Mar. Nov 30th, 2021

El Gobierno habilitó el regreso de un juez aliado a la Cámara Federal

Se trata de Eduardo Farah, quien había dejado la Sala II tras liberar a los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa en 2018.

Con la firma del decreto 53/2021, el presidente Alberto Fernández y la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo, habilitaron el regreso del juez Eduardo Farah a la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la Ciudad de Buenos Aires.

Se trata del magistrado que en 2018 liberó a los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa hace dos años, cuando estaban detenidos en el marco de la causa conocida como Oil Combustibles, en la que se los acusa de defraudar al Estado por más de $ 5000 millones.

Tras esa resolución, Farah pidió su traslado al Consejo de la Magistratura. Primero fue a un Tribunal Oral en lo Penal Económico y luego al Tribunal Oral Federal 2 de San Martín. Pero luego de que la Corte se expidiera sobre los traslados, el juez solicitó volver a la Sala II de la Cámara Federal.

Según el decreto presidencial, el Consejo de la Magistratura hizo lugar a la solicitud de reintegro del camarista «teniendo en consideración la expresa manifestación del juez en torno a que no posee interés en participar de los concursos orientados a cubrir vacantes para las que fuera trasladado».

Farah asumió como camarista en 2008. Accedió a ese cargo por concurso y su designación fue firmada por la entonces presidenta Cristina Kirchner.

Desde la Sala II de la Cámara Federal, el magistrado se mantuvo bajo la tutela de Javier Fernández, ex operador judicial del kirchnerismo con quien lo unía una histórica amistad. Habían sido compañeros de escuela en el Colegio Sagrada Familia.

Con su retorno, el kirchnerismo recupera un soldado en el estratégico tribunal que se encarga de revisar los procesamientos de los jueces federales de Comodoro Py, que son los que se encargan de investigar a funcionarios y políticos en casos de corrupción.

No estará solo. La otra terna que estaba vacante en la Sala II de la Cámara Federal también la ocupará un «compañero»: Roberto Boico, ex abogado de Cristina Kirchner. Juntos intentarán ponerle un freno a Martín Irurzun, con el que el oficialismo mantiene fuertes diferencias.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *