Jue. Oct 29th, 2020

Exclusivo. El «lobito de Wall Street» argentino y el vínculo entre Ernesto Clarens y el Banco Macro de Jorge Brito

Se trata del hijo del financista, quien trabajó en la Mesa de Dinero del banco hasta que su padre colaboró con la causa Cuadernos.

¿En qué anda el «lobito»? «En el lugar de siempre». El lobito de Wall Street argento se desempeñó en la Mesa de Dinero en el tercer piso de Sarmiento al 400 del Banco Macro. Todo cambió cuando su padre, Ernesto Clarens, el financista de los Kirchner, decidió colaborar con la justicia argentina y declarar como imputado colaborador en la Causa de los Cuadernos.

En septiembre del 2018, el siniestro sistema financiero local, tembló cuando Clarens abrió la boca y ofreció un Excel de los contratistas que eran parte del esquema de corrupción y recaudación ilegal de la obra pública durante el kirchnerismo. Sin embargo, el «lobito», continuó en las filas del Banco de Jorge Brito pero en un lugar más tranquilo.

Dos meses atrás, había explotado la causa de los Cuadernos que provocaría que la Patria Contratista y el sector financiero/especulador local fumasen la pipa de la paz para sobrevivir. En medio del Puf, en enero del 2019, Roberto Baratta, un conocedor del poder real, desde la cárcel de Ezeiza, le anticipaba a Amado Boudou que la unión del peronismo podía concretarse y la importancia de sumar a Sergio Massa para regresar a Casa Rosada. El ex funcionario del Ministerio de Planificación, se jactaba de saber qué podría suceder si la Causa Cuadernos llegaba a los banqueros y al sector financiero. Nadie niega la cercanía de Sergio Massa con el dueño del Banco Macro.

Baratta mencionando a Sergio Massa en enero del 2019.

En la Mesa de Dinero del Banco, por recomendación de su padre, ingresó en la gestión de Cristina Kirchner, «el lobito». Por las oficinas del Banco pasaban los correos electrónicos con la orden de abonarse los viáticos «de movilidad» para su padre, Ernesto, el financista de los Kirchner.

El dueño de la inversora Invernes realizaba transacciones financieras en Bancos de Bahamas, casualmente donde el empresario Lázaro Báez transfirió 350 mil dólares en marzo del 2012 desde el Macro Bank Limited de ese país hacia el Ocean Bank de Miami.

En otro correo interno del Banco Macro, tras la aparición de los Cuadernos de Centeno, exigían mantener el mismo tratamiento a las cuentas del financista como había sucedido con las de «Lázaro». En «La Torre» todos sabían que Lázaro no era un protagonista del Nuevo Testamento sino de la Patagonia Argentina y de las páginas policiales de los diarios.

Es que los caminos de Báez y Clarens estuvieron unidos durante más de 10 años. El día que Lázaro decidió alejarse de su financista, comenzaron sus problemas con La Rosadita por la avaricia de Daniel Pérez Gadin y sus peleas mafiosas con Federico Elaskar.

Clarens había hecho de la paciencia una carrera. La historia cuenta que esperó más de 9 horas ser recibido por el hombre que le manejaba la obra pública al gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner. Los noventa se estaban por morir como el 1 a 1. Ernesto estaba por construir un imperio.

En tiempos en que el kirchnerismo regresó al poder y quiere enterrar todo lo que pasó, Clarens, el banquero del poder político y el empresario, ahora en prisión domicilio, conocen como pocos la verdadera ruta del dinero en la Argentina y sus vuelos internacionales a países de centroamérica, el Caribe y la República Oriental del Uruguay. El Lobito también conoce la ruta más codiciada del país.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

3 thoughts on “Exclusivo. El «lobito de Wall Street» argentino y el vínculo entre Ernesto Clarens y el Banco Macro de Jorge Brito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *