Lun. Nov 30th, 2020

Lo destruyen o lo hacen Presidente

Horacio Rodríguez Larreta quedó en el centro de la escena. ¿Sobrevivirá al embate K?

Fue el político que más sonó en la semana. Habló casi en cadena nacional. Sus 36 puntos de rating en medio de un cacerolazo contra su rival, el amigo Alberto Fernández, lo posicionó como el líder de la oposición. Con un Mauricio Macri que no se sabe qué hará de su vida -en mi opinión descarto que esté retirado- Horacio Rodríguez Larreta nacionalizó, por primera vez, su discurso de gestión de la ciudad capitalina.

El kirchnerismo volvió a hacerlo. En el 2010, en medio de la toma del Parque Indoamericano, La Cámpora le echaba la culpa de los muertos y de las tomas a Mauricio Macri. Los encendidos discursos, las causas judiciales de dudosa procedencia y su constante mención contra lo que representaba Macri lo terminaron consolidando en el líder de un tercio de la oposición que, tras el agotamiento de la ancha avenida del medio de Massa, se convertiría en la mitad más unos cuantos del país.

Larreta siempre creyó que el diálogo con el kirchnerismo lo terminaría posicionando en un emergente político capaz de sintetizar lo mejor de cada espacio político. Grave error. Emergió gracias a que Cristina Kirchner empezó su constante lucha contra los helechos con luces de la Capital Federal. Los barrios populares de CABA, votantes del kirchnerismo, no entienden de qué hablan. ¿Acaso en la Villa 1-11-14, Ciudad Oculta o en Lugano 1 y 2 -barrio de clase media baja- viven mejor que en Vicente López, Santos Lugares o el centro de Lomas?

Lo subieron al ring. O lo hunden, lo dejan sin recursos para una costosa carrera presidencial o lo terminan colocando en Casa Rosada como hicieron con Macri.

El documento que firmaron los gobernadores del interior del país apoyando a Alberto Fernández los quitó del juego de cara al 2023. Nadie será candidato a Presidente del PJ del Interior con excepción del rebelde Schiaretti. El único. Los demás se metieron en el fango de la Reina. Les prometieron parte de la coparticipación extirpada a la Capital «opulenta». Los acostaron. Deberán conformarse con mantener sus feudos, garantizar sus reelecciones clientelares evitando estallidos de policías, médicos, empleados públicos u organizaciones sociales que ven que las prebendas, contratos, empleos o planes ya no alcanzan para llenar el changuito. El asado prometido fue verso de campaña.

Alberto está hecho. Cumplió su sueño. Es Presidente. Lo demás, es un obsequio de Cristina. No tendrá reelección. La Jefa deberá buscar convertir otro alfil en Rey. ¿Massa, Berni o Kici? Las cartas están en la mesa. Pero en la Argentina, nunca se sabe…

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

1 thought on “Lo destruyen o lo hacen Presidente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *