Mié. Sep 23rd, 2020

Lo que la muerte de Solange debería enseñarnos

La cuarentena eterna como excusa para el control social. Burocracia, estupidez y el miedo como política de Estado

En la madrugada de hoy murió Solange Musse sin poder despedirse de su padre. Tenía cáncer. Estaba en el Sanatorio Allende, de Córdoba capital, y deseaba abrazar a su padre con la última fuerza que le quedaba antes de abandonar este mundo. No la dejaron. A Pablo Musse, tampoco le permitieron cumplir el deseo final de su hija. Había salido el sábado 15 de agosto por la noche desde Neuquén. La burocracia y la cuarentena no inteligente no le permitieron cruzar el límite provincial.

Hace meses, Argentina se convirtió en un conjunto de territorios que comparten un nombre, pero en el que cada gobernante hace lo que quiere. Volvieron las aduanas paralelas. Volvimos al siglo XIX. Y cada mandatario disputa con su vecino el estúpido récord de «no contagiados». Allí picó en punta Gildo Insfrán haciendo lo imposible para que en Formosa todo resfrío fuese neumonía y toda muerte por neumonía fuese cualquier cosa menos Covid19. Así pasó en Tucumán en el que policías más papistas que el Papa le dispararon a un hombre a caballo por violar la cuarentena.

A Luis Espinoza lo escondieron y lo arrojaron a un acantilado cruzando el límite provincial. Pero, mira vos, ahí no hubo control policial que impidiese que los asesinos cruzasen de provincia. Pero Juan Manzur y su amigo el Presidente, nos estaban cuidando.

Fuimos pioneros. Lamentablemente, teníamos razón: hemos explicado con información, hechos, entrevistas y videos que la cuarentena se ha convertido, sobre todo en el interior del país, en una excusa para el control social. En Santiago del Estero encarcelaron cuatro horas al dirigente opositor Héctor Chabay Ruiz por acompañar a su mujer a una peluquería. A Mabel Díaz no la dejaban regresar después de visitar a su agonizante padre en Santa Fe. Casualmente, había sido candidata de Selva por Cambiemos. Un hombre por regar la vereda cayó preso. Una cantante defiende a jóvenes jugando a la pelota y termina dos días presa. Otro músico se queja de la cuarentena y le arman una causa judicial. De Roxana Carabajal a Rodrigo Etchudez pasando por los periodistas que nunca terminaron de grabar un copete en Santiago del Estero o el motociclista que golpearon salvajemente por conducir a las 18:15 de la tarde. Toque de queda de facto disfrazado de «aislamiento preventivo».

Ricardo Villa no fue noticia pero lo vejaron en una comisaría luego de salir a comprar milanesas para sus hijos. El video está disponible para el que lo quiera ver. Mauro Coronel murió en un hospital de Santiago tras deambular por la comisaría 10 donde lo atacaron como un perro. Murió por el frío y los golpes. Mientras tanto hacen negociados con la cuarentena. Es el gran desafío y la cuenta pendiente del periodismo argentino. Gerardo Zamora destina 80 millones al desarrollo automotor mientras los camioneros no pueden bajarse ni a orinar porque les colocan una faja de clausurado a su medio de trabajo y transporte. La familia Moyano, bien gracias. No es el único escándalo con olor a corrupción

En Bariloche golpean a una mujer que salió a pasear a su perro. En el país, el Presidente nos presenta filminas mentirosas mientras nos amenaza con apretar el botón rojo. Niegan la cuarentena pero hace 155 días estamos metidos en ella. Fogonearon el miedo pero la culpa de los contagios es nuestra. Nos dejaron con la heladera vacía, sin trabajo, con la AFIP encima pero con el IFE para vestirse el traje de la sensibilidad social.

Hay periodistas que se equivocaron de profesión. Es momento de decirlo. En medio de un reparto escandaloso de la pauta publicitaria estatal, se convirtieron en vigilantes que piden presos mientras entrevistan a los ex políticos presos que se victimizan en cámara riéndose de un país que vio el revoleo de bolsos, las cajas de seguridad explotadas en dólares, los videos de la Rosadita, las mansiones, el lujo y la guitarra de Boudou en Puerto Madero. Cinismo al palo.

Cuentan los infectados por Covid19 como antes reflejaban, en placas rojas, el valor del dólar. Están volviendo loco a un país. La vida no es sólo sobrevivir. Solange tenía derecho a abrazar a su padre. Y si a alguien le interesa, su padre no tenía coronavirus. Estaba sano, pero inmensamente triste.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

2 thoughts on “Lo que la muerte de Solange debería enseñarnos

  1. Hay un nuevo caso que une Tierra del Fuego con San Luis. Martín Cabral está con cáncer de pulmón y la metástasis ya le está tomando el cerebro, dos hijas y una nieta viajaron, vía terrestre, con las autorizaciones correspondientes pero, al llegar a San Luis, no se les permitió el ingreso.
    https://www.19640noticias.com/noticias/rio-grande-2/el-drama-de-una-joven-de-rio-grande-que-no-puede-ingresar-a-san-luis-para-ver-a-su-padre-enfermo-60150
    Sigan tirando de la cuerda que así les va a ir

  2. Triste destino el que nos aguarda.
    Ya Mariano Moreno, en el prólogo a su traducción de «El contrato social» lo detalló con precisión y lo vio venir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *