Jue. Abr 15th, 2021

Exclusivo. Una pericia informática viciada es la prueba clave que puede voltear la causa de Dolores

Como un castillo de naipes, la validez de la pericia es clave para la causa judicial.

La defensa del detenido por extorsión Marcelo D’Alessio, presentó un impactante escrito que revela cómo se violaron los derechos del falso abogado cuando lo obligaron a entregar las claves de sus teléfonos celulares. Lo increíble del dudoso procedimiento es que fue registrado, por escrito, por el ex juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla. En su última resolución, donde cuestionó la investigación judicial, la Cámara Federal de Mar del Plata señaló el hecho y abrió el camino a lo que podría ser una enorme ventana para la nulidad del expediente. La situación parecía anecdótica, pero con esa decisión Ramos Padilla obligó a D’Alessio a declarar contra sí mismo.

«A partir de lo encontrado en los celulares se disparó la causa», explicó uno de los investigadores judiciales a PeriodismoyPunto. Al tiempo que, subrayó: «El tronco de la causa son los celulares de D’Alessio».

El escrito presentado por Claudio Fogar asegura que su defendido fue obligado a entregar las claves sus Iphone, en los que se halló el grueso de la prueba de la causa por presunto espionaje que, raudamente, se difundiría en medios de comunicación con una llamativa tendenciosidad. ¿Lawfare al palo? Tal es así que, Cristina Kirchner reprodujo durante la última audiencia por la causa «Dólar futuro» un diálogo de WhatsApp entre D’Alessio y el fiscal Carlos Stornelli con la malicia del periodismo militante. Transformó el «dame merca», que en su debido contexto significaba «información», en droga, cocaína, y sentenció que el último le metía sustancias prohibidas a sus investigados para apretarlos.

El 17 de febrero notificaron a Fogar de que se realizaría una pericia normal a D’Alessio, que ya estaba detenido en Ezeiza tras el allanamiento en su vivienda del country Saint Thomas. Cuatro días después se realizó la pericia sin la presencia de la defensa, pero sí del perito de parte, Rubén Adrián Martín, ex panelista del programa televisivo Tercera Posición, de Rolando Graña. El procedimiento se realizó en la división Pericias Informáticas de la Policía Federal. O sea que el juez Ramos Padilla viajó especialmente 210 kilómetros para presenciar el momento en el que D’Alessio desbloquearía sus teléfonos celulares.

En su escrito, Ramos Padilla señaló: «voluntaria o compulsivamente su rostro o huella». La Cámara Federal se preguntó si eso no implicaría violar las garantías constitucionales de una persona. Según dos protagonistas consultados, el juez le habría dicho al detenido: «O me das las claves o te estampan el celular en la cara hasta que se desbloquee». Imposible creer en semejante versión, conociendo la educación del juez preferido de la vicepresidenta. Sin embargo, algunas de sus acciones le dan verosimilitud al diálogo. D’Alessio accedió y firmó que había accedido a entregar las claves de forma voluntaria. Fogar nunca pudo llegar a la pericia. Martín se retiró indignado con lo que estaba pasando.

Los involucrados creen que el juez conocía de ante mano lo que encontraría en los benditos celulares. ¿Qué pasaría si se conocen las llamadas entrantes y salientes del magistrado los días previos y posteriores a la sugestiva denuncia del supuesto chacarero Pedro Etchebest?

¿Quiénes lo visitaban en Dolores? Pocos recuerdan que el mismísimo juez participó de un encuentro termal con el operador K Eduardo Valdés. De las tertulias participó el padre del juez. La abogada laboralista de Etchebest, Natalia Salvo, encontró en Dolores su puerta de acceso a la política partidaria. Hasta hace poco, no se sabía que era asesora del bloque Frente de Todos quien, en declaraciones periodísticas, pidió que un periodista de la cara por el supuesto Lawfare y termine preso. La revelación la aportó este portal con la investigación de Camilo Cagnacci.

Los abogados propulsores del lawfare trabajan con los diputados que impulsan legalizar la teoría de ciencia ficción con una ley del Congreso Nacional.

¿Qué hubiesen dicho los aplaudidores seriales del relato K si hubiesen descubierto que Claudio Bonadio, antes de que Cristina Kirchner declarara como imputada, le secuestró sus celulares y la obligó a entregar sus claves personales? La respuesta es obvia. Pero no todos las personas tienen los mismos derechos, obligaciones y garantías en la Argentina de los Fernández.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

1 comentario en «Exclusivo. Una pericia informática viciada es la prueba clave que puede voltear la causa de Dolores»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *