de transformación y todo lo que sucede es transformador. Uno es un ser político, un ser social, un animal político. Vivimos palpados de político. Estamos sujetos a un sistema…

Purita en una acción solidaria.

Pero ¿qué te genera el periodismo, los medios que informamos y contamos sobre tu situación particular sobre la vacunación vip?

-Son formadores de opinión. Ahí está la alarma. Los medios tratan de informar. A veces se realizan construcciones de sentido que no condicen con lo real y de la información. Transité por un enojo muy grande. Se informó a través de la desinformación. Considero como mujer que está lo que se considera «la pedagogía de la crueldad», se puso mi figura en un rol que nada tenía que ver con la verdad. Se crearon escenarios, a través de los medios, que no tenían que ver. Se construyeron criterios que no tenían que ver con la realidad. Se inculcó una versión que no era la real. No fue así el trasfondo que se dijo.

Antes de volver con el tema, ¿qué opinas de chicos de tu edad que no están en política, no encuentran soluciones en el momento actual y dejan el país?

-¡Qué pregunta! En relación con la «fuga de cerebros», no estoy de acuerdo pero la comprendo. Como país, en términos históricos, estamos en un momento de servidumbre desde lo exterior. Hay un sistema imperante que nos domina como lo planteaba Michael Foucault. Cómo nos insertamos en ese mundo. En lo interno, somos diferentes a otras regiones del mundo. Eso hace que no lleguemos a un nivel de virtud porque estamos dirigidos en una situación de dominación. Santo Tomás de Aquino decía que todo orden implica una subordinación de piezas. Nosotros somos esa pieza que ya está barajada por regiones del mundo que operan. La Argentina tiene muchísimo para dar, somos uno de los países más ricos pero estamos resquebrajados por cómo estamos insertados en el mundo y cómo se nos impuso, en el sistema educativo, las bases de lo que se homogeneizó nuestras prácticas.

¿Qué te dicen tus amigos por hablar de esta manera?

-¡Qué no me entienden nada!

En 15 minutos citaste más autores que Jorge Fontevecchia… ¿Cuándo leíste estos autores?

-Tengo 19 años desde el sábado pasado. La realidad que la educación me apasiona. Cada uno tiene una inteligencia particular. No me pongo en un lugar superior. Amo leer. Estoy criada en una familia de profesionales.

Purita habla sobre CFK y Macri

Si te nombro a Cristina, ¿qué me decis?

-Uhh. Es una mujer realmente increíble. Es muy difícil definirla con un calificativo. Pero no tiene que ver con una fanatización política sino, objetivamente hablando, es una mujer imponente, que avasalla. Demostró que una mujer puede imponer la capacidad política de crear y regenerar un sistema. Por eso se la compara con Eva Duarte. Es una cuestión histórica lo de Cristina. En que una mujer está al mando de la manera en lo que lo está. Es una mujer que maneja masas a nivel retórico y dialéctico.

¿Y Mauricio Macri?

-Macri… ¿Qué te puedo decir? (Silencio) Ahí me interviene un criterio político y disiento mucho con la política que él lleva a cabo pero bueno hago una valoración: Es una persona muy intelectual. Si estuviera en el lado empresarial, apoyaría su política y su sistema gubernamental que planteó en su momento. Respondió a sus intereses y gobernó a ese sector. Desde lo privado, es un gobierno que los benefició. No digo que el peronismo y el kirchnerismo, no lo haga, pero el acento está en el sector marginal.

¿Esperabas más o menos de Alberto Fernández?

-De Alberto no puedo definir qué esperaba porque se nos interpuso la pandemia. No se puede hacer juicio de valor por una situación desconocida. Es difícil correrse de ahí. Afecta todos los sistemas. En cada presidencia hubo crisis pero nunca como esta pandemia que arrasó con la vida de un montón de gente.

«Nunca fui secretaria de nadie»

¿Qué dijeron sobre vos que sea falso?

-Toda la situación despertó por lo que se construyó desde un lado estigmatizador. Me pusieron en un rol de secretaria, tal vez desde el aspecto físico. Eso me generó que me compungiese y angustie pero sé muy bien qué pasó en mi vida. Se intentó crear el sentido que una mujer necesita, como condición única, acostarse con alguien para trabajar. Se me puso en un lugar que siendo secretaria me involucré como alguien, eso nunca existió. Así hubiese existido, en el caso de otra mujer, como por ejemplo una secretaria. ¿Por qué hay que asociar el rol de una mujer desde la estigmatización en cuánto a lo laboral o político? Mi angustia tuvo que ver con lo social que en una cuestión individual. Yo estoy súper tranquila y los que me conocen, también. Estamos en el siglo XXI, en una época que intenta reivindicar a la mujer, me parece un absurdo que estemos discutiendo si una mujer, secretaria o no, se acomode por eso. Nunca fui secretaria de nadie.

¿Con qué periodista te informas?

-Muchos periodistas me gustan. El que me recibió con total calidez fue Mauro Viale que, desde lo personal, no puedo hacer un análisis. Me pareció una persona sublime, eximia, por algo lo llamaban maestro de maestros.

¿Te enteraste la situación de la chica Antonella, de 24 años, que se vacunó colándose en la fila en Merlo? ¿Te sentís identificada por todo lo que están diciendo?

-No me siento identificada pero no conozco la situación en profundidad. Cada situación es particular. Lo que se muestra nunca es lo que realmente es. Pero no es lo mismo. En mi caso no se adulteró una información. Lo mío fue sistemático. Se dio en términos formales. No puedo hacer el juicio sobre esa chica. La culpabilidad no tiene que ver con quien recibe, sino con quien otorga la vacuna.

Antonela Delmonte, la joven de 24 años que se vacunó en Merlo como empleada de salud

Perfecto pero si vos adulteras el dato, hay una culpabilidad…

-Si así lo hizo la chica (por Antonella), hay alguien del otro lado que lo tiene que comprobar. Porque si no, con ese criterio, cualquiera que quisiese recibir una dosis en pandemia, en situación desesperante, lo adulteraría y recibiría la dosis. Hay una falla en el sistema inteligente que tendría que corroborar si hay corresponsable o no. Todos deberían tener la vacuna…

A este paso van a pasar varios años…

-Seguramente porque estamos en una incertidumbre total. Más allá de los errores o horrores que pueda cometer uno, hay que ver quién se encarga de ejecutar ese cumplimiento de esa dosis en base a información real o irreal. Porque  si no un montón de personas que buscaron una dosis a través de una mentira, la hubiesen recibido. Quizá entonces habría una mayor escasez de dosis con ese criterio. El hecho de recibir, de ser receptor de una dosis que quizás no corresponde, tiene que ver con el que la ejecuta. El individuo puede tener responsabilidad pero no culpabilidad. Lo digo desde mi humilde lugar y la edad que tengo.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *