mié. Ago 5th, 2020

Exclusivo. Las operaciones locales de ITS, el grupo ecoterrorista que salió a la luz por la vigilancia al Instituto Patria

Se trata del grupo que, supuestamente, llevó a la AFI macrista a monitorear los movimientos en torno al búnker político de Cristina Kirchner y su departamento.

Las tareas de vigilancia realizadas por la AFI sobre el Instituto Patria y el domicilio porteño de Cristina Kirchner, en 2018, pusieron sobre relieve la presencia en Argentina del grupo ecoterrorista Indiviudalistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS), el cual se atribuye en la deep web más de 15 atentados en el país. Hasta el momento, sólo dos fueron constatados y son investigados por la justicia federal.

El primero se dio el 21 de septiembre de 2017, en Ciudad Universitaria, pero fue frustrado por personal de seguridad que encontró sobre las escalinatas de ingreso a los pabellones una “caja extraña” y dio aviso a la policía. Entonces, concurrió la Brigada de Explosivos de la Policía Federal, que determinó que se trataba de un artefacto tipo “cazabobos”.

El objetivo era la entonces directora del Instituto de Astronomía y Física del Espacio, Gloria Dubner, a quien el grupo le había dedicado unas engañosas líneas en el paquete. “De parte de tus amigos y colegas de la UTN te enviamos esta placa conmemorativa por tu buen trabajo y dedicación”, decía. Pese al fallido atentado, la rama local de ITS -conocida como Constelaciones Salvajes- emitió un comunicado reivindicando la entrega del paquete bomba en Ciudad Universitaria y advirtiendo: “Esto no nos frena, al contrario, nos impulsa a más, la próxima no vamos a fallar”.

El caso recayó en el juzgado federal N° 6 de Comodoro Py, a cargo -hasta ayer- de Rodolfo Canicoba Corral, bajo el N° de expediente 14108/17 y con la intervención del fiscal federal Federico Delgado, quien meses atrás había investigado al entonces jefe de la AFI, Gustavo Arribas, en el caso Odebrecht. Esa causa terminó con ex el Señor 5 sobreseído y Delgado acusado, por Canicoba, de hacer “excursión de pesca”.

Comunicado de ITS sobre el paquete-bomba en Ciudad Universitaria.

El segundo atentado salió a la luz el 5 de diciembre de 2017, cuando un paquete bomba explotó en en el centro de distribución del Correo Argentino en la localidad de El Jagüel, partido bonaerense de Esteban Echeverría, dejando un saldo de dos personas con heridas leves y algunos destrozos en la mampostería. El destinatario del paquete era Guillermo Oliveto, decano de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) Buenos Aires. Entre los restos, se halló un trozo de papel correspondiente a la nota que acompañaba al explosivo. Luego, ITS se atribuyó el ataque en internet.

Así quedó el centro de distrución de Correo Argentino tras la explosión.

En esta oportunidad, la investigación recayó en el juez federal subrogante de Lomas de Zamora Federico Villena bajo el Nº 92965/17. Sin embargo, a partir de la similitud del caso con el atentado fallido en Ciudad Universitaria, el magistrado intercambió información sobre los avances de la pesquisa con Canicoba Corral. En un oficio al que PeriodismoyPunto tuvo acceso exclusivo, Villena le informa al hoy jubilado juez que dispuso “una pericia que involucra elementos de prueba” que estaban en poder de su juzgado. Data del 3 de enero de 2018.

Antes y después de la nota que acompañó el paquete bomba para Oliveto.

No era la primera vez que Villena oía de ITS. El grupo eco-terrorista había sido mencionado en un informe elaborado por la Dirección Operacional de Contrainteligencia sobre alertas preexistentes en el país, de cara a tres eventos de relevancia mundial que tendrían lugar en Argentina: la cumbre de la OMC, los Juegos Olímpicos de la Juventud y la reunión del G-20. Ese documento dio origen -en octubre de 2017- a la causa 82441/17, expediente en el que el juez de Lomas de Zamora habilitó “amplias tareas” para que la AFI confirme o descarte las potenciales amenazas. Entre otras, vigilar.

“Al cumulo de alertas recogidas por la Agencia Federal de Inteligencia se sumaban todas las que los representantes de las agencias de inteligencias de otros países nos informaban, todas ellas referían que grupos anti sistémicos tanto locales como extranjeros estaban preparados para ocasionar disturbios durante los eventos”, recordó Silvia Majdalani (ex subdirectora general de la AFI) en la indagatoria que prestó el 13 de julio pasado ante el juez federal de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé por el caso Patria.

Los trabajos que se realizaron en el marco del expediente que llevaba Villena fueron desarrolladas por dos áreas operacionales de la AFI: Inteligencia sobre Terrorismo, creada en diciembre de 2017, y Contrainteligencia, que fue la que -según declaró el ex agente Alan Ruiz- recibió la información sobre un encuentro de “componentes antisistema”en la Plaza Alsina, de Avellaneda, donde “se había conversado respecto de la oportunidad de generar algún desmán atentatorio contra el orden y la seguridad interior” y se mencionó a CFK “como potencial objetivo”.

¿Significa esto que había una amenaza concreta contra Cristina Kirchner? No, pero teniendo en cuenta los antecedentes y el contexto de ese momento tampoco podía descartarse la posibilidad. A fin de cuentas, la premisa de todo funcionario, sea político o judicial, es -como reconoció un ex funcionario a PeriodismoyPunto– “cubrirse el culo”. “Si yo te advierto sobre un posible riesgo para el orden constitucional y la seguridad interior, por escrito, de mínima, habilitás las tareas para que se corrobore -o no- su existencia”, explicó. Por eso se habrían habilitado las tareas de observación.

El auto de la AFI que vigilaba las inmediaciones del Instituto Patria.

Además, la Inteligencia de la Policía de Chile había puesto en alerta a las autoridades de la AFI en los meses previos. “A fin de mes de noviembre o principios de mes de diciembre solicita una reunión con el Director General y conmigo, el Director de Inteligencia de Policía de Chile, lo recibimos y él nos manifestó lo siguiente: ‘Que la organización ITS (Individualistas Tendiendo a lo Salvaje) habían efectuado en su país sendos ataques como por ejemplo a la Sede de carabineros y gendarmería, a diferentes empresarios, funcionarios y ex funcionarios y a la empresa nacional de cobre, entre otros. Este grupo que es considerado un grupo violento y ecoterrorista, se maneja en pequeños grupos habitualmente conformados por personas profesionales, preparadas y de clase media o de clase media alta, que fabrican sus propios artefactos explosivos, los ponen en una caja y pegan un papel con las siglas e identificación del grupo'”, contó Majdalani en los tribunales de Lomas de Zamora.

Silvia Majdalani junto a Gustavo Arribas, director general de la AFI macrista.

Y agregó: “Esta persona, nos aseguró que en ese momento, ITS ya tenía presencia en la Argentina, como así también en varios otros países del mundo, como en México, Italia, Escocia, etc. Los objetivos de esta organización son ir en contra de la civilización, contra el progreso científico, contra el orden constitucional y pretenden desestabilizar el orden social. Sobre esto se abrió una causa y AFI trabajo en conjunto con el país vecino, toda esta problemática”.

Uno de los ataques más cruentos que se adjudicó ITS en Chile ocurrió el 13 de enero de 2017, cuando mediante un paquete bomba atentó contra Óscar Landerretche, presidente del directorio de Codelco, la empresa estatal chilena dedicada a la explotación minera cuprífera. El directivo sufrió heridas en el abdomen, brazo y antebrazo. Mientras que una de sus hijas y una empleada del hogar sufrieron lesiones auditivas.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *