Lun. Nov 30th, 2020

La carta de Cristina, entre el cinismo y la locura

El Sinceramente de Cristina Kirchner

Horas antes de que se cumpla el décimo aniversario de la muerte del ex Presidente Néstor Carlos Kirchner, Cristina Kirchner sacudió el ambiente político y económico con una carta que publicó en su blog personal. El texto se centra básicamente en Ella. A pesar de que aclara que el único que toma las decisiones en la Argentina es Alberto Fernández, la carta expresa que lo hace Ella pero que no piensa hacerse cargo de nada, mucho menos, del «freno de la economía y la incertidumbre que son agobiantes». La frase no pertenece a Mauricio Macri sino a Cristina Kirchner.

En las primeras líneas, la procesada vicepresidenta, habla de psicólogos y que nunca se llevó bien con ellos. Se nota. El texto ofrece incontables contradicciones y está repleta de inexactitudes, desinformaciones, mentiras y un gran cinismo. El Nodio de Miriam Lewin tiene motivos para descorchar champagne. Compara el derrumbe del 2001 con la herencia macrista. Olvida para eso, el trabajo sucio que hizo la megadevaluación de Eduardo Duhalde y los indicadores económicos que le dejó Roberto Lavagna al gobierno de su difunto esposo (Lavagna te olvidan siempre). De Macri olvida la herencia que recibió.

Enumera tres grandes certezas que descubrió en el último año: 1) que no eran las formas lo que molestaban de sus gobiernos sino el fondo. Dice que ahora pasa lo mismo con Alberto a quien presenta como alguien que tiene «contacto permanente con medios de comunicación, cualquiera fuera su orientación». ¿Es un mérito? Cristina lo toma como un acto de servidumbre del Presidente de todos y todas -pero no de ella- y reconoce que Ella no está para hablar con los «medios hegemónicos». Explica sin explicar que la mueve el amor y no el odio. Con los mismos argumentos que me dijo Graciana Peñafort, el 30 de diciembre del 2019, al asegurarme que no vendría la Venganza pues el Frente de Todos nacía de un acto de reconciliación entre dos personas que estaban alejadas, Cristina argumenta que es «amor amor amor» porque juntó a los peronistas que prometían su cárcel y hasta escribieron libros sobre el tema. ¿Qué dirá Sergio Massa de esta cartita?

Cristina reconoce que armó el Frente de Todos para Ganar. No para gobernar. Ahora, que se arregle Alberto.

En otra de sus certezas le recuerda al empresariado argentino -antiperonista según ella- que sus balances estuvieron mejor que nunca durante sus gestiones. ¿No era que Macri era un gobierno de ricos para los ricos? Cristina reconoce también que la Patria Contratista la pasó mejor con Ella que con Macri. Los empresarios ganaban más dinero conmigo, les recuerda. ¿De dónde sacó que los empresarios son antiperonistas? En el ámbito de la obra pública y los laboratorios -dos ramas fundamentales de la economía- son profundamente kirchneristas.

Por último, más allá de decir que hay funcionarios y «funcionarias» que no funcionan -no hay muchas: no se refiere a Donda pero sí a Vilma Ibarra quien también publicó un libro crítico en los últimos años-, descubre la pólvora: La Argentina tiene una economía bimonetaria. Para ello, llama a a un gran acuerdo nacional.

¿No era que gobernaba Alberto? La Argentina se debate entre devaluar su moneda por una decisión política o del mercado. El precipicio es inevitable.

Al cierre de esta edición, Alberto celebraba con Dylan la carta de Cristina: «Me gustó mucho».

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

2 thoughts on “La carta de Cristina, entre el cinismo y la locura

  1. Aquí los únicos cínicos y caraduras son uds. Vende patria.. Explotadores. Evasores ladrones.. Mafiosos.. Que se hacen los republicanos.. Mientras giran dinero a los paraísos fiscales..

    1. Che Manrique, cómo andás de tiempo ? Te van a llamar del NODIO p hacerte «chaschás» x ese «lenguaje agresivo». Ojooooooo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *