Jue. Oct 22nd, 2020

La causa de Lomas de Zamora, los medios K y la teoría de Pope

Afirmaciones equivocadas, omisiones maliciosas y la clara intención de sostener un relato que cae por su propio peso.

Palabras más, palabras menos, el poeta inglés Alexander Pope (1688-1744) advirtió alguna vez que quien dice una mentira desconoce la tarea que ha asumido, pues estará obligado a inventar veinte más para poder sostenerla. Doscientos setenta y seis años después de su fallecimiento, su teoría no ha perdido vigencia. La cobertura del periodismo oficialista sobre la causa por presunto espionaje ilegal macrista, así lo expone.

En las últimas horas, Juan Amorín publicó en Ámbito la declaración del periodista Carlos Pagni ante la Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia bajo el título: «Declaración de Pagni expuso a Arribas y su interna en la AFI con Vila», con la intención de reforzar la idea de que, durante el gobierno de Mauricio Macri, la AFI se sirvió del narco «Verdura» Rodríguez para atentar contra un supuesto adversario de Gustavo Arribas.

Al margen de lo poco novedosa que resulta la información, teniendo en cuenta que ya había sido publicada por Horacio Verbitsky el pasado 12 de julio, en su nota Amorín incurre en una serie de omisiones que -a más de tres meses del inicio de la causa- resultan llamativas. Sobre todo para un periodista de investigación, que supo destapar irregularidades como el caso de los aportantes «truchos» para la campaña electoral 2017 de Cambiemos.

En primer lugar, la nota que el 19 de junio pasado Pagni envió a la Bicameral no empieza -como publicó Amorín- relatando la reunión que, a pedido de Macri, tuvo con el ex jefe de la AFI sino ratificando lo declarado por «el señor José Luis Vila». El 20 de mayo, la supuesta víctima reveló ante la comisión que Pagni se reunió con Arribas para conversar sobre una denuncia periodística y éste le habría manifestado: «Vila quiere ocupar mi lugar».

¿Cómo lo supo? Se lo comentó el propio Pagni, a quien -dijo- lo une una relación de amistad desde los años ochenta. «Él tenía tenía relación con (el fallecido ex diputado César) Jaroslavsky en esta casa, en el edificio de enfrente, y ahí me hice amigo», comentó el ex espía que, apadrinado por el operador radical Enrique «Coti» Nosiglia, llegó a ocupar la subsecretaría de Asuntos Internacionales del Ministerio de Defensa durante el macrismo.

Sobre el supuesto comentario de Arribas, tanto Vila como su «amigo» Pagni manifestaron su sorpresa ante la Bicameral que preside otro viejo conocido del ex agente: Leopoldo Moreau. Al parecer, ninguno de ellos leyó -por ejemplo- La Política Online el 7 de diciembre de 2015. Día en que se publicó una nota que dio cuenta del interés de Nosiglia y dos jueces federales en que Vila fuera el elegido de Macri para dirigir la ex SIDE.

Además de su cercanía al Coti, el ex agente tiene una estrecha relación con Fernando Pocino y César Milani, los hombres que supieron liderar el sistema de inteligencia paralelo que Cristina Kirchner montó durante su segundo gobierno y Antonio Stiuso denunció. En los días previos a la asunción de Alberto Fernández, el nombre de Vila volvió a sonar para la AFI. Esta vez, para la subdirección general. Tampoco se le dio.

Pero retomando la nota de Ámbito, hay una afirmación errada y otra omisión que no hacen más que enturbiar aún más las aguas del «submundo sin grieta» sobre el que Pagni suele editorializar. Primero, no fue el «susto» a Vila «el disparador» de la causa que tramita en Lomas de Zamora sino la declaración del narco Verdura, quien dijo haber dejado un explosivo en una casa que ya no era la de Vila a pedido de un agente de la AFI.

Como publicó PeriodismoyPunto, Rodríguez no sólo mintió en lo referente al encargo por parte de la AFI sino que tampoco fue quien dejó el artefacto en la puerta del edificio situado en avenida Callao 1219. Así lo prueban las imágenes obtenidas de cámaras de seguridad, que forman parte de la investigación del caso que lleva en Comodoro Py el juez Sebastián Ramos y este periodista difundió hace semanas.

Segundo, en su dictamen del pasado 18 de agosto, los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide señalaron que, si bien en los celulares de los ex agentes imputados en la causa por presunto espionaje ilegal hallaron evidencia de que la ex SIDE llevó a cabo «una operación tendiente a desprestigiar» a Vila, «no surge» de las pruebas recolectadas que la AFI macrista «haya tenido participación» en el misterioso atentado.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *