Lun. Mar 1st, 2021

Todos frente al peligro, sobreviviendo

El AMBA se encamina a un esquema de cuarentena diferenciada. El Congreso se prepara para tratar tres temas claves. Alberto anticipó que -ahora- el aborto no le resulta urgente. Mientras el Gobierno condena la violencia policial en Chaco, oficializa el nuevo protocolo de ciberpatrullaje. EEUU y sus manifestaciones for export.

En una una nueva entrega de «Se define el futuro de la cuarentena», Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof se reunieron ayer para evaluar la situación del AMBA. Según trascendió, habrían acordado un régimen diferenciado. Mientras la Ciudad habilitaría la apertura de más negocios de cercanía, el running y más paseos para los niños, la Provincia seguiría tal como está.

Los condicionales obedecen a que el encuentro se produjo horas antes de que se oficializara un nuevo récord de contagios en el país: 904. Por primera vez, desde el 1° de mayo, la provincia de Buenos Aires desplazó a la ciudad en el podio de infectados con 488 positivos.

Mientras tanto, las comisiones del Congreso empiezan a reactivarse de cara las próximas sesiones. Ley de alquileres, educación a distancia y los superpoderes de Santiago Cafiero serán los temas tratar. Hay ruido por el aborto, que se coló en la de Mujeres y Diversidad.

Ayer, el presidente Alberto Fernández descartó que el tema sea tratado en el corto plazo. «Otros temas me urgen más», aseguró. Si bien es comprensible, la frase resulta llamativa. Antes de la cuarentena, había anticipado su intención de presentar un proyecto de ILE en el Congreso y afirmó: «Yo no vivo en paz con mi conciencia sabiendo que una mujer, tal vez, necesita practicarse un aborto y no tiene las condiciones de asepsia donde la atienden. Ni tiene para pagar ese aborto y termina en manos de un curandero que con una aguja la termina lastimando y, a veces, matando».

No es la única inconsistencia discursiva de AF, que salió a repudiar la violencia policial en Chaco luego de oficializar un nuevo protocolo de ciberpatrullaje. Complejo, si se tiene en cuenta que las fuerzas policiales ya se han valido de esta herramienta para intimidar en el interior del país.

No obstante, los uniformados no son las únicos que parecen estar moviéndose con impunidad en el último tiempo. Ayer, el Gobierno le perdonó a los Moyano una multa de $ 810 millones de la era Macri por no acatar una conciliación obligatoria. «La medida fue ilegal», argumentaron.

Cruzando las fronteras, el pronóstico es pésimo pero desmejorando. En EEUU, crecen las protestas contra los abusos policiales a pesar de las amenazas de Trump. Y en una suerte contagio, ayer se sumaron Alemania, Canadá, Reino Unido y Francia, donde se vivió un auténtico día de furia.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *