Lun. Mar 1st, 2021

La verdadera historia del celular de Darío Nieto, el secretario de Mauricio Macri

Exclusivo. Qué hay realmente en la causa judicial y qué se dijo en los medios K.

Desde un primer momento, C5N -el canal de la venganza- intentó instalar la idea de que Darío Nieto, ex secretario privado de Mauricio Macri, era quien le acercaba al ex presidente los informes de inteligencia que supuestamente el grupo de espías Super Mario Bros armaba desde la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). En paralelo, PeriodismoyPunto desarticuló una por una las operaciones montadas en torno a la causa de Lomas de Zamora yendo a fuentes directas y con el expediente en la mano. Trabajo que quedó plasmado en las publicaciones de Camilo Cagnacci.

Este portal demostró cómo desde la señal K se inventó que Nieto chateaba con el detenido ex empleado de Enarsa, Marcelo D’Alessio, generando así que los protagonistas del Operativo Puf salieran a teorizar que se trataba de un trabajo orquestado en el tiempo en dos etapas de espionaje. Primero con el supuesto abogado de la DEA, y después con el grupo Super Mario Bros. Un guión cómico. El chat con D’Alessio nunca existió. Se trataba de una anotación sobre él, en un block de notas, a partir de una nota periodística firmada por este periodista que le llegó a Nieto en un grupo de WhatsApp.

En el entorno del ex secretario presidencial aseguran que quieren llegar a Mauricio Macri por dos vías: el grupo de espías que está siendo investigado en Lomas de Zamora y, la más compleja, a través de Nieto, quien habla diariamente con el ex mandatario y sigue trabajando para él.

A Nieto la justicia de Lomas de Zamora le allanó su domicilio y el de sus padres. Secuestraron todos los elementos informáticos de su familia. Encontraron un mensaje con la ex coordinadora de Documentación Presidencial, Susana Martinengo, saludándola con motivo de la finalización de la gestión, y otra nota en la que repasaba una conversación que mantuvo con el diputado Cristian Ritondo sobre el avance de la causa. También apareció un «mensaje vacío» con la ex número dos de la AFI, Silvia Majdalani, que se efectuó dos días después de que le secuestraran su móvil.

Nieto aparece en la causa por un mensaje que Martinengo le envió a uno de los integrantes del Super Mario Bros, comentándole que le pasaría un informe producido por el grupo de espías al ex secretario presidencial. Martinengo, a quien «le gustaba chapear con la política», dependía de Nieto como otras 125 personas. Y recibía a dos de los agentes -Jorge Sáez y Leandro Araque, de los que era amiga- en la Casa Rosada, pero -como contó PeriodismoyPuntono tenía llegada al círculo presidencial. Incluso, en sede judicial reconoció que Nieto no le daba «mucha bola».

Los que conocen a Nieto juran que el ex secretario presidencial no frecuentaba a Martinengo. Tampoco hay pruebas de que conociera a los espías que visitaban Balcarce 50 ni chats con ellos. Creen que Martinengo era el eslabón más fácil de explotar para intentar llegar a Macri.

El allanamiento a Nieto fue sugestivo. Según la documentación presentada por su abogado, Gervasio Caviglione Fraga, está probado que es falso que el ex secretario presidencial se atricheró en su automóvil negándose a descender ante la presencia policial. El oficial Damián Crespo, protagonista del altercado, no declaró lo que se dijo en los medios K. Dice: «El apersonamiento del Principal Damián Crespo en el interior de un estacionamiento para el cual no tenía orden de allanamiento para su ingreso (art. 224 y cctes del CPPN) resultó manifiestamente ilegal (ausencia de orden de allanamiento para ingresar al lugar donde se encontraba mi cliente) y porque lo hizo sin estar munido de la orden judicial respectiva para cumplir con la requisa ordenada por el Juez Villena».

En el acta, Crespo declaró: “El hombre ingreso a la playa de estacionamiento y caminó hacia la parte trasera de la planta baja, donde ascendió al rodado citado. Ante ello el declarante aceleró el paso, dado que para no despertar sospechas caminaba a una distancia prudencial, en ese trayecto, pudo advertir que puso en marcha el rodado y prendió las luces bajas; simultáneamente quien declara se paró a la altura de la ventana del conductor, exhibiéndole su credencial identificatoria, a la vez se identificaba verbalmente como policía, ante ello bajó la ventanilla y le indicó que apagara el motor del auto y se descendiera de la unidad. Ante ello el hombre le preguntó el motivo por el cual quería que bajara del auto, respondiéndole que descienda que le iba a explicar, pero previo a bajar le pidió que le exhibiera nuevamente la credencial y bajó de la unidad. En esa oportunidad le solicitó que le exhibiera el Documento Nacional de Identidad, para corroborar que se tratara de DARÍO NIETO, respondiéndole que no se lo iba a entregar diciéndole “NO TE LO VOY A DAR AHORA», «POR QUE ME DEMORAS», informándole que era por una causa judicial en trámite, respondiendo el hombre «DECIME QUE CAUSA ES», indicándole que esperara a que lleguen al lugar otros integrantes de la brigada y le explicaba bien y este manifestó «AH BUENO, LISTO», a la vez que comenzó a operar su teléfono celular. Que ante ello el declarante le manifestó en reiteradas oportunidades que dejara de hacerlo, no acatando las indicaciones, diciéndole «NO ME PODES IMPEDIR QUE USE EL TELEFONO», «DÉJAME, TENGO QUE MANDAR MENSAJE A MI SEÑORA QUE ME ESTA ESPERANDO PARA COMER». Se hace constar que el declarante, si bien se encontraba secundado por personal a sus órdenes en la vigilancia y observaciones que estaba realizando, en ese momento se encontraba solo, dado que el resto de los efectivos policiales continuaban apostados con vigilancia sobre la entrada peatonal del edificio observado y la salida de vehículos, dado que la primera se encuentra sobre la calle Riobamba, tal como expusiera y la segunda sobre la calle Arenales y no teniéndose la certeza al principio que se tratara de la persona buscada, no se podían abandonar las observaciones. Es decir que el declarante se encontraba solo en la playa de estacionamiento, no advirtiendo que llegara personal de apoyo, motivo por el cual a la vez que le hacía indicaciones a quien resultara a la postre ser el señor NIETO intentaba informar al resto del personal donde se encontraba y solicitar que concurrieran a prestarle colaboración, porque si bien la persona que intentaba identificar no se mostraba agresiva, no acataba las indicaciones que le realizaba y por cuestiones de seguridad tomo la distancia adecuada, con el objeto de evitar la confrontación o el contacto’ cuerpo a cuerpo, dado que no había podido hasta el momento verificar que no fuera una amenaza o que no portara arma alguna y de producirse alguna reniega podría llegar a malograr la diligencia que se intentaba realizar. Que luego de unos minutos llegó el personal de la brigada, oportunidad en que le dieron explicados los motivos de la presencia policial en el lugar y su interceptación, solicitándole nuevamente su Documentación, accediendo a ello, extrayéndolo de entre la funda y la parte trasera del aparato de telefonía celular que llevaba, corroborándose que efectivamente se trataba de DARÍO HUGO NIETO, argentino, nacido el día 30-12-1984, DNI 31.438.263, informando domiciliarse en la calle XXX, mientras que en su documento consta el de la calle XXX ambos de esta ciudad. Asimismo se le indicó que no volviera a utilizar el teléfono, a lo que accedió en esta oportunidad, colocándolo en modo avión, indicando el individuo insistentemente su deseo de llamar a su abogado y darle aviso de lo ocurrido, a lo que le respondió que lo haría una vez que lo autoriza la judicatura interviniente. Seguidamente la superioridad de esta dependencia operativa, suministro digitalmente para su cumplimiento, orden de interceptación y requisa del VEHÍCULO MARCA HONDA DOMINIO xxx327, como así también del ocupante, a la vez que se ordenaba que DARÍO HUGO NIETO debía ser trasladado a la sede de los domicilios cuyos allanamientos se hubieron dispuesto en el día de la fecha a los fines de que tales diligencias sea llevadas a cabo en su presencia”.

Según el escrito presentando por el abogado de Nieto: «Queda claro entonces de este relato dos circunstancias notorias; que el principal Crespo ingreso ilegalmente al interior de un estacionamiento sin contar con la orden judicial respectiva para su ingreso ni la autorización de ingreso de su propietario u ocupante. El restante hecho notorio es que no portaba ni le fue exhibida orden judicial alguna a mi cliente para su interceptación, demora y traslado por la fuerza pública en circunstancias en que el Sr. Nieto no cometía delito alguno ni se registraban ninguna de las hipótesis legales ensayadas al momento de articulares la presente nulidad del procedimiento razón por la cual se encontraba en legítimo derecho de continuar usando su celular del modo que le plazca». Otra vez aparece una enorme distancia entre lo dicho y lo real.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

3 thoughts on “La verdadera historia del celular de Darío Nieto, el secretario de Mauricio Macri

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *