mié. Ago 5th, 2020

El regreso de Oyarbide y el operativo “Silenciar a Stornelli”

Otro capítulo más del Operativo Puf.

El fiscal Carlos Stornelli molesta al poder político. En los noventa, incomodó al círculo de confianza del ex presidente Carlos Menem y, a comienzos del kirchnerismo, hizo ruido con el caso Skanska. También logró hacer sentar en el banquillo de los acusados a la Patria Contratista, a partir de los cuadernos de Óscar Centeno y la investigación del periodista Diego Cabot, logrando que empresarios de peso dieran explicaciones por los retornos entregados durante la “década ganada”.

El tiempo pasó, llegó el Operativo Puf y meses más tardes las urnas devolvieron al kirchnerismo al poder que, sin haber conseguido encarcelar a un periodista por la causa de Dolores ni avanzar contra Luis Majul en los tribunales de Lomas de Zamora, decidió rescatar del olvido al jubilado juez federal Norberto Oyarbide.

El ex titular del Juzgado Federal N° 5 de Comodoro Py, que en tiempos macristas confesó haber sufrido aprietes por parte del gobierno de Néstor Kirchner para que clausurara la investigación sobre el aumento patrimonial de su familia, reapareció hoy para desprestigiar a Stornelli. “Se sentía Nerón”, sentenció en diálogo con Radio 10. “Si te tiene que defender Oyarbide estás en el horno”, reconoció a PeriodismoyPunto un militante kirchnerista.

Es el destino final de Cristina, que en el gobierno kirchneristas apela a lo peor de los tribunales de Retiro para que la rescaten del descrédito en tiempos de recesión y pandemia. De Oyarbide a Rodolfo Canicoba Corral, son los últimos empleados del Puf.

En la última semana, Stornelli incomodó al gobierno con sendos escritos relacionados con el accionar del titular de la Oficina Anticorrupción y con el supuesto caso de fórum shopping que habría perpetrado la ex fiscal Cristina Caamaño en Lomas de Zamora, con la denuncia que reflotó la clausurada causa por presunto espionaje ilegal a Cristina Kirchner en 2018.

Mientras tanto, para completar el combo perfecto, los empleados de Cristóbal López dibujaron los supuestos mensajes de Marcelo D´Alessio al secretario privado de Mauricio Macri, Darío Nieto -investigado en Lomas de Zamora- en la que el detenido supuesto abogado le decía que sentaba a Oyarbide con Stornelli. El kirchnerismo alimenta a los fanáticos con pescado podrido. Un D’Alessio que podía, tranquilamente, haber conocido la noticia de los diarios ya que, enviaba el mensaje cuando el tema estaba en agenda. Pero ¿existió el mensaje? Nieto dice que no.

Volviendo a Oyarbide, el mismísimo diario de Víctor Santa María -Página/12- tituló en agosto de 2018: “Oyarbide se ofreció a declarar como arrepentido”. En aquel momento, mencionaba a Javier Fernández como el artífice de los aprietes. Aquella crónica no se animó a firmarla nadie.

Cuando ingresó al despacho de Stornelli, al fiscal no le pareció que el testimonio de Oyarbide tuviera relación con un arrepentimiento ni con la Causa Cuadernos. ¿Qué quiso hacer el juez asociado a la prostitución vip con Luciano Garbellano? Lo que declaró aquella jornada, nada tenía que ver con la Patria Contratista. Delante de sus secretarias y el abogado de Oyarbide, esa carilla fue derivada a sorteo para que se investigase. El contacto terminó allí. Dos años después, el rescatado juez reiventa lo sucedido.

PeriodismoyPunto accedió a la documentación judicial:

Sandra Onetti, secretaria de fiscalía, informó que se encontraba en mesa de entradas el Señor Oyarbide. El ex juez declaró ante la ley y bajo juramento que: “Como titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correcional Federal Nº5 intervine en la causa en la que investigué el presunto enriquecimiento ilícito de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Antes de que resolviera la situación procesal de los nombrados el Señor Javier Fernández y otra persona, me convocaron a una reunión en un departamento ubicado en la Avenida Córdoba y Maipú, en un edificio antiguo en el Ser o 4to piso. Allí estaban Javier Fernández y Síiuso que me esperaban. Subí solo. Me trasladó hasta allí una persona de nombre Rodolfo/ que era el chofer de Javier Fernández, quien quedó en la calle. En esa ocasión me solicitaron que resuelva la causa en ese mismo fin
de semana. Yo respondía que yo era un ser humano/ que tenía que evaluar la prueba, analizarlo, verlo con mis ojos y con los secretarios. No era algo tan sencillo como ellos me pedían. Ellos querían ese día o ese día. La orden partía directamente de Néstor Kirchner, así me lo refirieron ellos. Ambos levaban la voz cantante, es decir Cristina y Néstor Kirchner. Javier
Fernández y Stiuso se encargaron de remarcar el interés urgente y gigante que tenía el Presidente de que todo eso tuviera inmediata resolución. No me refiero a días si no a horas. Yo iba a tratar de corresponder e introducirme en todo sea, la hora que sea. Yo me adentré y lo concluí y muy tarde, pero lo concluí. Quiero aclarar que esta no era un a mecánica habitual, y que esto no se encuentra vinculado con las visitas y reuniones anotadas en los cuadernos que se atribuyen a Centeno. Asimismo, quiero agregar que el pedido que se me hizo en cuanto a la celeridad de la resolución no ha torcido mi voluntad ya que la resolución fue a derecho con la prueba que contaba en ese momento, resolución que fue compartida con el fiscal. Todo lo hasta aquí relatado puede ser verificado con la documentación que constituye la causa.” Preguntado para que diga si quiere agregar algo más, responde: “No”. Fin.

¿De qué habla ahora Oyarbide? ¿Qué aportó? ¿A quién le dijeron que vinculase? ¿Quién lo obligó a presentarse en Tribunales? El video es elocuente.

Otros tiempos: Oyarbide confesando los aprietes del kirchnerismo.

Reinventaron un pasado glorioso durante la última dictadura militar, cuando lejos estuvieron de ser héroes. Lo propio hicieron en los ochenta, cuando no tuvieron interés en el Juicio a las Juntas. En los noventa, se asociaron a las privatizaciones encaradas por Carlos Menem. En el poder, se inventaron un pasado. Con el macrismo, se victimizaron e idearon el lawfare para no dar explicaciones de nada. En el poder, quieren borrar las causas judiciales, desacreditar al periodismo de investigación, silenciar a los testigos y arrepentidos y acabar con la justicia que los investigó. Esa es la única verdad.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

1 thought on “El regreso de Oyarbide y el operativo “Silenciar a Stornelli”

  1. El mejor portal, muchas pero muchas gracias, infinitas gracias y felicitaciones! No encuentro un correo para escribirles. Los sigo en instagram y twitter, ayer vi el vivo de los mierrcoles. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *