Vie. Oct 30th, 2020

Llermanos

En exclusiva, PeriodismoyPunto revela el rol del ex juez como articulador del Ministerio de la Venganza. Guiones, armado de causas, su relación con los espías del grupo Super Mario Bros y el llamativo vinculo que mantiene con un periodista de C5N.

El ex juez Daniel Llermanos es uno de los articuladores del Ministerio de la Venganza que, desde el 10 de diciembre pasado, puso en marcha el Instituto Patria con el apoyo de los sindicalistas Hugo y Pablo Moyano y los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa, a través de la señal de noticias C5N, desde la cual se han montado todo tipo de operaciones en torno a la causa por espionaje ilegal macrista con el fin de mancillar a la oposición y al periodismo de investigación. El caso más notorio fue el de Luis Majul, a quien Llermanos quiso meter preso y acusó –junto al periodista Tomás Méndez- de haber sido un “agente inorgánico” de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

El nombre del ex juez, que patrocina al clan camionero, aparece reiteradas veces en la causa por espionaje ilegal M. Y no por su rol de abogado querellante, sino por su cercanía a uno de los ex agentes imputados: Facundo Melo, quien en paralelo a su trabajo de espía se desempeñó como defensor del barrabrava Damián Lagaronne. Mano derecha de “Bebote” Álvarez, Lagaronne declaró como “arrepentido” en la causa por asociación ilícita en Independiente que mantiene en jaque a Pablo Moyano. Según informó el propio Majul, Llermanos –por intermedio de Melo- intentó torcer el rumbo de esa declaración, que resultaba comprometedora para su cliente. Pero fracasó.

Melo cuenta otra versión. Según declaró en sede judicial, hacia fines de 2018 él acudió a Llermanos para prevenirlo de un plan de la AFI –donde trabajaba- para direccionar el testimonio de Lagaronne –su defendido- en contra de Pablo Moyano y buscar la protección de los sindicalistas: “Mantuvimos una primera reunión en el Hotel Madero y yo estaba obligado a ponerlo en conocimiento de la situación por dos motivos: primero, por la gravedad de la situación en sí. Y en segundo lugar, porque Ruiz con su pedido me había puesto entre la espada y la pared (…) En ese momento, opté por ir por la verdad y poder transmitirle a Moyano de qué manera podía protegerme”.

Lo cierto es que Lagaronne terminó revocando el mandato de Melo y declaró en contra de Pablo Moyano. Sin embargo, esto no afectó la relación entre el abogado-espía y Llermanos. Por el contrario, la reforzó. Así lo prueba el favor que le hizo a Melo a principios de 2019, cuando lo puso en contacto con el vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli. La idea del agente, que trabajaba en tándem con los poli-espías Jorge “El Turco” Sáez y Leandro Araque, era advertir a Santilli de que estaba siendo “caminado” por la AFI con la doble finalidad de “cargarse” a Alan Ruiz –protagonista estelar de la causa por las tareas de vigilancia sobre el Instituto Patria- y garantizarle a sus compañeros Sáez y Araque un regreso triunfal a la Policía de la Ciudad.

La intermediación de Llermanos entre los espías y Santilli fue confirmada por los tres agentes ante el juez federal Federico Villena, quien entonces llevaba la causa por espionaje ilegal, y la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia. “Estábamos acorralados, no sabíamos qué hacer. Entonces, Facundo Melo, como tenía contacto con el ex juez Daniel Llermanos, que tenía la causa de Independiente, le dijo que estábamos preocupados y no sabíamos qué hacer porque lo estaban caminado al Colorado. Entonces, Llermanos le dijo ‘no, pero si Santilli es amigo mío. Esperá que lo llamo’”, recordó Sáez al ser indagado en Lomas de Zamora.

El final no fue el esperado. Concluida la comisión de Sáez y Araque en la AFI, los policías fueron destinados a comisarías. Araque reflejó el descontento que les generó el accionar de Santilli ante la Bicameral. «Lo queríamos matar», comentó entre risas. Y planteó: «Si supuestamente tenemos un amigo en común (NdR: Llermanos) y te estoy pidiendo un favor…».

En paralelo, los integrantes del grupo Super Mario Bros supieron colaborar con Llermanos. Según el «Legajo de investigación N° 9» de la causa por espionaje ilegal, que reúne pruebas sobre supuestas tareas de inteligencia sobre presos K, hay constancia de un llamativo intercambio de mensajes entre el ex juez y Araque que se dio el 2 de enero de 2019. Durante el mismo, el entonces agente le envió por WhatsApp a Llermanos “fotografías correspondientes a una cámara de seguridad, cableado y de una celda”. El 25 de enero, el sitio Infobae publicó una nota titulada “Nuevos testimonios y una denuncia sobre una celda preparada: horas clave para Pablo Moyano en la causa por asociación ilícita en Independiente”.

Pero eso no fue todo. El 1° de febrero, Llermanos le envió a Araque “un documento en formato Word por medio del cual ampliaba los fundamentos de una nulidad mediante la exposición de nuevos hechos”. Creer o reventar, cuatro días después se conoció que el ex juez presentó un pedido de nulidad de la causa Independiente basado en la “notoria y desesperada búsqueda del Ministerio Público tendiente a encontrar algún hecho que pueda privar” a Pablo Moyano de su libertad. La noticia fue publicada en El Destape, que también difundió las imágenes de la celda y el cableado.

En junio de 2019, la relación entre la facción que integraban Sáez, Araque y Melo y el jefe operativo del grupo Super Mario Bros, Alan Ruiz, se quebró definitivamente. Entonces, Ruiz despidió a Melo. Dos meses después, en agosto, el abogado denunció al ex funcionario del Ministerio de Seguridad ante el juzgado federal de Ariel Lijo por coacción y amenazas. Allí, planteó las supuestas presiones de Ruiz para que contribuyera con el plan de la AFI para direccionar la declaración de Lagaronne -su ya ex defendido- en contra de Pablo Moyano. En el macrismo aseguran que, a cambio de presentar esa denuncia, Melo recibió diez mil dólares. Esta versión fue rechazada por su abogado, Fernando Sicilia, quien en diálogo con PeriodismoyPunto explicó: «No hubo un acuerdo económico entre Melo y Llermanos; sí le pidió usar su nombre para trabajar y cobrar mejor».

No fue la última gentileza del ex juez con Melo. También ofició de mensajero, para llevar copia de la denuncia contra Ruiz al juzgado federal de Dolores. En esa jurisdicción tramitaba ya la causa D’Alessio, que durante el verano de 2019 amagó con llevarse puesto al fiscal Carlos Stornelli. Así lo confirmó Araque, durante la indagatoria que prestó ante el juez Villena a principios de julio. «Siempre estuve al lado de Melo. Melo, en agosto del año pasado -del 2019- declara los aprietes con el tema de la causa de Pablo Moyano en el Juzgado de Lijo. Es el día de hoy que no lo llamó nadie. De esa denuncia (…) fue copia a Dolores, a Ramos Padilla, que la llevó Daniel Llermanos. Tampoco lo llamó nadie de ahí. En esa denuncia (…) aporta dos testigos respecto de los cuales oportunamente iba a dar la identidad porque eran agentes de inteligencia. Esos testigos eran Jorge Sáez y yo», relató.

Sobre la denuncia contra Ruiz, Melo se jactó ante el juez Villena: «Soy la única persona que vengo denunciando esta situación informalmente desde mucho antes y formalmente mi primer denuncia la realicé en agosto de 2019 en el Juzgado del Dr. Ariel Lijo». Y destacó: «Esto que digo es inclusive avalado por el Dr. Llermanos, abogado de uno de los denunciantes, quien hace diez o quince días dijo, en un programa llamado ADN en C5N, textualmente ‘Melo es el único que tuvo huevos y denunció la situación, él es denunciante’. Eso dijo Llermanos, en ese programa. Entonces, mal podría formar parte de una situación que ni siquiera parte de las víctimas me colocan».

Curiosamente, Melo saltó a la fama por una entrevista que en abril de este año dio al programa de Tomás Méndez. ¿Cómo llegó hasta él? Según pudo saber PeriodismoyPunto, a través de Llermanos. «Estuvo en todas las reuniones con Méndez. Y en una estuvo (el abogado de Méndez, Franco) Bindi», comentaron desde el entorno del ex espía a este periodista. Sobre los días previos a ese reportaje para ADN, Melo recordó ante la justicia de Lomas de Zamora: «Tomo conocimiento de la formación de la presente causa donde me dicen que me habían armado una declaración con un narcotraficante y, en ese momento, me refieren que había sido por un tema de narcotráfico o de instigación a un homicidio. Esto me preocupó demasiado. Me acuerdo que esto me lo dijeron en una reunión donde estaba Araque, un abogado, el Dr. Llermanos y un periodista, Tomás Méndez, de C5N, siendo éste quien me avisa que me habían involucrado en la causa».

Y añadió: «Al día siguiente o unos días después, le mostré a Tomás Méndez todo lo que yo había visto en esos grupos de Whatsapp (NdR: donde los espías del grupo Super Mario Bros intercambiaban información sobre sus operaciones). Creo que si lo citan ratificará esto que estoy diciendo. Ahí es donde mi intención era, en el caso de Tomás, era una opción o de otro -a alguien relacionado con la Sra. Vicepresidenta de la Nación- para poder salir de esta situación, ya que con Santilli no tuve solución. Yo le mostré unas fotos de la Vicepresidenta para ver si él podía hacerme llegar a tener algún contacto con ella».

De poca ayuda le resultó a Melo recurrir a Llermanos y Méndez en busca de apoyo. El pánico que despertó en el ex agente la noticia que le dio el periodista cordobés, lo llevó a presentar un recurso de hábeas corpus que terminó dándole a la causa de Lomas de Zamora el último empujón que necesitaba para arrancar -«Es muy probable que haya sido víctima de una operación», planteó el abogado Sicilia en diálogo con PeriodismoyPunto. Mientras que, la entrevista que dio a C5N le valió una denuncia de la interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño, por violación de la Ley Nacional de Inteligencia. Tampoco zafó de la ola de detenciones que dispuso el ex juez de la causa Lomas de Zamora, Federico Villena, de quien Llermanos decía en privado «era de los nuestros».

El apartamiento del juez federal, a partir de una recusación presentada en conjunto por el abogado Sicilia, defensor de Melo y Araque, y el Dr. Alfredo Oliván, quien patrocina al «Turco» Sáez, fue un golpe difícil de asimilar para Llermanos, quien desesperado -según pudo reconstruir este periodista- intentó un acercamiento con estos letrados luego de un encuentro televisivo en el programa de Tomás Méndez, con el fin de proponerles que lo apoyen en su plan para llevar la causa hacia el juzgado federal de Dolores. «Usted hace política, nosotros derecho», habría sido la respuesta que recibió.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.