Mar. Nov 24th, 2020

«A Macri no le echo la culpa de que Lázaro cayera preso; fue una figurita de cambio». Segunda parte de la entrevista con Leandro, el Báez que no se calla nada

Parte final de la entrevista íntima con Leandro Báez, hijo del empresario detenido por lavado de activos.

Esta semana, PeriodismoyPunto publicó la primera parte de una íntima charla con Leandro Báez, hijo del detenido empresario santacruceño. En dos horas de conversación, el también imputado en la causa «Ruta del dinero K» habló de todo. En este otro tramo, Leandro Báez calificó a los políticos como «el cáncer de la Argentina»; recordó a los «amigos del campeón que no están»; apuntó contra el vocero presidencial Juan Pablo Biondi y ahondó en la relación de su familia con los Kirchner. Segunda y última parte de la entrevista a Leandro, el Báez que no se calla nada.

-¿Qué opinás del gobierno de Alberto Fernández?

-Se mezcla mucho porque estamos con la pandemia. Se complica el análisis. No soy amante de los políticos. Vi muchos políticos yendo a ver a Lázaro a pedirle favores, cuando Néstor era Presidente. Tanto del peronismo como del radicalismo. Eduardo Costa lo invitaba en La Guanaca, un restaurante de zona sur, que quería ser gobernador. Los radicales le pedían para ganar las internas. Hoy el hijo de un famoso intendente que fue muy querido, que hoy es diputado, es gran crítico de Lázaro pero sacaron sus ventajas.

-¿Su padre era un nexo? ¿Un dador de obra pública?

-Sí. Pero también daba una mano sin importar el color político. Mandaba el camión cisterna sin drama para sacar el agua.

¿Su padre quiso ser, en algún momento, gobernador de Santa Cruz?

Hubo una época en que la gente que lo rodeaba, esos amigotes que tenía y hoy no están, le hicieron creer que podía ser. No estoy diciendo que no está capacitado pero con la gente que se rodeaba no iba a llegar muy lejos.

En fin, si es gobernadora Alicia Kirchner, puede ser gobernador cualquiera…

-Pero tiene el apellido… ¿Qué querés que haga?

-El día que lo detienen en abril del 2016…

-Ese día lo llevé yo, saliendo de la casa de mi vieja en Villarina. Íbamos sentados. Manejando iba yo, al lado iba Martín, detrás estaba mi viejo con Navarro, un amigo de él -Diego- que manejaba los medios. Íbamos charlando pero, viste cuando sentís… Vimos una camioneta verde oscura, que nos venían chusmeando, me pareció raro. Era un vuelo privado pero no podían salir vuelos. Había tres o cuatro tipos raros. Nos estaban vigilando. Nos seguían.

-Cuando llegás a Buenos Aires para tu primer declaración con Casanello, con tus hermanos, en el aeropuerto de Buenos Aires te escrachan…

-(Risas) Eran dos o tres tipos que me puteaban. «Se robaron el país». Fue lindo, porque es cómico que salíamos nosotros y por atrás estaba Wado de Pedro con el hijo de la ex Presidenta. Ya era diputado, salía de atrás con Wado, que lo buscó en un Fiesta azul.

¿Cuando cae detenido tu padre llamaste a alguien del entorno de Cristina Kirchner?

-De nuestra parte no. Después apareció un ex secretario de Néstor que hoy anda por ahí. Lázaro hacía esas cosas. Es un chico de acá, un tal Daniel que quiso jugar para intendente y Lázaro lo ayudó (NdR: se refiere a Daniel Álvarez). Decía venir de parte de la Doctora pero mi vieja, con perdón de la palabra, lo sacó cagando. Venía con la famosa carta de parte de Cristina.

En algún momento crees que estaban preocupados en el entorno de Cristina si Lázaro hablaba. Y ¿tienen de qué preocuparse?

-Eso lo sabe Lázaro porque manejaba él la relación con Ella. ¿Entendés? Esa relación es entre ellos. Creo que Lázaro sabe lo que hizo con ellos, si lo hizo bien o mal. Sólo él lo sabe.

Leandro sobre Alberto, los Kirchner y el día que detuvieron al padre

¿Y qué opinás de Leonardo Fariña?

-A mí alguna vez me dijeron que la plata no es para cualquiera. Fariña, en su momento apareció con Ferrari, con Jelinek. Capaz que se subió a la moto y le gustó. Tampoco… Me da gracia porque, en una declaración muy importante de Federico Elaskar, dijo clarito: «Cuando me sacan, me hubiesen pagado lo que tendrían que haberme pagado». Conociendo a Lázaro, creo que pagó. Pero quizás los intermediarios se quedaron con algo. Andá a saber…

O sea, lo terminó arruinando a Lázaro la avaricia de algún intermediario o no juntarse con la gente adecuada…

-Claro.

-Como se dio vuelta la historia, porque a Fariña le dieron para que tenga estos últimos años ¿Lo guionaron?

-Me lo crucé y tuvimos una conversación privada muy particular. Recuerdo que empecé a declarar a las 9.30, me saqué la campera, me dio calor, me saqué la campera y al salir me agarró Fariña y tuvimos un intercambio. No soy nadie para juzgar. Le dije que si él creía que nosotros no teníamos nada que ver con ésto, que lo declarara. Que salga de él. Le pedí que, frente a los que nos acusan o juzgan, que diga con quiénes tenía problemas y listo. Es lo que yo pido. Que se siente Lázaro y diga quién se mandó el moco. Que los chicos no tienen nada que ver. Nos estamos comiendo un garrón porque no sé. Por defender a alguien o ocultar algo, no sé. Eso lo sabe él.

¿Esa charla se dará con Lázaro?

-Le dije que cuando él salga, nos sentaremos y aclararemos las cosas en persona. Mano a mano, los dos solos. Sin el contexto de Ezeiza. Porque si voy lo veo 5 días, la relación estará divina pero sé que cuando se termina esa semana, vuelve todo a la normalidad pues entran los abogados y le dan vuelta la historia. Así volvemos a foja cero.

-Se dijeron muchas cosas en estos años ¿creés que a Cristina le sirvió que Lázaro estuviera adentro los cuatro años del macrismo?

-Fue uno de los primeros. El trofeo de guerra del macrismo o… Una vez te dije algo a vos: Todos los que cayeron detenidos eran leales a Néstor. No sé si a Cristina. Pero me estoy metiendo en un terreno que es la política, que la detesto con toda mi alma.

¿Por qué la detestas tanto?

-Y… porque los políticos son muy complicados. Para donde va el viento, van. Si les servís, le servís. Y si no, te hunden.

¿Cómo la ves a la Argentina?

-Complicadísima. La política es el cáncer del país. Estuvo Macri y era todo contra los Kirchner. Ahora igual. La herencia de la herencia. Nadie se pone a trabajar en conjunto. La otra vez leí que Bilardo une la grieta. Hoy con la pandemia, eso debería unir a todos. Sin desmerecer a Bilardo pero, culturalmente, estamos mal.

-¿Quiénes están hoy en el gobierno de Alberto Fernández y les dieron la espalda?

-El que se me viene a la cabeza es Juan Pablo Biondi, el vocero del Presidente. Una persona que tuvo mucha relación con Lázaro. Él tenía una radio, Millenium, que estaba en uno de los edificios en los que hoy se rematan los departamentos de Lázaro. Estuvo en nuestra casa comiendo pizza con mi vieja y Lázaro. Compartió asados con Lázaro, durmió en la chacra de él, viajó en su avión, le regaló un caballo, creo que le gusta el Polo…

¿El vocero del Presidente Fernández le regaló un caballo a Lázaro?

-¡Sí!

Recuerdo que Biondi le dijo al colega Camilo Cagnacci que nunca recibió un mensaje de tu familia para interceder por Lázaro…

-Pero Norma, tengo entendido, le mandó mensajes y después nunca más. Los recibió pero ni le contestó. Nada. Nunca nada.

Biondi brindando con Fernández. Detrás aparece Fabiola Yáñez
Báez y sus recuerdos del vocero actual del Presidente

¿Tu padre o vos creen que al kirchnerismo les convenía tenerlo preso, que era como entregar una torre para salvar a la reina?

-No sé si era una pieza fundamental. Pero, para muchos, era el rey de la obra pública. A nivel nacional estaba en el puesto 30 y pico. Sí era el que más ganaba en Santa Cruz pero porque la empresa era la más grande aquí. Tenía todas las maquinarias y capacidad de obra en Santa Cruz pero a nivel nacional, no. Él reconocía que era amigo de Néstor. Lázaro va detenido pensando que iba a quebrarse. En los medios salía eso, uno se calienta, porque se contaban cosas que no son. Pero no se iba a quebrar. Mentira. Él es leal a su amigo que hoy está muerto. Y hoy lo es a Ella que no sé qué trató tendrá con Ella.

¿Qué opinas del Operativo Puf?

-No lo tengo muy claro. Sé que pasó por ahí Fariña y se habló del tema. Hasta mi abogado (NdR: se refiere a Roberto Herrera) lo denunciaron por eso.

-A tu abogado en su momento, ¿le balearon su camioneta? ¿Sucedió por defenderte a vos o a Víctor Manzanares, el contador de los Kirchner?

-Recuerdo que fue un viernes, venía de hablar con el Presidente del Tribunal 4, Costabel y le contó que estaba recibiendo amenazas, agresiones por teléfono, también Baldini. También habíamos recibido puteadas. Pero a él le mandaron fotos de los hijos menores. Justo ese día, le explica que lo iba a denunciar y a la noche le metieron un tiro al auto, dos tipos con moto y le dijeron textuales palabras: «Ojo lo que vas a decir de Lázaro en el juicio».

-Previo a Herrera estuviste defendido por un abogado que terminó comprometido en otra investigación judicial…

-Santiago Viola, por un tema de testigos falsos. Lo tuve a él y a su madre, Balbín. Nunca me llamaron en esa causa.

-También en su momento se dijo de que habían intentado secuestrarte, ¿era falso?

-Hubo… Desde que empezó el rumor de la plata enterrada, tuvimos hechos de robos, se usurparon campos, propiedades vacías, han roto -por ejemplo en la Estancia La Ana- todas las paredes buscando plata. Se decía que iban a secuestrar a un hijo o a un nieto.

¿La justicia de Santa Cruz investigó esos hechos?

-Lo que te puedo comentar es lo de los campos. Están las denuncias hechas en la policía del Calafate pero quedaron en denuncias porque intervenía la justicia federal y se habrían de piernas.

-¿Cómo está tu mamá con toda esta historia?

-Es complicado. Ella quiere mostrarse como una mujer dura, pero es difícil como para cualquier mamá saber si sus hijos caerán o no presos…

-En la anterior entrevista quedó pendiente tu respuesta sobre cómo hizo tu padre para construir Austral Construcciones…

-Era muy amigo de Vittorio Gotti, aunque ponen en duda el accidente del empresario. Estábamos de vacaciones cuando se entera que falleció Gotti. Empezó como subcontratista con movimientos de suelos. Después de la muerte de Vittorio, se va de Gotti y se enfoca en Austral. Nunca pregunté pero se decía que se había creado la empresa para quedarse con Gotti, hay un pasamano medio raro y aparece Rovella Carranza de San Luis.

-¿A Julio De Vido lo trataste?

-Nunca. Conocí su casa en mi infancia, que jugaba en un club y estaba el hijo de la señora, Facundo, que en paz descanse -porque falleció- e iba a su casa que era común. Pero no lo vi.

¿Cómo me explicás que durante el macrismo los medios kirchneristas no mencionaban a tu padre en esos programas?

-¡No! Escuché lo de los presos políticos, pero a él nunca lo nombraban. Pero él dice que no es político.

-¿Con Cristóbal López cómo se llevaban?

-No sé. Después, sé que estuvieron en el mismo módulo en Ezeiza.

-¿Qué le dirías a Alberto Fernández?

-Me sorprendió que lo niegue a Lázaro. En tu libro lo negó… Pero en las malas parece que tuviese sarna

-Lo vio una vez cortando el pasto…

-Encima se equivocó porque el que cortaba el pasto era Barreiro.

-¿A Macri que le dirías?

-No sé. No me genera… Fue una figurita. No pesó nada. Ni siquiera le echo la culpa de Lázaro preso. Fue un cambio: «Metele a éste en cana y salvamos a otro». Fue una moneda de cambio.

Su mensaje a Fernández y la indiferencia a Macri.

-¿Juan Manuel Campillo quién fue? ¿Lo trataste?

-¡Sí! Un ventajero y oportunista. Campillo vino acá, se presentó en la casa. Sabíamos que había ido a verlo a la cárcel a Lázaro. Como que quería hacerse cargo de todos los negocios. Medio extraño. Cayó como un paracaidista. Fijate todos los abogados que tuvo Lázaro.

-¿Cuando Maximiliano Rusconi dejó la defensa de tu padre para ir a defender a De Vido?

-Ahí me cerró todo. Sabía que Lázaro no salía porque el gordo vino acá y vendió que lo sacaba en un día. No era así. No era tan fácil. Lázaro estaba preso para meterla en cana a Cristina. La idea de ellos era que la comprometiese. Pero no lo iba a hacer. No lo hizo.

Mensaje final y el recuerdo de las promesas de Rusconi.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

1 thought on “«A Macri no le echo la culpa de que Lázaro cayera preso; fue una figurita de cambio». Segunda parte de la entrevista con Leandro, el Báez que no se calla nada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *