Mié. Sep 23rd, 2020

La noche en que los vecinos de un country impidieron que Lázaro Báez ingrese a su casa

Tras tres intentos frustrados, el empresario símbolo de la corrupción K se vio obligado a regresar a prisión tras la resistencia de sus vecinos.

«No lo vamos a dejar entrar. No lo permitiremos». A primera hora del lunes 7 de septiembre, comenzaron a llegar mensajes anónimos de vecinos del country Ayres del Pilar. Era el anticipo de lo que pasaría al caer la noche. Tras cuatro años y medio de prisión en Ezeiza, Lázaro Báez no pudo dormir en una de sus decenas de propiedades adquiridas durante la «década ganada».

Previo a la decisión judicial, dividida y polémica, el hijo menor de Lázaro Báez sufría un extraño atentado en su domicilio en Río Gallegos. El padre se preocupó por lo que había sucedido. En su entorno, festejaban su inminente libertad asegurándole que sería bien recibido en Pilar. Otra vez, le vendían el diario de Yrigoyen.

Si esos mensajes previos los había recibido este periodista, es factible que la policía local podría haber prevenido lo sucedido. La visita de Báez a Pilar parecía una provocación para vecinos, muchos de ellos, que habían votado la fórmula Fernández -Fernández seducidos por el acompañamiento de Sergio Massa. «Aquí gana siempre Massa» confiesa otra vecina. ¿Qué pasó en nueve meses del cuarto gobierno K?

Lo que no comprenden los funcionarios actuales ni algunas personas cercanas a Báez como la militante de Florencio Varela, devenida en su nueva novia, Claudia Insaurralde, es que gran parte del pueblo dijo basta. Es una vergüenza lo que sucedió anoche. Como también es vergonzoso el accionar de una justicia lenta que, a ese ritmo, deja de ser justicia. El «vamos por todo» recargado no será tan sencillo de concretar. La sociedad perdió el miedo.

La política del escrache y el «adonde vayan los iremos a buscar», hoy se le volvió en contra de los instigadores de la persecución. Lo sufrieron los condenados por delitos de lesa humanidad, a 40 años del regreso de la democracia, lo sufren los procesados por la corrupción que jamás mostraron un signo de arrepentimiento. Señal de alerta para los adláteres de la Vicepresidenta Nacional y Popular del barrio popular de Recoleta.

Más allá que Báez no pagaba expensas ni nunca pisó la casona de Pilar, esas paredes esconden secretos de su desprolija vida personal. Por allí vivió otra de sus confidentes, Liliana Costa, una empleada de la AFIP de Ricardo Echegaray que se presentaba como abogada personal. Conocí por dentro esa casa. Impactante.

Era una de las personas que le gestionaba los alquileres de sus decenas de propiedades en Capital Federal, entre ellas, el departamento donde funciona FM Millenium, merced a las gestiones del actual vocero presidencial, Juan Pablo Biondi. El hijo menor de Báez insiste en que el ex amigo de su padre, ahora en el poder, les dio la espalda.

Alberto Fernández aún no se refirió a la prisión domiciliaria a Lázaro Báez. Tampoco Cristina Kirchner. No lo quisieron nunca. Es un grano que les incomoda. Los periodistas militantes que en el 2016 se olvidaron del empresario constructor cuando rompía el silencio con este periodista, hoy le echan la culpa a TN de lo ocurrido anoche. Contradicciones de los acomodaticios de siempre.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

2 thoughts on “La noche en que los vecinos de un country impidieron que Lázaro Báez ingrese a su casa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *