Mar. Oct 26th, 2021

Espionaje ilegal. El juez que tomará la causa jugaba al tenis con uno de los operadores que la armó

Se trata del polémico Luis Armella, quien en 2011 compartió un viaje a Miami con el abogado Franco Bindi. Tiene cinco días para informar si rechaza hacerse cargo de la subrogancia que el 28 de febrero deja Juan Pablo Augé.

A partir de la próxima semana y en medio de la expectativa por su posible pase a los tribunales federales de Comodoro Py, la causa por presunto espionaje ilegal macrista pasará a manos de un juez federal que años atrás jugaba al tenis con uno de los operadores judiciales que ayudó a armarla.

Se trata del juez federal de Quilmes Luis Armella, quien fue designado por la Cámara Federal de La Plata para reemplazar a Juan Pablo Augé como subrogante del Juzgado Federal N° 2 de Lomas de Zamora, luego de que el magistrado saliente pasara allí los últimos dos años.

Recordado por su oscuro paso como juez de ejecución de la sentencia de la Corte Suprema por el saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo, que terminó con su apartamiento y una denuncia penal, Armella ocupa el juzgado federal de Quilmes desde 2004.

Sin embargo, el dato saliente en relación a esta causa -la de espionaje- es que en 2011 compartió un viaje oficial a Estados Unidos sobre el tema del agua con uno de los operadores que, como reveló este periodista en el libro Espionaje ilegal, fogoneó la apertura de la investigación: Franco Bindi.

Según publicó el diario Ámbito Financiero el 13 de junio de 2011, durante ese viaje Armella y Bindi llegaron a enfrentarse en un partido de tenis en Miami, del que también participaron secretarios del juzgado y el ex titular de Aguas Bonaerenses (ABSA) Guillermo Scarcella.

La información fue confirmada y ampliada por el colega Luis Gasulla en el libro Érase una vez en Argentina, que da cuenta de otra de las creaciones de Bindi: el Operativo Puf, maniobra con la que el kirchnerismo intentó llevarse puesto al fiscal Carlos Stornelli y voltear la causa Cuadernos.

Ahora Armella enfrenta un desafío mayor: continuar el trabajo de Augé, quien en sus últimos días como subrogante dispuso los procesamientos de los ex jefes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, y otros 36 imputados.

Lo hizo tras recobrar provisoriamente el control del expediente, a partir de un recurso extraordinario interpuesto por la vicepresidenta Cristina Kirchner ante la Sala IV de la Casación Penal, con el fin de que la Corte Suprema revise la decisión de esa sala de ordenar el pase del caso a Py.

La designación de Armella fue decidida en base a la ley de subrogancias, que sostiene que deben privilegiarse a los jueces que están próximos a la jurisdicción vacante. No obstante, la Cámara anticipó que su subrogancia será únicamente por un mes y luego se renovará.

Cabe mencionar que, por ley, Armella tiene cinco días para informar si rechaza hacerse cargo de la subrogancia.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Espionaje ilegal. El juez que tomará la causa jugaba al tenis con uno de los operadores que la armó comentarios en «3»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *