Jue. Abr 15th, 2021

El motín de Devoto, un puente hacia la causa de Lomas de Zamora

En exclusiva, PyP repasa la interna penitenciaria que estalló con la toma del penal porteño, siguió con denuncias en la causa «Verdura» y terminó en la intervención del SPF.

Para entender el capítulo penitenciario de la causa por presunto espionaje ilegal macrista, hay que retrotraerse a la noche del pasado 23 de abril, cuando los internos de la cárcel federal de Villa Devoto iniciaron un motín para reclamar excarcelaciones por la pandemia de Covid-19.

Ese conflicto terminó llevándose puesto al director nacional del Servicio Penitenciario Federal (SPF), Emiliano Blanco, quien sonaba como futuro subsecretario de Asuntos Penitenciarios y era visto con recelo por Juan Martín Mena, número dos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y ex subdirector de la AFI durante el último año del segundo de Cristina Kirchner.

El ascenso de Blanco, quien gozaba del beneplácito de la ministra Marcela Losardo, venía acompañado de la entronización de un asesor suyo, el abogado Fernando Carra, como jefe del SPF y la designación del entonces director de Análisis de la Información, Cristian Suriano, como subdirector nacional. Sin embargo, a partir de la toma del penal la moneda dio un inesperado giro y salió cruz.

Curiosamente, la protesta -impulsada por los presos del Centro Universitario de Devoto (CUD), donde pisan fuerte el ex SIDE Darío Richarte y el legislador Leandro Halperín- había sido anticipada por la inteligencia penitenciaria. Pero el día en que se concretó, el director del Complejo Penitenciario de la Ciudad, Daniel Suárez, le dio franco al personal dejando el penal con una guardia mínima. El motín terminó el 6 de mayo y debilitó a Blanco, pues los presos -tras una intermediación de Carra, jefe de la oficina de promoción de Derechos Humanos- terminaron acordando con Mena.

Desde entonces, Mena empezó a manejar el tema penitenciario directamente con Carra. Pero el 3 de junio, un hombre se presentó en el juzgado de Federico Villena -donde entonces tramitaba la causa «Verdura»– para acusar al asesor de Blanco como «ablandador» de presos K y la utilización del centro de monitoreo como fuente de información sobre los internos que estaban dentro del programa IRIC. Si bien esto esto fue desmentido por algunas de las supuestas víctimas en sede judicial, terminó representando el golpe de gracia para Blanco y su asesor.

El 9 de junio, el funcionario renunció por tercera y última vez a la Dirección Nacional del SPF. Y ese mismo día, una mujer se presentó en los tribunales de Lomas de Zamora para apuntalar -bajo reserva de identidad- la versión del primer testigo. El 10, oficializada la salida de Blanco, el juez Villena allanó a Carra, Suriano y a otros tres penitenciarios. Terminando así con las aspiraciones de ambos. Y el 12, el presidente Alberto Fernández decretó la intervención del Servicio Penitenciario Federal y puso al frente a la ex jueza María Laura Garrigós de Rébori.

Como publicó PyP, el testigo reservado N° 1 es un penitenciario ligado a La Cámpora que carga con un pesado prontuario. Pero eso no es todo: al momento de los supuestos hechos, era delegado de la Dirección Principal de Análisis de la Información -que lideraba Suriano- en Ezeiza.

En tanto, Noelia S., la mujer que se convirtió en la testigo de identidad reservada N° 2, sería hermana del testigo N° 1 y trabajaría en Varela 266, sede de Análisis de la Información. Allí suspendieron a todo el personal, con excepción de los delegados de unidad -como el testigo 1- y a los suboficiales de ayudante de 5ta -como la testigo 2-.

No fueron los únicos que cayeron bien parados luego de esta secuencia. Suárez, a pesar de estar sospechado de liberar la zona en Devoto para facilitar el motín, terminó convirtiéndose en director de Coordinacion, área que depende de la subdirección nacional del SPF y que está a cargo de Sabino Guaymas, otro hombre que -llamativamente- logró mantenerse en su puesto. De él también depende la Dirección de Informática, que -entre otras cosas- se ocupa de las compras de cámaras, micrófonos y demás.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *