Mar. Nov 24th, 2020

10 mentiras que sufrieron periodistas por investigar la corrupción K

La revelación de Camilo Cagnacci sobre la «Operación Pirincho» no es una excepción sino parte de un andamiaje destructivo que Cristina Kirchner ideó para vengarse del periodismo que se animó a investigarla. Listas negras, censura, aprietes a la prensa, armado de causas judiciales, cláusula Parrilli y una feroz campaña de difamación contra prestigiosos colegas son postales de la relación del nuevo gobierno kirchnerista con la prensa.

Majul por duplicado: La venganza contra Luis Majul fue orquestada desde el Instituto Patria tras la difusión de las escuchas legales entre Oscar Parrilli y la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner. No es casual que, durante todo el 2019, haya aparecido todas las noches en los programas de C5N como el supuesto artífice de una reunión con el ex ministro de Justicia, Germán Garavano, para coachear al arrepentido Leonardo Fariña. En pocos países del mundo, la ex abogado del primer gran arrepentido de la corrupción K deambula por programas de televisión para destruir a su defendido. Pero como el juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla, consideraba suficiente ir contra Daniel Santoro, Majul no fue citado ni como testigo y no hay un sólo dato en la causa que lo haga sospechoso de un delito. 2020 encontró en Lomas de Zamora dos enemigos unidos contra el ex periodista de América: el abogado de la familia Moyano, Hugo Llermanos y el misterioso letrado en las sombras de Lázaro Báez, Franco Bindi. Cagnacci desarticuló la relación de Pirincho con agentes de la AFI confirmando que ese apodo no correspondía al creador de La Cornisa. A Majul lo colocaron en una portada de una revista estudiantil financiada por los contribuyentes y lo amenazó un familiar del financista de los Kirchner a su celular.

Daniel Santoro: Procesado por el juez Ramos Padilla, el referente de los derechos humanos se sorprendió por el intercambio de WhatsApp del escritor con una de sus fuentes, Marcelo Sebastián D´alessio. Quien leyó la causa se sorprendería pues no es un delito conversar o mensajearse con un delincuente. En el momento en que lo hacía Santoro, D´alessio, tampoco lo era. Que la fuente extorsione, no convierte en extorsionador al periodista. Ninguna de los supuestos aprietes y amenazas que relataba D´alessio vía mensaje de texto, se concretaron. En uno de los mensajes, aseguraba que si el ex directivo de PDVSA, Gonzalo Brusa Dovat, no hablaba le secuestrarían a su madre. La justicia no encontró prueba alguna de que ese hecho se hubiese realizado o, ni siquiera, ideado. Jamás le perdonaron a Santoro haber publicado las supuestas cuentas en el exterior de Máximo Kirchner. Mucho menos, haberse metido con la Causa de los Contenedores. Por esa razón, varios de los querellantes de Dolores provenían del submundo de la mafia de la Aduana.

Rodrigo Alegre: En un primer momento, algunos portales de noticias lo vincularon con Marcelo D´alessio. «Aparecía en el celular» gritaba un militante que organizó un mega escrache a todo aquel que se quejó de la cuarentena eterna en medios de comunicación. A Alegre nunca le perdonaron haber sido la persona que logró la entrevista exclusiva con Martín Lanatta, condenado por el Triple Crimen de General Rodríguez, que mencionó a Aníbal Fernández como supuesto autor intelectual de la masacre. Alegre tuvo que declarar como testigo en Dolores y, a pesar de que intentaron asustarlo, su relato fue impecable. También había entrevistado al supuestamente apretado Brusa Dovat.

Alejandro Fantino. Pasó de victimario a víctima. Durante el 2019, lo escracharon en medios K por haber invitado a Marcelo D´alessio a Animales Sueltos. Atrás había quedado la acusación de la fallecida Natacha Jaitt que lo vinculaba con la causa de abuso de menores en Independiente. En Dolores, Ramos Padilla lo presentó como una víctima del espionaje de su propio compañero, Daniel Santoro. Mucho tuvo que ver el insólito informe de la Comisión de la Memoria que guionó la investigación de Padilla con una intrincada interpretación de ciertas pruebas. Las pruebas en contra de Santoro se basaban en supuestas charlas con D´alessio que el ex funcionario de ENARSA desgrababa en un archivo de Word que presentaron con malicia como un «informe de inteligencia». Bad Information. Fantino terminó dejando la conducción de un programa de periodismo de investigación.

Nicolás Wiñazki fue otro de los difamados por haber sido el periodista que investigó la corrupción en Ciccone. Lo atacaron por haber entrevistado a Alejandro Vanderbroele y fue otro de los blancos de ataque permanente de la prensa militante. Le dijeron de todo e intentaron desacreditar al ex testaferro de Amado Boudou con la «operación Hotel».

Diego Leuco y sus certeros editoriales no podía quedar fuera del Ministerio de la Venganza. A poco de asumir la Presidencia, Alberto Fernández le mostró los dientes cuando se enojó ante una repregunta sobre la inflación y le dijo que durante mucho tiempo había hablado el periodista. Ahora, vendrían a hablar Ellos. Fue un intento de sepultar a la repregunta periodística en vivo y en directo.

En primera Persona: 2019 fue el año de la difamación. Tras entrevistar, tres años atrás, a los dos principales involucrados de la ruta del dinero K, Leonardo Fariña y Lázaro Báez, el embate surgió en el programa de un periodista protagonista de hechos delictivos de todo tipo. Se dijo que había apretado al empresario más poderoso del país, que había colaborado en la liberación de un preso, que había apretado a ese preso, que había guionado gente, que era servicio de inteligencia, entre otras injurias. La letra la recibía de los delincuentes que mencioné en televisión cuando conocí sus fechorías, tres años atrás. Más aún, lo publiqué en mi libro El negocio político de la obra pública -marzo 2017- y testifiqué aportando todo tipo de información en el juzgado de Dolores. El mal periodista nunca quiso conocer las pruebas, tergiversó datos de la causa y compró el «pescado podrido».Un periodista puede equivocarse en una información pero si insiste en el error, a sabiendas, es un operador.

Otros colegas fueron escrachados, simplemente, por intercambiar mensajes e información con D´alessio. Algunos tuvieron que testificar en Dolores. No aportaron nada relevante con excepción de Eduardo Feinmann. En su demoledora declaración, el conductor televisivo dijo que D´alessio había tardado varios meses en confesarle que se trataba de un agente de la DEA. Sin embargo, el día que visitó su estudio de televisión le confesó a la «chica del tiempo», para quien trabajaba a poco de saludarla. Pero para Ramos Padilla, la Comisión de la Memoria y el coro de repetidores de Bad Information, D´alessio seguía siendo un agente internacional. Con ese simple dato, Feinmann les desarticuló el relato pero, obviamente, esa declaración no fue filtrada por los abogados de las querellas.

Jorge Lanata: Pocos periodistas han soportado años de campaña de difamación como es el caso del conductor de PPT. Con sus revelaciones en la Ruta del dinero K posibilitó el auge del periodismo que intenta destruir al periodismo: El antiperiodismo. Llevaron a los arrepentidos de la corrupción a desdecirse ante periodistas interesados en atacar al mensajero que en investigar si los hechos habían sucedido. Fue el anticipo del Puf desde el poder.

En el 2019, el Operativo Puf eclipsaba la Causa Cuadernos y preparaba el terreno para que Alberto Fernández ingresase a Casa Rosada. En el 2020, el Puf se sentó en el Sillón de Rivadavia. El autor de la célebre frase Puf es Puf ahora es panelista de televisión.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

4 thoughts on “10 mentiras que sufrieron periodistas por investigar la corrupción K

  1. Leo estas notas y siento miedo por quién escribe y a quiénes se menciona. Los K son capaces de suicidar a todos los que los muestren como son. A cuidarse mucho.

  2. Holaaa, no hace falta ninguna asonada militar, para terminar con este gobierno nazi fascista. Solo una manifestacion popular que se vayan todooosss, todooosss. quedarnos en las calles hasta que eso suceda. Asi de simple

  3. EN POCAS PALABRAS, DIAS DE ANGUSTIAS, DESVELOS, INQUIETUDES, HORAS DE INVESTIGACIÓN, TRAICIONES Y MUERTES INCLUIDAS. FELICITACIONES, HACE AÑOS QUE TE SIGO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *