Sáb. Oct 23rd, 2021

Quién es realmente Susana Martinengo: mitos, verdades y fake news

En base a las pruebas y los testimonios recolectados por la Justicia en la causa de Lomas de Zamora, PeriodismoyPunto reconstruye el perfil de la mujer sobre la que todos hablan pero pocos saben.

Señalada por el kirchnerismo como el nexo entre la red de espionaje ilegal que funcionó dentro de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) con la Casa Rosada durante el macrismo, Susana Mabel Martinengo llegó a ser protagonista de un sinfín de publicaciones e informes de medios afines al gobierno de Alberto Fernández como Página/12 o C5N. Sin embargo, las indagatorias y los legajos de prueba recabados por la justicia federal de Lomas de Zamora, donde tramita la causa por espionaje ilegal macrista, muestran una realidad totalmente distinta a la que busca instalar el aparato de propaganda K.

Al macrismo llegó en 2007, luego de haber participado de la gestión del intendente de San Martín Ricardo Ivoskus como directora de Seguridad (1999-2001). No era una experta en la materia, sino que empezó a involucrarse en el tema a partir de dos hechos de inseguridad que sufrió junto a su familia. La puerta se la abrió el secretario del colegio de sus hijos, quien había trabajado para ella en el Municipio y le propuso conocer a Mauricio Macri. Así fue que decidió acudir a un encuentro de Compromiso para el Cambio en la calle Alsina, de la ciudad de Buenos Aires, que lideró el dirigente Jorge Alves.

Primeros pasos

Indagada por la fiscal Cecilia Incardona, Martinengo contó que cuando Macri ganó las elecciones para jefe de Gobierno de la Ciudad pidió “ir al área de Ceremonial”. Sin embargo, “como Fulvio Pompeo le dijo que no sabía qué presupuesto iba a tener” decidió quedarse en el despacho del jefe de Gobierno. El jefe allí era Alves, quien partió en 2011 para ocupar la banca que Jorge Macri dejaba vacante en la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires para asumir como intendente de Vicente López. A partir de este enroque –dijo-, quedó a cargo del despacho “de algún modo”.

“Estaba a cargo de tomar las audiencias, recibir las manifestaciones y un poco lo que hacía en San Martín”, recordó. Y agregó que con la mudanza del gobierno porteño a Parque Patricios, siguió “con la misma función” y quiso “ayudar en la Provincia para la candidatura de Mauricio a Presidente”.

Mi amigo “El Turco”

Parque Patricios terminó siendo un antes y un después para Martinengo. Allí conoció al policía Jorge “El Turco” Sáez, quien en enero de 2016 fue llevado en comisión a la AFI por el entonces director operacional de Contrainteligencia Diego Dalmau Pereyra. Fue por intermedio de su esposa, Edith, quien trabajaba en la cocina de la sede gubernamental y en ese momento estaba embarazada de su hijo Felipe. “Él le comentó que trabajaba de Policía, entablando una relación a raíz del trabajo común que tenían, y terminaron siendo afectivos”, dice el expediente. “Eran mis amigos de la vida”, los definió ella.

La confianza con “El Turco” era total. Incluso, se daban apoyo mutuo. Ella, por ejemplo, le consiguió vacante en el colegio a su hijo menor. Él, según contó en los tribunales de Lomas de Zamora, se sumaba a las reuniones que Martinengo mantenía con “gente de las villas miseria” para que se sintiera “contenida”.

De Uspallata a la Rosada y la obsesión por una banca en el Congreso

Comprometida con el proyecto presidencial de Mauricio Macri, Martinengo reforzó su tarea militante en la provincia de Buenos Aires y puso un local partidario de Cambiemos en su pago chico: San Martín. El 22 de noviembre de 2015, el líder del PRO fue electo presidente. A partir de ello, consultó con el jefe de Gabinete de Marcos Peña “para ir a documentación presidencial”. El 10 de diciembre llegó a Casa Rosada. Le habían prometido la dirección del área, pero no le cumplieron y terminó como coordinadora bajo la tutela de Soledad Furnó. Arriba de ellas estaban “Hernán Bielus, que era secretario de Asuntos Presidenciales” y “el secretario general, que era (Fernando) De Andreis”.

Su progreso fue celebrado y acompañado por Sáez, quien ya siendo agente de la AFI comenzó a visitarla en Balcarce 50. A veces solo, otras con sus compinches Leandro Araque y Facundo Melo. Según “El Turco”, eran “visitas personales”. Aunque algunas otras tenían fines políticos. En este sentido, Sáez comentó que Martinengo primero quiso “hacer un sindicato” de cartoneros y luego “dedicarse a la política”. “Susana quería formar parte de una lista y estuvo desesperada con ese tema, para que nosotros hablemos con gente. Nada que ver con el espionaje, quería una mano en ese sentido”, explicó Araque en su indagatoria.

Esta obsesión por ascender políticamente la llevó a conocer a Rafael Di Zeo, jefe de la barrabrava de Boca Juniors. Ocurrió en “la cueva” que la AFI le había puesto a Sáez, Araque y compañía en el barrio de Mataderos. Martinengo dijo bajo juramento que “no sabía” que ese departamento de calle Pilar 1460 era una oficina del organismo de inteligencia. Para ella “no eran espías” sino “amigos”, por lo tanto “nunca” habló “de inteligencia ni de lo que hacían ni de lo que no hacían”. “Ellos sólo me acercaban gente porque quería ser diputada”, aseguró la ex coordinadora de Documentación Presidencial.

Según explicó la propia Martinengo, el plan era “sumar gente al proyecto” para terminar apuntalando la candidatura a intendente de La Matanza de Alejandro Finocchiaro, a quien dijo no conocer personalmente, para que luego eso terminara posicionándola bien en el armado de las listas. No prosperó. Como tampoco surtieron efecto las gestiones con el entonces subsecretario de Asuntos Municipales de María Eugenia Vidal, Alex Campbell, a quien terminó presentándoles a sus amigos espías. “Ellos querían a Alex Campbell”, mencionó. Aunque aclaró: “Lo que hizo Alex después es su problema”.

Mensaje de Leandro Araque a Alex Campbell, mencionando a Susana Martinengo (27/10/17).

Los chats, los informes para “el uno” y Darío Nieto

Sobre los mensajes de WhatsApp que intercambió durante los últimos cuatro años con Sáez y Araque, que hoy forman parte del expediente que tramita en Lomas de Zamora, Martinengo reconoció que si bien ellos le “decían cosas”, ella “para arriba no lo pasaba”. También negó haber recibido “nada en mano”, lo cual fue avalado por “El Turco” y Araque en sus respectivas indagatorias. “En mi vida le lleve un informe de la AFI a Susana Martinengo”, afirmó Sáez. Mientras que, Araque, manifestó ante la fiscal Incardona: “Si la pregunta era si la receptora de los informes que hacíamos nosotros era ella, la respuesta es no”.

La ex funcionaria planteó también que suponía que “el Presidente tenía información por otro lado” y que no tenía confianza con su secretario, Darío Nieto, como para estar pasándole información de cuya veracidad no estaba segura. Según dijo, sólo lo veía cuando se peleaba con su jefa –Soledad Furnó- porque “cada uno cuidaba su trabajo” y la interacción con él era limitada, ya que “como Furnó estaba en un ala del edificio y ella en otra”. “No me daba bolilla”, sintetizó Martinengo. Al tiempo que definió a ese grupo como “cerrado”, por lo sólo se acercaba a entregarle documentación “siempre con un remito”.

Intercambio entre Sáez y Araque sobre Monzó, en el que hablan de pedirle ayuda a «Susi».

Cabe destacar que en los legajos de prueba, donde la Justicia recopiló la información relativa a presuntas tareas de inteligencia ilegal perpetradas por los agentes del grupo Super Mario Bros, Martinengo aparece mencionada muy pocas veces. Incluso, varias de sus intervenciones son para reenviar cadenas de WhatsApp sobre Cristina Kirchner o los Moyano. Y en ninguna pide información. Más bien, son Sáez y Araque quienes le acercan consultas –por ejemplo, sobre la presencia de Emilio Monzó en Casa Rosada-, publicaciones periodísticas o informes sin más.

Cadena de WhatsApp sobre los Moyano que Martinengo le envió a Araque.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Quién es realmente Susana Martinengo: mitos, verdades y fake news comentarios en «2»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *