Lun. Ene 24th, 2022

La carta que escribieron los hijos de un condenado por lesa humanidad que agoniza por Covid-19

La carta de despedida de los hijos de un condenado por lesa humanidad y el mensaje a la justicia argentina.

En marzo de 2018, el Tribunal Oral Federal de Santa Fe rechazó la excarcelación del coronel Ramón Abel Recio, preso junto con otras nueve personas por la llamada masacre de Ituzaingó y Las Heras ocurrida en enero de 1977. Recio había estado prófugo durante un año y el Tribunal entendió que existía riesgo de fuga.

En aquel momento, la noticia fue celebrada por la prensa cercana al kirchnerismo pues el nombre de Recio había aparecido en un listado del Servicio Penitenciario Federal ‑en tiempos de Mauricio Macri‑ que lo incluía con otros 94 condenados y procesados por crímenes de lesa humanidad que solicitaban el beneficio de la prisión domiciliaria.

Hoy, con 69 años, agoniza en el Hospital Militar. Contrajo Covid-19 en la Unidad Penitenciaria de Campo de Mayo. Allí estuvo con Edgardo González de la Vega y Juan Domingo Salerno, dos ex militares que fallecieron por la misma enfermedad a fines de julio tal como informó este portal.

 Los hijos de Recio lo visitaron, tal vez, por última vez y escribieron una carta despidiéndolo:

«Hoy nos tocó ir a despedir a nuestro papá. El Crl (R) Ramón Abel Recio, de 69 años, está muy grave y los médicos no creen que sobreviva más de 24 hs. Estaba detenido en la unidad penitenciaria de Campo de Mayo, condenado por crímenes de lesa humanidad, donde se contagió de COVID y el virus fue muy agresivo con él. Ahora está en la UTI del Hospital Militar, conectado, hace 3 semanas, a un respirador.

La carta la escribimos porque aún está con vida y queremos limpiar su nombre.

Nuestro padre fue injustamente acusado, enjuiciado y condenado por los jueces Luciano Lauría, Mario Gambacorta y Omar Pauluccila. La causa ahora está en la Cámara de Casación esperando la resolución de la apelación.

En primer lugar, nuestro padre no estuvo en el operativo que se sometió a juicio (enfrentamiento entre Montoneros y el Ejército Argentino en la ciudad de Santa Fe). No existen pruebas en su contra – más allá de haber estado destinado en dicha ciudad en esos años – y el tribunal no tomó en cuenta los testimonios y las pruebas de que nuestro padre no estuvo. En segundo lugar, el juicio fue una falta de respeto a la justicia, no se respetaron procedimientos, testimonios claramente guionados de varios testigos y la parcialidad a la hora de mostrar los hechos fueron atroces (es una injusticia tremenda para el resto de los condenados en el mismo juicio). Y por último, gran parte de la sociedad desconoce lo que pasa en varios de los “juicios de lesa”. Si supieran la cantidad de injusticias a las que son sometidos cientos de personas, de las distintas Fuerzas Armadas y de Seguridad, en nombre de una bandera tan noble como la de los derechos humanos, las muchas parodias de juicios que se hicieron y siguen haciendo en todas las provincias, llevados a cabo por una justicia corrupta y parcial que solo está abocada a satisfacer los intereses políticos de turno, les parecería inverosímil.

Así y todo, nuestro padre, nosotros y el resto de la familia, no nos quebramos; la pasamos mal, pero siempre con la cabeza en alto. Y diríamos que al contrario, ir a visitar “al viejo” a las distintas cárceles por las que pasó (algunas en situaciones infrahumanas) nos permitió estar más unidos que nunca y fortalecer nuestros vínculos familiares.

Mientras miles de delincuentes fueron beneficiados con la prisión domiciliaria por considerarlos de riesgo (sin la edad, ni otro justificativo para hacerlo), a los que realmente corrían riesgos los dejaron encerrados, exponiendo su salud y sin protegerlos como corresponde a su edad (promedio de 75 años). Muchos fueron los infectados en la unidad de Campo de Mayo, algunos fallecieron y otros están muy graves.

Esperamos que ocurra un milagro y que nuestro padre se recupere. También esperamos el milagro de que la justicia en este país funcione como corresponde y limpie su nombre de forma oficial y no quede en la carta de los hijos por su padre a punto de morir».

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

La carta que escribieron los hijos de un condenado por lesa humanidad que agoniza por Covid-19 comentarios en «3»

  1. ?Qué se puede agregar? Los k son totalitarios, ladrones, mentirosos, dirigidos por una psicópata perversa.

  2. Son tan miserables, que ni Justicia pueden impartir.Todo lo que han hecho y siguen haciendo con esta Justicia Parcial de DDHH, algún día les será reclamada y cobrada con creces. Lamento por las familias de los militares mal juzgados, mal condenados y encima hacerlos padecer como según ellos no se debe hacer con los presos ( claro, con los amigos). Llegará el día en que se sabran las grandes verdades , y el reconocimiento de que Aquí, en nuestro País hubo una guerra. Solo adi comenzaremos a crecer y creer que la Patria es posible.

  3. Lamento la situación de la familia Recio.
    Cuántas familias de policías y militares de aquellos tiempos, estarán sufriendo el mismo abandono del estado nacional.
    Lo que expresan los hijos del militar acerca de la justicia argentina es compartido por muchos ciudadanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *