mié. Ago 5th, 2020

Exclusivo. La trama detrás de las acreditaciones para el G-20 que terminó en Comodoro Py

PeriodismoyPunto revela cómo fue el proceso por el que la interventora de la AFI denunció a la ex cúpula del organismo. ¿Hubo un montaje para simular una persecución ideológica sobre periodistas? Los documentos.

A principios de junio, la interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño, denunció en Comodoro Py que durante el gobierno de Mauricio Macri el organismo realizó tareas de espionaje ilegal sobre 403 periodistas que se acreditaron para cubrir la cumbre del G20 que se realizó en Argentina entre el 30 de noviembre y el 1° de diciembre de 2018. Según indicó, sus fichas fueron encontradas en una caja fuerte de la Dirección de Eventos Especiales y contenían “información de todo tipo y color”.

Eventos Especiales no fue un área más dentro de la AFI. Creada el 15 diciembre de 2017, en el marco de la Dirección Operacional de Inteligencia sobre Terrorismo, tuvo la misión de trabajar en el estudio y la prevención de potenciales amenazas de cara a los JJOO de la Juventud y la cumbre del G20, que se desarrollarían en Argentina entre octubre y diciembre de 2018. Cumplida la tarea, fue disuelta el 30 mayo de 2019. A cargo estuvo Carlos Tonelli, a quien se lo sindica como el hombre detrás de la confección de las fichas.

Cuñado de la entonces vicepresidenta Gabriela Michetti, Tonelli llegó a la AFI en enero de 2016 para trabajar en Inteligencia Exterior. No era un improvisado en la materia. Entre 2002 y 2003 hizo una maestría en un programa especial que tenían la ex Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) y la Universidad de La Plata, a la que ingresó con una nota de recomendación firmada por su jefe del momento: el gobernador bonaerense Felipe Solá, de quien fue Director de Asesoramiento Jurídico.

En la denuncia que presentó en Comodoro Py por el supuesto espionaje a los periodistas que cubrieron el G20, Caamaño aseguró que las fichas habían sido solicitadas a la AFI por el Ministerio de Seguridad, que en aquel entonces encabezaba Patricia Bullrich. Sin embargo, los criterios de acreditación como los organismos que participarían del proceso de verificación fueron definidos por la Unidad Técnica G20, cuya coordinación primero estuvo a cargo de Natalia Zang y luego recayó en Hernán Lombardi.

Según consta en un informe confidencial de la AFI con motivo de la cumbre del G20 al que PeriodismoyPunto tuvo acceso exclusivo, los requisitos que debía reunir la prensa para poder acreditarse eran tres: que sean periodistas; que representen “una organización legítima de difusión”; y “que tengan experiencia comprobada en la producción de contenido periodístico, comentarios o análisis sobre temas relacionados con el G-20”. La acreditación online fue el único canal oficial para que el periodismo pudiera inscribirse.

“Para ello, Natalia Zang -con los informáticos de Cancillería- definieron un software que ‘habilitaba’ la vista de la ficha cargada por cada interesado a medida que el proceso de validación avanzaba. Es decir, si en el primer control -que lo realizaba Policía Federal, a través de Interpol- saltaba un alerta, las demás partes del proceso nunca llegaban siquiera a ‘ver’ la ficha”, explicó a este portal un ex funcionario que estuvo involucrado en la organización del evento.

Los organismos oficiales que intervinieron en el proceso de validación, además de la Unidad Técnica G20, fueron el Ministerio de Seguridad -por sí y a través de las fuerzas federales-; el Ministerio del Interior, mediante la Dirección Nacional de Migraciones; y Cancillería. La AFI, por su parte, no formó parte del proceso de acreditaciones sino que “monitoreó”, indicaron fuentes macristas a PyP. ¿Cómo? A través de la Dirección Operacional de Ciberinteligencia, verificaba la veracidad de las fichas cargadas.

Paradójicamente, el área era dirigida por un hombre de iniciales “H. C.” que había sido nombrado en el cargo por Oscar Parrilli durante su paso por la Agencia, y que la gestión de Arribas y Silvia Majdalani decidió sostener. Renunció poco antes de que concluyera el gobierno de Cambiemos. “Era un buen tipo”, recuerdan sus ex compañeros, quienes le atribuyen haber sido un funcionario “con responsabilidad crucial”. Por ejemplo, calificar con rojo, amarillo o verde a los periodistas en función de la validación de sus fichas.

Esta suerte de semáforo -según la interventora de la AFI- era ideológico, ya que las fichas que dijo haber encontrado venían acompañadas de comentarios como “hay una foto con Estela Carlotto”. No obstante, fuentes macristas -tanto de la AFI como del Ministerio de Seguridad- juran que éstas acotaciones fueron agregadas con posteridad. Y un documento al que este portal accedió así lo demostraría. La única referencia que se da sobre los rojos es “no se pudo confirmar el nombre y el vínculo con el medio”.

En este sentido, un ex funcionario con conocimiento del caso planteó a PeriodismoyPunto: “El semáforo es una conclusión natural de cualquier evaluación de riesgo y amenaza. En el caso de las acreditaciones de periodistas en trámite interno -no había instancia formal para AFI-, lo ponía Ciberinteligencia en función de haber podido validar los criterios prestablecidos”. Luego, Eventos Especiales enlazaba el trabajo en el marco de informes de evaluación de riesgo y amenazas.

El área dependiente de Tonelli interactuaba con la Unidad Técnica G20; el Ministerio de Seguridad de la Nación; Cancillería; la Dirección Nacional de Migraciones; y con los servicios extranjeros, que trataban daban su parecer sobre los asistentes de sus respectivos países. Curiosamente, el ex cuñado de Michetti podría haber estado en el semáforo ideológico que presentó como prueba Caamaño ante la justicia federal. En su escritorio solía tener una foto junto a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *