Mar. Nov 24th, 2020

El drama de los trabajadores de los sepelios y crematorios por el Covid-19

PeriodismoyPunto habló con María José Alzugaray, secretaria general del Sindicato de Empleados Funerarios Argentinos.

Semanas atrás, Jorge Lanata puso en el tapete la situación de los trabajadores de los cementerios, casas velatorios, crematorios y sepelios. Sin protección, desprotegidos, ante el avance de la pandemia en la Argentina, denunciaron que los protocolos básicos de cuidados no se están cumpliendo por algunos empresarios inescrupulosos y los responsables políticos que miran para otro lado.

En diálogo con PeriodismoyPunto, María José Alzugaray explica los procedimientos que no se están cumpliendo y da pelea en el machista mundo del sindicalismo argentino. La secretaria General del Sindicato de Empleados Funerarios Argentinos explica que la situación del rubro está relacionada con la sociedad pues «el vínculo es con la familia del deudo al haber fallecido». Explica que a «nadie le gusta hablar de ésto porque nadie quiere aceptar la muerte y las personas nos ven como bichos raros pero nosotros siempre estamos, antes, durante y después del Covid19».

Una de las primeras sindicalistas mujer del país

El procedimiento de un cadáver es singular. Al fallecer una persona, explica la especialista, en el cuerpo intervienen bacterias que son infecto-contagiosas y el «Covid es uno más». El mundo del trabajador funerario incluye 800 morgues que representarían unos 20 mil empleados. Alzugaray busca que todas las personas relacionadas con la muerte estén incluidas en el sindicato sumando a los involucrados en las distintas morgues. Según la sindicalista, «es un ambiente en el que los trabajadores están en negro».

El 7 de febrero de este año, previo a la pandemia, fue institucionalizado el gremio por un decreto del ministro de Trabajo, Claudio Moroni. Es la primera secretaria general mujer del país. Alzugaray denuncia que los expedientes de la creación del sindicato se demoró seis años pues en el 2014 se robaron los papeles «pagado por otro sindicalista». Los que quedaron molestos son los referentes del sindicato de SOECRA que nuclea a los peones de cementerios privados. El sindicato fue noticia por un escándalo de corrupción del dirigente histórico Domingo Petrecca.

¿Qué controles se hacen en el sepelio? «Ninguno», responde terminante la sindicalista. «Nuestro rol es clave porque estamos en contacto con el cuerpo y después estamos en las calles, vamos al supermercado, tocamos todo».

«No hay cuidados. Las mascarillas de plástico las tiene que comprar el empleado, un caso estaba levantando un cajón y se le rayó. Nadie tiene bolsas, las mortuorios, las negras que tiene un cierre hermético para evitar los derrames de los fluidos que son contaminantes. Nadie tiene presupuesto, concluye Alzugaray. ¿Cuánto gana un empleado de casa velatoria? «Te pagan lo que quieren, juegan con un porcentaje como al mozo, te tienen trabajando como bestia, no tenes día ni noche, cuánto más cobre más vas a ganar, el 1% de una muerte te queda».

«Lo que mostró Lanata está bien pero falta el perjuicio que sufre la sociedad, todo lo que viste, es contaminante, está en estado de putrefacción y he estado en morgues en las que las heladeras estuvieron apagadas durante dos años y estaba atestada de cuerpos pero no es el momento para discutir ésto sino que sepan que somos trabajadores como todos. O sea, vamos a comprar una gaseosa, vamos a la panadería, al chino de la esquina y compramos un diario. Tenemos un contacto con ustedes, con la gente».

Por todo ello, PeriodismoyPunto conversó con Mario Orozco quien impulsa la desinfección con luz ultravioleta R2-UV para salas de reuniones, comercios y otros ambientes de trabajo con Rupercorp.

Las funerarias, por ley, están en todos los pueblos del país. A veces, los mismos empleados de las funerarias son las de los municipios lo que genera un choque de intereses como ocurrió en pueblos de Neuquén. Es un misterio cuántos empleados de funerarias se contagiaron por Covid19 en las últimas semanas. «No quieren que nadie se entere de los contagios, los empleados están atemorizados» explica la sindicalista.

La muerte termina siendo un gran negocio para los vivos de siempre.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *