Lun. Nov 30th, 2020

Espionaje ilegal. La hija del Turco Sáez se desligó del caso: «Mi tarea siempre estuvo sujeta a lo administrativo»

María Belén Sáez negó haber participado de seguimientos a Nicolás Massot y Florencia Macri. También, dijo que fue «aislada en una oficina» durante todo 2019.

Hija del policía y ex agente de inteligencia Jorge «El Turco» Sáez, María Belén Sáez es una de las pocas personas que pese a haber integrado el grupo Super Mario Bros sigue formando parte de la AFI con el gobierno de Alberto Fernández. Aunque cabe destacar que sobre ella pesa un sumario administrativo y que si no fue despedida aún, no fue por su expertise en la materia sino porque en el interín fue madre. Imputada en la causa por presunto espionaje ilegal de Lomas de Zamora, hoy declaró vía Zoom y sin mostrar su rostro ante el juez federal Juan Pablo Augé.

A la hija del Turco se le imputa haber participado de tareas de inteligencia ilegal contra el ex jefe del bloque PRO en la Cámara de Diputados, Nicolás Massot, y la ex hermana presidencial Florencia Macri. Al respecto, María Belén Sáez dijo que «jamás» confeccionó informes ni actuó «en tareas de campo». «Mi tarea siempre estuvo sujeta a lo administrativo», enfatizó la joven cuyo padre la hizo ingresar a la central de espías con el fin de sacarla de la profunda depresión en la que cayó tras la irreparable pérdida de un hijo de apenas días de vida.

Sáez detalló que su labor dentro del grupo consistía en «presentar un Excel con los presentes» de sus compañeros y «manejar los tickets de nafta». «Era todo lo que nadie quería hacer», sintetizó. Al tiempo que, desmintió a su ex compañero Emiliano Matta. Según el ex agente, la espía había participado de tareas de seguimiento a la hermana de Mauricio Macri. Sin embargo, ella lo negó enfáticamente y pidió que se certifiquen -mediante el sistema de la AFI- sus ingresos y egresos a la base de Contrainteligencia (95) y la sede central, durante los años 2018 y 2019.

En esta misma línea, la agente recordó que tras un breve paso por la «cueva» de la calle Pilar entre 2017 y 2018, pasó a trabajar a la base 95 y de allí fue destinada, en 2019, a la central de 25 de Mayo 11. Allí, dijo que fue «aislada en una oficina sin tener contacto prácticamente con nadie, ni siquiera para comer». «No fue nada agradable», confió. El responsable de este traslado habría sido el ex agente Alan Ruiz, a quien sindicó como su jefe directo, y -a su vez- habría desatado una guerra sin cuartel con Jorge Sáez. En el expediente hay sobradas pruebas de ello.

Sobre su relación con la ex funcionaria y amiga de su padre, Susana Martinengo, María Belén Sáez dijo haberla visto una vez en la Casa Rosada. «Fue saludarla y nada más», aseguró. «Si estuve 30 o 40 minutos fue mucho. Y digo 30, 40 minutos no porque haya estado con Susana sino porque fui a conocer la Casa Rosada», ahondó. La recorrida -recordó- la hizo junto a la policía y también ex agente Mercedes Funes Silva.

Otro punto en el que la fiscalía puso particular énfasis el capítulo penitenciario de la causa, preguntando por un archivo de Excel que circuló en los grupos de WhatsApp de los espías y un bibliorato que -en su anterior indagatoria- Belén Sáez dijo haber visto sobre el escritorio de Ruiz. En relación al archivo, la agente expresó: «Yo jamás tuve información de lo que usted acaba de nombrar, porque sin ir más lejos yo no tuve ningún tipo de información porque estuve aislada en una oficina». Mientras que sobre el archivador, explicó: «Recuerdo haberlo visto, pero no su contenido».

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *