Lun. Nov 30th, 2020

Exclusivo. Las misteriosas cajas de Emiliano Blanco y su contraataque en la causa de Lomas de Zamora

Presentó un escrito espontáneo en Lomas de Zamora. En su entorno no entienden de dónde surgió la operación contra el ex funcionario.

Emiliano Blanco estuvo seis años en un puesto clave: la dirección nacional del Servicio Penitenciario Federal (SPF). Durante los primeros dos, respondió al ministro de Justicia Julio Alak y a Cristina Kirchner. Y con la llegada de Mauricio Macri, siguió controlando las 36 cárceles federales. Recién presentó la renuncia tras el escandaloso motín de abril en Devoto, durante el cual el secretario de Justicia Juan Martín Mena y La Cámpora se ocuparon de negociar en persona con condenados por asesinato.

Tras su renuncia allanaron distintas dependencias del SPF y la cárcel de Ezeiza. En Página/12 -casualmente- negaron que su salida estuviese vinculada a una interna del PJ. El ex funcionario es un reconocido abogado penalista y trabaja sobre la problemática carcelaria desde hace más de 15 años. Hoy, ocupa sus días trabajando en su defensa ante una «operación que no tiene fin». Lo acusan de ser uno de los responsables de la instalación de cámaras y micrófonos en el penal de Ezeiza en el que, la letrada de Lázaro Báez, denunció mediáticamente que había visto «los cables». No era así.

Sería una de las primeras mentiras que se dijeron sobre ese penal, en el que pasaron personajes como Juan Pablo «Pata» Medina, Amado Boudou, Fabián De Sousa, Cristóbal López, José López, el narcotraficante Mario Segovia y uno de los pocos que aún queda preso: Lázaro Báez.

Representado por Federico Ramos, Blanco presentó un escrito espontáneo en el juzgado de Lomas de Zamora, donde tramita la causa por presunto espionaje ilegal macrista. En él, Blanco repasa su trayectoria y asegura que controlaban expedientes de 45 mil presos pero que, en la gestión macrista, aumentó a 80 mil. Niega que haya existido «un plan para controlar y vigilar los movimientos de los internos», mucho menos en el Programa IRIC – Programa de Intervención para la Reducción de Índices de Corruptibilidad-, en el que convivían, principalmente, los «presos K».

La toma de Devoto

En uno de los últimos allanamientos se secuestraron «cajas con documentación» sobre el supuesto espionaje ilegal. Desde el entorno del ex funcionario dijeron a este portal que se trata de «una locura», y que Blanco jamás tuvo «en su poder algún tipo de información» al respecto. Las supuestas cajas estaban en el garage de la casa particular del ex funcionario, ubicada en el barrio de Belgrano. «Había libros de criminología, efectos personales y algunos presentes de valor simbólico» asegura Blanco en el escrito al que PyP tuvo acceso.

«Las cajas estuvieron a la vista de todos a los que accedían al piso» -asegura Blanco en su presentación espontánea en Lomas de Zamora «con la pandemia las cajas estuvieron solas». ¿Temerá Blanco que le plantaron pruebas? Durante varios días el subdirector Sabino Guaymas quedó a cargo del SPF pero nunca dijo nada de las famosas cajas. Las similitudes con lo ocurrido en la AFI de Cristina Caamaño son asombrosas.

Según Blanco existen preconceptos e ideas erróneas del Programa IRIC ya que: «el Programa IRIC recibió inspecciones jurisdiccionales y de control por parte de diferentes poderes y organismos. No han existido órdenes de traslado o externación del IRIC por parte de magistrado alguno; no ha existido un solo hábeas corpus ni cualquier otra acción judicial que cuestionase el programa. Sí han existido, por el contrario, solicitudes de internos para ingresar al sistema, e incluso numerosos magistrados solicitaban la incorporación de sus detenidos al IRIC mediante la remisión del oficio pertinente».

Blanco asegura que jamás ordenó una escucho o un seguimiento a una persona detenida en los penales federales. En el kirchnerismo creen lo contrario.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

1 thought on “Exclusivo. Las misteriosas cajas de Emiliano Blanco y su contraataque en la causa de Lomas de Zamora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *