Mié. Ene 19th, 2022

Servicio Penitenciario. Víctima de acoso sexual se presentó en la Dirección Nacional, pero no la atendieron por no tener audiencia

Tras más de tres horas de espera, le ofrecieron firmar un acta que decía que se presentó «sin audiencia» y que no tenía firma de ninguna autoridad.

Como muchas otras mujeres que pasaron por el Servicio Penitenciario Federal (SPF), la ayudante de 1ra (R) Claudia García fue víctima de acoso sexual por parte del hoy director de Régimen Correccional Juan Carlos Lafuente. PeriodismoyPunto reveló su caso esta semana. Tras pensarlo unos días, la mujer juntó coraje y ayer se presentó en la sede de la Dirección Nacional con la intención de hablar sobre el tema con la interventora María Laura Garrigós. La ex jueza no estaba, pero eso no fue lo peor sino que nadie quiso atenderla por haber ido sin audiencia.

García llegó a Lavalle 2705 alrededor de las 12.30, pero no logró pasar de la recepción. Allí esperó durante más de tres horas que alguien la reciba. En el interín, secretarias y personal del edificio se le acercó con la intención de disuadirla. «Bajaron como cinco personas a decirme que en otro momento, otro día, me atenderían», contó a este periodista. Y si bien eso la hizo dudar respecto de su accionar, decidió no bajar los brazos y seguir insistiendo.

No tuvo suerte. Entonces, optó por pedir que se libre un acta con el fin de dejar constancia de su presencia. «Cuando me traen el primer papel, decía que yo en la entrada dije que tenía turno y una vez adentro dije que en realidad no tenía y que iba a esperar que me atiendan. Cosa que nunca hice. Pedí hablar con la señora interventora y el de la guardia me preguntó ‘¿tiene audiencia?’. Respondí que no, pero que necesitaba hablar con ella. Me contestó que se había retirado hacía cinco minutos. Entonces, pedí ser atendida por el subdirector (Sabino) Guaymas. Eso fue lo que dije», relató.

Este entredicho derivó en la confección de un nuevo acta, en la que si bien «más o menos» quedó plasmado lo explicado por García no se precisaban las razones por las que el número dos del Servicio Penitenciario se rehusaba a recibirla –como sí hizo el pasado 25 de noviembre– ni tampoco un superior la firmaba. «Me quisieron hacer firmar un acta que decía que me hice presente sin audiencia, que no tenía firma de ningún jefe», enfatizó García en diálogo con PeriodismoyPunto. Ante esa situación, la víctima optó retirarse del establecimiento.

Mientras tanto, el inspector general Lafuente se mantiene inmutable en su despacho de director -al que volvió con este gobierno, luego de tomarse licencia por otra denuncia hacia fines de 2019- y deslizando en grupos de WhatsApp que está siendo víctima de una extorsión.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *