Jue. Abr 15th, 2021

Cristina íntima. Enojo con la ministra de Justicia, órdenes a los periodistas de C5N y preocupación por la economía

Así se vivió la última semana en el departamento de la vicepresidenta. Detalles exclusivos.

«Máximo, Máximo, somos el 40%, no somos eso… y tenemos el país hecho mierda». La semana pasada no fue la mejor en la vida de Cristina Kirchner. A pesar de que, para la oposición y gran parte de la opinión pública, es la que maneja los hilos del país y está consiguiendo adormecer sus causas penales, impulsar una reforma de la justicia e instalar temas en el debate ciudadano, Ella está enojada. Más que nunca. Sabe que el tiempo vuela y los objetivos planeados aún no se han concretado.

En su departamento en Recoleta, ubicado en Juncal y Uruguay, Cristina Kirchner sólo recibe a sus allegados más cercanos, su pequeña nieta con quien comparte algunas tardes y sus abogados. Suele realizar sus actividades mientras conversa a los gritos con Máximo Kirchner y con sus interlocutores predilectos en el Congreso de la Nación -ha vuelto a conversar con Sergio Massa-. La semana pasada se puso al hombro la campaña mediática para «bancar» a la fiscal Gabriela Boquin que fue la elegida para intentar remover al Procurador de la Nación, Eduardo Casal. La obsesión de Cristina es que los hijos de Macri deambulen por los pasillos de Comodoro Py y terminen presos. Su proyecto político es Máximo Kirchner Presidente. No lo dudan los que son testigos de sus conversaciones con su hijo en el que sólo se habla de la actividad en el Congreso, de las causas judiciales para comprometer a Mauricio Macri, de la desastrosa actualidad económica y de algunos «idiotas» que están en el Gabinete de Alberto Fernández. Su «preocupación» es cómo «la tarada» de la Ministra no sabe lo que pasa en la Justicia, refiriéndose a lo sucedido con la fiscal Boquin. «Me preocupa que la Ministra diga que no sabe en la Justicia, ¿no sabe?» le escucharon gritar a Cristina.

La cartera la maneja la ladera del Presidente, Marcela Losardo.

A Fernández, ni lo nombra…

La semana pasada, le pedía precisiones a sus voceros en el Congreso sobre Vicentin. Aún no había fallecido Sergio Nardelli y proponía insistir con algún tipo de plan para quedarse con la empresa y seducir a los pequeños productores rurales que era lo más conveniente. Su obsesión es cumplir las metas antes de las elecciones legislativas del año próximo por eso le grita a Máximo que: «Somos el 40%, a lo sumo habrá 5% pero no…, y el país está hecho mierda… Todo esto va a terminar mal, muy mal. Según las fuentes consultadas, Cristina está preocupada por la recesión económica, el aumento del desempleo y de la pobreza. Para otras fuentes consultadas, explican que Cristina se refiere a la relación de poder con algunos funcionarios de Alberto Fernández, incluso con el Presidente.

Pero las órdenes de Cristina no sólo están dirigidas a sus adláteres en el Congreso de la Nación o sus personas de confianza en el Instituto Patria sino también a los principales periodistas del canal de noticias de Cristóbal López y Fabián De Souza. Directamente ordena qué temas tratar y de qué forma: «Hablen de los anticuarentena, vayan y expónganlos» ordena sin medias tintas la Vicepresidenta de la Nación desde su cómodo piso en Recoleta.

A otro diputado nacional -su nombre lo mantenemos en reserva- le advierte: «No sabés lo que es un Kirchner enojado». Se refería a su hijo Máximo, el heredero.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Cristina íntima. Enojo con la ministra de Justicia, órdenes a los periodistas de C5N y preocupación por la economía comentarios en «8»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *