Mié. Oct 21st, 2020

#9JBanderazoPorLaRepublica. Bronca popular y hartazgo de la cuarentena, la impunidad y la prepotencia

Crónica urgente desde el corazón del hartazgo popular al cuarto gobierno kirchnerista.

El banderazo desafió a la autoridad presidencial. Las masivas manifestaciones populares vencieron al miedo de los infectólogos militantes de la cuarentena eterna. Los bocinazos y cacerolas espontáneas en todos los barrios de la Capital Federal despabilaron a miles de argentinos que ya no se sorprenden con nada. La apatía fue derrotada por ciudadanos que se lanzaron a las calles, en autos o a pie, con banderas o escarapelas, en familia o solitarios.

El centro productivo de la Argentina no dejó pasar el 9 de julio con indiferencia. Mientras el Presidente, desde Tucumán, desafiaba a terminar con los «odiadores seriales» otra vez el pueblo que produce y quiere poner de pie a la Argentina, le dio la espalda y le contestó con valentía.

La soberbia gobernante -un clásico de los gobiernos kirchneristas- se expresó con la piña que retuitetó Alberto Fernández. Flaco favor le están haciendo los trolls financiados por el Instituto Patria y el periodismo militante a las supuestas intenciones de moderación del Presidente. ¿Alguien lo cree a esta altura? Fernández se siente más cómodo prepoteando a una periodista mujer que contestando una pregunta, desafiando a un jubilado que lo increpa en un bar que dialogando con alguien que no piensa como él, puteándose en redes sociales que invitando al debate ciudadano.

Está claro que la Argentina no es ni será Formosa. Tampoco Venezuela. Son muchos los que no soportan el prepoteo, la amenaza como forma de hacer política, el insulto a las instituciones, el grito tribunero, la doble moral del pedido de esfuerzos al sistema productivo mientras hacen negocios con la pandemia y el Ministerio de la Impunidad y la Venganza que es el único que no descansa. Justamente, esa es el área del gobierno que aprueba el examen y está a la altura de las circunstancias.

Encima, a horas del 9 de julio, la Cámara de Casación aprueba la prisión domiciliaria de Lázaro Báez. ¿Casualidad o hay que tapar el asesinato del secretario presidencial arrepentido que no le cierra a nadie? Fabián Gutiérrez muerto tras una hipótesis que intentó operar Casa Rosada con el crimen pasional, un gobierno que demuestra no tener sensibilidad ante la familia de alguien que dejó su vida por la familia Kirchner y el empresario icónico de los «abogados exitosos» que se ríe de todos.

A pesar de que van sólo 8 meses de gobierno, Alberto Fernández carga con el lastre de 12 años y medio de intolerancia, grieta, aprietes, amenazas y atriles. La marcha de hoy fue multitudinaria. Por momentos, se respiraba el hartazgo y la bronca ciudadana. El gobierno sólo responde con más violencia. Las piñas de los adláteres de Fernández lo colocan en un lugar delicado. El brutal ajuste sólo cierra con represión. El ciberpatrullaje no evita que la gente se exprese. Los infectólogos dirán de todo. Las agresiones a un móvil de televisión nunca se pueden justificar pero son una anécdota del día.

Hoy, la Argentina productiva, las clases medias que no quieren vivir de la teta estatal, jóvenes, jubilados, ciudad y campo, volvieron a salir a sus calles. Nadie cree en Mauricio Macri, sentenció un vocero de Cristóbal López en televisión. La Argentina es cambiante. Deberían bajarse del pedestal en el que se subieron. La lección que nos dejó Cristina Kirchner aún está fresca. Nunca hay que dar por muerto a un adversario. Menos en la Argentina.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

1 thought on “#9JBanderazoPorLaRepublica. Bronca popular y hartazgo de la cuarentena, la impunidad y la prepotencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *