Mié. Sep 23rd, 2020

¿Cómo reconstruir las instituciones? Generales, cabos y barrabravas

El autor es Diputado Nacional por la provincia de Tierra del Fuego.

En la década del ochenta del siglo XX, se produjo la tercera oleada democrática. Algunos países, entre los que se encontraba Argentina, se alejó, durante diez años, del terrorismo, terrorismo de Estado, y de la violencia política. En Ciencias Políticas, se estudian los casos antitéticos de como dos países resolvieron la salida de un período de violencia y decadencia política e institucional, a una transición democrática.

Esos dos países son Grecia y Argentina, ambos con terrorismo en la década de los 70, represión estatal, desaparecidos, y violencia estatal.  Lo antitético se dio, no solo en cómo, cada país resolvió la situación, sino cuales fueron las consecuencias para la Argentina, que todavía hoy estamos soportando.

¿Como resolvió Grecia la situación? Asumió el gobierno democrático, y separó a los tres comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas. Los juzgó en un proceso judicial, los encontró responsables de crímenes contra el estado y consecuentemente fueron sentenciados y condenados.

¿Qué hicimos en la Argentina? Les dimos la oportunidad a los propios militares que se auto juzguen, se encontraron inocentes, después de un proceso que duró meses, casi un año. Pero luego, creamos la CONADEP; El trabajo de esa minuciosa e importante tarea arrojó como resultado que teníamos tantos culpables y responsables que prácticamente teníamos que condenar a miles y miles de militares, desde Generales a Cabos. Entonces creamos la Ley de Obediencia Debida y Punto Final. Esta ley permitió separar responsabilidades de mando y de obediencia. Hicimos el Juicio a las Juntas, y condenamos a los responsables, estuvimos una década para resolver el un problema parecido que los griegos resolvieron en meses. Pero en los 90, generamos el indulto, parece un cuento, pero es la realidad, que como siempre digo, es mucho más dura que lo que nos podemos llegar a imaginar.

La diferencia, entre Grecia y Argentina, es simple. Grecia, separó las instituciones , de los responsables de conducirlas circunstancialmente, y con ello salvaron la institucionalidad. ¿Cuánto tiempo cuesta poner de pie a una institución, cuánto destruirla, y cuánto volverla a construir?

¿Qué hicimos en Argentina? Lo inverso: nos tomamos años en resolver un problema, en ese camino, aniquilamos las instituciones, la persona que caminaba por una calle uniformado hasta de cartero, podía ser tildado de ser  un milico represor, la maestra que sacaba del aula a un alumno por mal comportamiento, corría una suerte similar; ni que hablar de la policía, no tenían patrulleros, o no tenían combustible, y confundimos autoridad con autoritarismo, y aniquilamos las instituciones policiales, auxiliares de la justicia.

Toda esta suma de errores, tiene un costo, y generalmente no lo pagan los que se equivocan en las decisiones que toman, lo pagamos todos, la sociedad, sobre todo una sociedad fundada en el contrato social, con las instituciones que se establecen para garantizar derechos y deberes, cívicos.

Ayer veía a un barrabrava, correr a cinco policías, tomar a golpes de puños a otro que estaba dentro de un patrullero, y los policías escapando de las garras de un barrabrava de un equipo de futbol, con su humanidad como única y peligrosa arma, y pensaba, ¿hasta cuando vamos a tener esta ceguera institucional? ¿Cuánto tiempo nos vamos a tomar para revertir esta situación?

Al tomar decisiones que influyen en la sociedad, tenemos que ser lo suficientemente cuidadosos, responsable y éticos  para evaluar cuales serán las consecuencias sociales, económicas, políticas, de las mismas a largo plazo. Una institución se borra de un plumazo en un instante. Volver a ponerla de pie, nos puede costar la vida.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

2 thoughts on “¿Cómo reconstruir las instituciones? Generales, cabos y barrabravas

  1. El debacle es global, es como un vendaval y una tormenta que se lleva puesto todo lo institucional…a las civilizaciones les costò mucho desarrollarse y adaptarse a las crisis, un megaterremoto y un tsunami se llevò puesta la civilizaciòn Minoico, un cataclismo se llevò puesta la Atlantida, el cambio climatico hizo otro tanto con varias civilizaciones, la civilizaciòn grecoromana cayò en un lapso de varios siglos, el medioevo tuvo su caida, las civilizaciones y sus instituciones colapsan, caen en crisis y son reemplazadas por otras instituciones..Tal vez ese sea el destino de america latina y/o de argentina.

  2. Intereses económicos y sindicales destruyeron año a año las instituciones argentinas. Éstas, fueron tomadas hace décadas para malgastar el dinero de los contribuyentes que en hacen lo imposible para pagar los abultados impuestos.
    Argentina necesita que los tres poderes acuerden un serio trabajo de refundación de las instituciones. Sin duda, empezar por la revolución educativa sería urgente. Pero a esta altura de la debacle …es un utopía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *