Jue. Oct 22nd, 2020

Majdalani: «Todo esto que está ocurriendo ya es muy cercano a la persecución política»

La ex subjefa de la AFI declaró en la causa por presunto espionaje ilegal, pero se negó a responder preguntas. «Jamás usé mi cargo para cometer un delito», aseguró.

Acusada por los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide de ser la jefa de una asociación ilícita dedicada a realizar tareas de inteligencia ilegal, Silvia «la Turca» Majdalani declaró hoy en la causa por presunto espionaje ilegal de Lomas de Zamora. La ex número dos de la AFI se negó a responder preguntas, rechazó una por una las imputaciones en su contra y aseguró que «todo esto que está ocurriendo ya es muy cercano a una persecución política» que -señaló- «lo que está haciendo es dañar a la Argentina», en alusión a la filtración en la web de documentos secretos.

Vía Zoom, Majdalani expuso ante el juez federal Juan Pablo Augé y los fiscales por espacio de veinte minutos «a pesar de seguir sosteniendo» que el magistrado «no es el juez natural» y que no reconoce su «competencia» ni la de los fiscales. Durante su alocución, la ex funcionaria macrista hizo una férrea defensa de su paso por la AFI, destacó lo honroso que le resultó haber sido «la primera mujer en llegar» a la Subdirección General del organismo y cuestionó que se quiera «plantear que en la AFI existió una banda de delincuentes». «Eso yo no puedo permitirlo», afirmó.

En este sentido, la Turca recordó que durante su gestión la Agencia contaba con «aproximadamente» 1650 agentes y si bien concedió que pudo haber existido «cuentapropismo» como «en cualquier institución», aclaró que «de ninguna manera hubo una banda de delincuentes, ni una asociación ilícita ni mucho menos yo fui la jefa de una asociación ilícita». «Jamás usé mi cargo para cometer un delito, jamás utilicé la estructura del Estado para cometer un delito, jamás di ni recibí una orden para hacer algo ilícito y fuera de la ley», resaltó la ex subjefa de la AFI.

«Es falso que algún agente me haya entregado a mí un informe ilegal. Es falso que yo hubiera conocido que eso se efectuaba. En la prueba, que me consta en la causa que ustedes llevan, ninguno de todos los agentes que declaró dijo que recibió ni que me escuchó a mí dar una orden para efectuar alguna cosa igual. Ninguna de las personas que declaró lo dijo. Yo estoy acusada en esta causa sólo por dimes y diretes. Por testimonios de testigos reservados, que fueron presionados para declarar. Y que, además, no comprendo por qué en esta causa hay testigos reservados», indicó.

Asimismo, Majdalani cuestionó los argumentos de la fiscalía para acusarla. «Nunca participé de ninguno de los cinco grupos de WhatsApp», recordó. Y repasó que «en las pocas ocasiones» en las que los agentes de inteligencia que integran esos grupos la mencionan, se refieren a ella «como la Ocho».

«Dijo la Ocho, ¿eso es una prueba? ¿Yo hablé con alguien? ¿Tienen un WhatsApp que haya salido de un teléfono mío dando una indicación? ¿Hay alguna persona que dijo ‘me dijo la Ocho o me dijo la señora Majdalani que vaya a hacer tal o tal otra actividad? ¿Ustedes tienen alguna de esas indicaciones? Algo que me involucre a mí directamente? ¿O son todos dichos de terceros que le dijeron a otros? Los testigos de identidad reservada, cuando son interrogados, les preguntan por qué cree usted tal o cual cosa. ‘Por que es lo que se decía’. ¿Eso es una prueba en mi contra?», planteó.

Tras repasar los nombres de las 18 supuestas víctimas de tareas de inteligencia ilegal, Majdalani manifestó: «Todo esto es falso. Y es inexacto que haya habido tareas de espionaje o seguimiento sobre el doctor Martín Irurzun. Ninguna de esas tareas estuvieron bajo mi conocimiento. Nunca fueron dadas órdenes respecto de nada que tuvieran que ver con una ilegalidad sobre ninguna de estas personas». Y volvió a embestir contra la fiscalía, por considerar no le garantiza su derecho a defenderse «como corresponde». «¿Por qué puede ver toda la prueba y yo no?», indagó.

También, la ex funcionaria aprovechó para enrostrarle a la fiscal Incardona las filtraciones de información sensible que se dieron en el último tiempo. «Recuerdo cuando le dije a usted que lamentablemente me enteraba por los medios mucho antes de que mis abogados pudieran leer en el sistema LEX lo que pasaba en la causa (…) Esto fue pasando cada vez peor, peor, peor. Y llegamos a un punto donde las filtraciones fueron de una gravedad increíble (…) Es necesario que todos comprendamos que se puso en riesgo la vida de muchas personas», expresó.

Por otro lado, Majdalani se refirió a «la fiebre de denuncias» en contra de la gestión macrista en la AFI por asuntos que «no existieron» y que la obligan a «vivir abocada» en su defensa. «Todo esto que está ocurriendo ya es muy cercano a una persecución política», aseveró. Aunque se encargó de aclarar: «No me están haciendo un daño a mí, porque yo no tengo importancia. Lo que están haciendo con esta persecución permanente es dañar a la Argentina. Es dañar a la inteligencia nacional. Y eso no se va a poder subsanar, ni siquiera cuando yo salga sobreseída de las causas».

«El daño que se está haciendo va a continuar. El daño que se hizo, hoy, es internacional. Los diferentes servicios de inteligencia que trabajaban con la Argentina, no van a trabajar más con la Argentina. No van a tener más respeto por la Agencia Federal de Inteligencia, que nos costó un montón insertar en la comunidad de inteligencia del mundo. ¿Quién va a reparar eso? ¿Por qué? ¿Por qué se hace? ¿Por una pelea política? ¿Por un cambio de color político? Señores, primero está la Patria. Después vemos las peleas políticas», agregó.

«Yo quiero ratificar que de ninguna manera recibí ni di ninguna orden que estuviera fuera de la ley; que jamás tuve conocimiento ni indiqué que se practicara espionaje ilegal o político a nadie; y que no soy ni jamás fui la jefa de una asociación ilícita», cerró su descargo Majdalani.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *