Mar. Nov 24th, 2020

Laura Alonso en PyP: «Alberto es la voz de la impotencia porque sabe que el poder está en otro lado»

Tras un prolongado silencio, la ex funcionaria de Cambiemos respondió a todo en PeriodismoyPunto.

Convencer a Laura Alonso de romper el silencio fue difícil pero, cuando nos dio el sí, no se guardó nada. Ex diputada nacional y una de las voces más duras contra la corrupción durante los primeros tres gobiernos kirchneristas, la joven politóloga, asumió un destacado rol en la Oficina Anticorrupción durante el gobierno de Mauricio Macri. Hoy la OA dejó de ser querellante en las causas judiciales que comprometen a la familia de la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner pero Alonso no se sorprende: «Vinieron por la impunidad. Lo dijimos desde el primer momento». Tenía razón. Mientras escribe un libro en el recapitulará su gestión en la función pública y la lucha contra la corrupción, asegura que el poder real del gobierno está en el Instituto Patria y Alberto es la voz de la impotencia ¿Por qué es una de las personas que CFK quiere ver presa? Alonso sin filtro.

El lunes se vivió una jornada histórica con miles de argentinos en las calles, ¿usted cómo lo vivió y cuál es su lectura de lo que pasó?

No interpreto lo que se dijo en los medios porque cada uno puede decir lo que le plazca pero hay una disociación notoria entre algunos comentaristas y políticos respeto a cómo interpretar este movimiento ciudadano que nació hace muchos años en el país. La primera marcha de este estilo fue en noviembre del 2012 pero, quizás también, puede haber estertor iniciático en las marchas espontáneas tras el secuestro y asesinato de Axel Blumberg. Esto quiere decir que hay un sector del país que empieza a vivir también con el usa la tecnología, la democracia 24×7. Pasamos de una ciudadanía que entendía que su rol era votar cada dos años y el de hoy que están atentos y vigilando todo lo que pasa. Ese sector tiene en claro que la República es democracia y la democracia es republicana o no es democrática. Es la segunda transición, salir de la democracia delegativa donde te voto y te doy un cheque en blanco, como lo llamaría Guillermo, O´Donell, a la democracia representativa donde funciona el control diaria que exige que funcionen los contrapesos institucionales. Estamos en un gran desfasaje con avances y retrocesos. Creo que la elección pasada con CFK como Vicepresidenta fue un retroceso pero la reacciones frente a los intentos autocráticos generan estas manifestaciones. Es algo que no terminan de comprender muchos y que tiene que ver con el cambio de un perfil ciudadano.

Ese cambio de perfil ciudadano que usted menciona ¿puede convivir con otros ciudadanos que todavía no logran serlo y dependen de planes sociales y son arriados como ganado?

Es que a esos ciudadanos que se les ha negado, sistemáticamente, serlo por la corrupción, las mafias y el clientelismo miran con interés a estos otros ciudadanos que también llevan una agenda que les interesa. Por eso acá hay una evolución de la construcción de ciudadanía democrática en el país. No dejo afuera de ninguna manera a los que votaron al gobierno actual con excepción de los fanáticos. Ellos también miran con interés y quizá alguno estuvo el 17A. El público y los ciudadanos que exigen transparencia, no impunidad, manejo inteligente del Estado, menos cepo y más libertad para emprender, justicia independiente, también están pidiendo educación de calidad, acceso a la ciencia y tecnología, poder construir y acceder con sus pequeñas empresas a contratos de obra pública, por ejemplo. No tiene nada que ver con los discursos del pobrismo que está vinculado a sectores de la política. El que es víctima de la toma ilegal de tierras en el conurbano, está mirando con atención estos procesos porque sabe que tiene un poder que es el de votar. Ahora, nosotros que tenemos el poder de manifestarnos por la democracia, tenemos que mantener esas propuestas sobre la agenda de inclusión social. El kirchnerismo no promoverá la inclusión social. Esto es kirchnerismo y hubo gente que estuvo confundida hasta ahora pero ya está claro que son kirchneristas. Ahí se tiene que construir para producir un cambio político en el año 2023.

¿Alguna vez creyó que el cuarto gobierno kirchnerista sería así o pensó qeu cuidarían las formas?

Siempre pensé y lo dije que iban por todo. Sobre todo el día que la Señora de Kirchner se sentó frente a un Tribunal y recitó la lista de la Venganza. Eso se supo desde el día 1. Siempre sentí que lo que llegaría sería farsesco. La tragedia se repite como farsa. Es un kirchnerismo farsesco de sí mismo. Se le nota los hilos por todos lados. A la mañana hablan de endurecer el cepo del dólar y después lo desmienten por la tarde. Son como un número vivo y cómico de la propia farsa.

El odio que se expresa en las redes sociales, no sólo de fanáticos, sino a veces de dirigentes y funcionarios ¿quedará en insultos o pasaremos a otra etapa?

Es más de lo mismo pero devaluado. No podes tener la misma propuesta después de la derrota del 2015 y, luego de hacer una alianza para ganar, pero hacerlo en buena ley. Pero la misma receta es una farsa de vos mismo. Quiere decir que no aprendiste nada. Hay una parte de la población que los votó y ya lo está viendo. Son los que están buscando ya una alternativa.

En el 2019 se habló que Cristina volvía buena y que Alberto era distinto y moderado pero hoy nos reta y tiene el botón rojo ¿cómo me lo explica?

Es la voz de la impotencia porque el poder real está en otro lado. No soy psicoanalista pero cuando alguien recurre permanentemente al castigo, a la amenaza, al botón rojo, en realidad está demostrando su propia impotencia.

Algunos le dirían… ¿Si son tan malos por qué perdieron? ¿Qué les faltó? ¿Qué no supieron, no quisieron o no pudieron hacer?

Hubo errores de política económica. Habrá habido imposibilidad de satisfacer demandas de una sociedad compleja y diversa. Hubo una oposición destructiva que desde la trinchera se dedicó 24×7 a destruir el gobierno de turno. Hay errores propios y un proceso autoritario que se constituyó desde el día 1 en el Instituto Patria. Está a la vista con las 14 toneladas de piedras que llovieron en el Congreso en un operativo político montado desde el Instituto Patria para intentar tomar la sesión parlamentaria. Emilio Monzó lo debe recordar y vibrar cada vez que lo vemos con los conjurados intentando robar el micrófono del Presidente de la Cámara.

¿Durante la función pública sufrió amenazas o aprietes?

Más que eso sufrí difamaciones de todo tipo de periodistas afiliados al kirchnerismo y de otros sectores del periodismo con los cuales fue muy difícil dialogar. Cuando vamos a los hechos y estoy dedicada a escribir un libro sobre el tema, se lograron en cuatro años, muchas cosas en condena de la corrupción que no se había hecho en los últimos 25 años. Los datos están. Hay que ponerlos todos juntos y lo haré en un libro para que se entienda de dónde veníamos y qué se hizo. Hay reformas que aún están vigentes como la política digital de los documentos internos del Estado que no lo pudieron destruir. Hay cosas que se pusieron en marcha en la gestión de Macri que dificultan a este gobierno para la corrupción. Pero hay otros problemas como la ineptitud de implementar políticas públicas que tiene que ver con el staff político que acompaña a Fernández.

La pandemia ¿provocará que el pueblo le perdone todo a Alberto Fernández?

No lo sé pero veo que toca la guitarra pero no le veo uñas de guitarrero. El problema lo tiene en casa. Lo tiene dentro de su fórmula. Lo escribía esta semana en Clarín. Es difícil gobernar cuando llegas por las armas ajenas y no porque se preparó. A la vista están los resultados. Hay falta de coordinación política y estrátegica. Idas y vueltas. Medidas que dicen que se anuncian y no suceden. No hay plan. Desprecian a la oposición, la justicia independiente, la prensa, los medios independientes y creo que tienen todos los condimentos para ser un gobierno populista pero muy malo. Es una novedad porque el populismo sin recursos, se debilita. Probablemente terminen sin pena ni gloria. Será, posiblemente, un gobierno bastante malo.

Sin embargo, en el periodismo está pasando que hay sindicatos de prensa que piden censura, la persecución, las listas negras o periodistas que piden cárcel a otros colegas ¿ganaron la batalla cultural?

El kirchnerismo ganaría si todos los periodistas abandonasen su trabajo y lo dejasen de hacer con ética y profesionalismo. Eso no pasa. Son parte de un autoritarismo que no prende excepto entre los fanáticos. El país eligió ser democrático y le cuesta parir instituciones republicanas. Es un camino de dificultades pero hay un sector importante que sigue insistiendo y está preocupado por sus libertades y por las posibilidades de progreso de sus hijos y de los excluidos que son producto del populismo. Quizás la encrucijada histórica es pensar en un proceso de desarrollo y construir desde las provincias y municipios con una mirada y un futuro distinto.

Regresando al 17A uno de los grandes reclamos era por la justicia ¿ustedes persiguieron opositores, armaron causas y guionaban testigos?

Si alguien hizo Lawfare, fue Cristina Kirchner como Presidente inventando causas como las Escuchas Ilegales contra Macri para intentar impedir que sea en lo que logró: Ser Presidente. El kirchnerismo es tan básico que hace lo que dice que le hacen. Nuestro gobierno fue el más republicano y respetuoso de la división de poderes como el de Alfonsín. Fuimos sometidos a denuncias falsas que nos investigaron a todos y, hasta ahora, no hay claridad sobre irregularidades graves de nuestra gestión. Todo lo que dicen, ellos lo hicieron, lo van a hacer o lo inventaron. Proyectan en el opositor lo que ellos son. El Lawfare y el autoritarismo es de Ellos. Fuimos gobierno cuatro años. Perdimos. Pero seguimos teniendo propuestas e ideas. Nadie nos convocó. ¿Cómo no van a pedir justicia si vieron el desfile de la corrupción y ahora están todos en sus casas?

¿Le sorprende que sean caraduras?

No es caradurismo. Son parte de un proyecto de fanáticos y autoritarios. Ellos niegan lo que sucedió. Ponen todas las herramientas del Estado para ese negacionismo para emerger como las víctimas de una persecución inventada. 44 millones de personas vimos a José López y sus bolsos, vimos la condena de Boudou, la tragedia de Once, el lujo de De Vido, los empresarios confesar la corrupción y lo que llevaba Daniel Muñoz al departamento de Recoleta. Eso está en los expedientes. Pasó. Sería una conjura imposible de imaginar y efectuar que decenas de personas se pongan de acuerdo para inventar ese relato persecutorio. Ese nuevo relato que quieren escribir será imposible hacerlo. La historia no se repite dos veces. Perderán las elecciones del 2021 y del 2023.

¿Por qué cree que es uno de los blancos preferidos del kirchnerismo? ¿Qué hizo mal o qué hizo bien y es imperdonable?

Me encanta que el kirchnerismo no me perdone nada. Quiere decir que lo que hice fue en el camino correcto. Logramos mejorar el índice de transparencia. Me lo cuerdo eso como cucarda. Lo vivo como un elogio. Algún día se develarán los misterios de lo que pasó desde el Memorándum con Irán y el asesinato de Alberto Nisman le han dado a ellos preocupaciones profundas. Destinaron muchos recursos para atacarme y difamarme durante años. Pero no han podido.

¿Quién es la persona más poderosa hoy del país?

Los ciudadanos.

¿Y tienen un líder?

Lo tienen. Lo van a dejar muy en claro cuando deban elegir. Lo encontrarán. No creo en los acuerdos de cúpula a pesar de los sectores anacrónicos desean. Los ciudadanos ordenarán esos liderazgos.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *