Mar. Nov 30th, 2021

Stornelli presentó un escrito ante la Cámara Federal de Mar del Plata defendiéndose de las acusaciones de Ramos Padilla

El fiscal contraataca: pide citen a declarar como testigos a Stiuso, Pocino, Insfrán y que le hagan una pericia psicológica a D´Alessio.

El fiscal federal Carlos Stornelli presentó en el día de hoy un escrito confeccionado por su letrada, Raquel Pérez Iglesias, en la que explica a la Cámara Federal de Mar del Plata las razones por las que considera que el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, no debió procesarlo en la causa conocida como D’AlessioGate.

Ramos Padilla procesó a Stornelli, fiscal en la causa de los Cuadernos, el 18 de diciembre de 2019, pocos días después del cambio de gobierno, y no pareció interesado en la declaración como imputado de Stornelli, quien contestó cada una de las preguntas formuladas por el juez. Ahora, el fiscal insiste en que Ramos Padilla no es el juez competente ya que, de haberse producido los hechos descriptos como extorsivos, se produjeron en la Ciudad de Buenos Aires y no en Pinamar. Sin Pinamar no habría Dolores.

También se defendió de las acusaciones relacionadas con la llamada Operación Brusa Dovat -ex directivo de PDVSA que aseguró haber sido apretado para declarar en Py-, «Terrorismo Irán», «Ubeira» y la cámara oculta que nunca existió, «Munin-Talevi», GNL y «Castañon» que roza la vida privada del imputado.

Stornelli le recuerda a la Cámara Federal que las supuestas reuniones en las que se planeó la extorsión a Pedro Etchebest se realizaron en Puerto Madero y no participó el fiscal. Allí habrían imputado D’Alessio, Aníbal Degastaldi, Ricardo Bogoliuk y el funcionario de la AFI, Pablo Pinamonti. No existen chats en los que alguien le informase de esa reunión a Stornelli. A su vez, recuerda la temporalidad de los hechos. Existió una causa judicial previa en la que y D’Alessio fue acusado de extorsión por el despachante de aduana, Gabriel Traficante, del año 2016. Si existía una asociación ilícita ¿cómo se explica la repentina aparición de Stornelli a fines de 2018? ¿Los hechos anteriores nadie los investigó? Esa investigación dormía en el despacho del juez Luis Rodríguez. No pasó nada.

La defensa de Stornelli cuestiona los supuestos hallazgos de la Comisión Provincial de la Memoria que fueron los investigadores tercerizados por el juez de Dolores para indagar sobre las «acciones psicológicas» de los mensajitos enviados entre los protagonistas a los celulares de las supuestas víctimas. Allí se analizaron hasta 31 hechos en los que, los conocedores de la causa, afirman que muchos de ellos son «humo». Por todo ello, el escrito concluye que es «hora de que la causa encuentre por fin un juez natural».

Insiste en el carácter «arbitrario de la resolución» del juez Ramos Padilla de procesar a Stornelli. Según su letrada, se incurre en «falsedades permanentes» por asegurar que «incurrió en la comisión de siete hechos en infracción a la ley de Inteligencia Nacional» o integrar «una asociación ilícita teniendo como finalidad común la investigación por medios ilícitos de posibles hechos de corrupción de funcionarios» kirchneristas. El juez perita la investigación de otros integrantes de la Justicia. ¿Los hechos de corrupción existieron? A su vez, ¿cómo se puede violar la Ley de Inteligencia si no había integrantes de organismos de esas características? D’Alessio no pertenecía a la AFI ni tampoco Degastaldi ni Bogoliuk en el momento de la supuesta extorsión. ¿Qué dirá el juez de que se ventilen nombres de agentes de la AFI en canales de televisión y por funcionarios del gobierno actual en la llamada causa Espionaje M?

La letrada se pregunta por el término «motivación». Estamos en un momento en que se habla de «acción psicológica» y en que el propio padre del juez de Dolores dijo que las acciones de los fiscales, jueces y periodistas que investigaron la corrupción K provocaron enfermedades y problemas psicológicos a los victimarios, convertidos en víctimas. Mencionó al fallecido canciller Héctor Timmerman, a Florencia Kirchner -que, dicho sea de paso, se la nota espléndida- y a cualquiera que haya sufrido «el escarmiento público». El argumento deja abierta una ventana inmensa a cualquier asesino, violador, ladrón, estafador, narcotraficante de este país: Nadie podría hablar de ninguna causa hasta que sea condenado el involucrado y, ni siquiera… Ahí está el caso Amado Boudou. ¿Los perejiles del Espionaje M dirán lo mismo?

A su vez, repasa algunos hechos que Ramos Padilla tomó de manera arbitraria y la errónea interpretación del código penal, en especial, de los artículos sobre violación a la Ley de Inteligencia, cada vez que el juez insiste en considerar a D’Alessio como un agente.

En el escrito se repasa cómo habría sido el armado para llevar a Gonzalo Brusa Dovat, denunciante de PDVSA, a Dolores. Lo mismo con el hijo del jardinero de los Kirchner, Pablo Barreiro. Insiste en las falsas acusaciones sobre la cámara oculta que nunca se solicitó al abogado Ubeira, defensor de Enrique Thomas en la Causa de los Cuadernos.

Por último, la defensa de Stornelli apela el embargo por desmesurado -10 millones de pesos- y que las pruebas de la refutación, presentadas por su defendido ante Ramos Padilla, fueron ignoradas en Dolores.

Además, solicita que se presenten a declarar Jaime Stiuso, Fernando Pocino, el abogado Juan Subías, Ricardo Cabrera -ex funcionario de ENARSA-, Gildo Insfrán, el abogado Roberto Herrera, Luis Vila y Fernando Archimbal, entre otros, mientras que se le realice una pericia psicológica a D’Alessio.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *