mié. Ago 5th, 2020

Qué hay detrás de la caída de la banda del “Gordo” Tete, vinculada a la política y el sindicalismo platense

La temida banda de delincuentes de La Plata cayó en desgracia. ¿Quiénes lo protegían?

Julio no fue el mejor mes para la banda del “Gordo” Tete. El intendente de La Plata, Julio Garro, festejó la caída en desgracia de los delincuentes que lideraba Marcelo Ismael Arévalo (El Teté) hijo del conocido sindicalista de los taxistas, Marcelo Arévalo.

Escribió un mensaje en Twitter felicitando a la Policía de la Provincia y la Local, por el operativo que provocó ocho detenciones de la asociación delictiva que se dedicaba al negocio de las entraderas en toda la capital bonaerense. Pero no son pocas las fuentes que recordaron que el delincuente había coqueteado con el actual intendente.

El detenido en una sombrilla de Juntos por el Cambio de Garro

¿Tiene algo que festejar el intendente Garro?

Una docena de allanamientos en La Plata destapó una caja de pandora con sorpresas de todo tipo. Se incautó dinero, armas y teléfonos de los involucrados en los que aparecen números de sindicalistas y políticos platenses. También los nombres de fiscales y jueces, además de comisarios de la zona. ¿Quién le soltó la mano a los delincuentes? Según las fuentes consultadas, estaban acostumbrados a actuar con zonas liberadas pero algo cambió durante la cuarentena. Los que bancaban a los delincuentes se cansaron del descontrol que estaban provocando en la sociedad en tiempos de crisis y encierro: “A los muchachos se les fue de las manos, perdieron los códigos y los dejaron caer”.

Mientras miles de argentinos se manifestaban, el pasado 9 de julio, la banda de “Tete” empezaba a desplomarse. Por esas casualidades de la vida, la primer pesquisa ocurrió por un taxi que estaba dirigiéndose a Tolosa con “actitud sospechosa”. ¿Fue una casualidad o alguien advirtió a los policías? Tras la persecución al misterioso taxi se encontraron 500 municiones y así nació la investigación contra la banda de delincuentes. Entre los malvivientes hablan de “causa armada” y que le “plantaron” las municiones.

El operativo.

Nada sorprendería en la Bonaerense y la justicia de la provincia más populosa del país. El pedido de excarcelación de los detenidos aún no fue atendido. En los siguientes allanamientos se incautó medio millón de pesos, armas de todo tipo y hasta una granada. Pero lo que más preocupa a los involucrados es el contenido de los chats de los celulares secuestrados.

Será un escándalo político, sindical y judicial de proporciones.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *