mar. Jul 7th, 2020

Ruta del dinero K. Habla el testigo que lo vio todo: “Queríamos el apoyo de Báez para comprar Telecom”

Amenazas, aprietes, diez años perdidos en la vida de Matías Casal, el testigo clave de la primer causa de corrupción mediática del kircherismo.

El abogado Matías Casal es la pieza clave de la ruta del dinero K. Su nombre quedó mansillado. Perdió la familia, el empleo, la salud y diez años de su vida. Su sociedad comercial fue utilizada para hacer negocios con Lázaro Báez, pero lo dejaron afuera antes del desfalco. Su testimonio ante la justicia fue clave para la investigación. Sufrió atentados, amenazas, seguimientos y casi matan a un hijo. Quién es el hombre que trabajaba en Nación Fideicomisos y conoció el vínculo de Leonardo Fariña con Lázaro Báez. Qué sabe del relato del ex de Karina Jelinek. Cómo se orquestó la traición a Fariña por sus abogados defensores. Por qué lo quisieron callar.

Casal había hablado anteriormente con el sitio Mendoza Post y, casi de casualidad, tras un comentario en redes sociales de un troll K que insultaba a este periodista, empezó la charla. Así surgió esta entrevista relevante, en un momento clave del juicio por la ruta del dinero K. Habla Matías Casal, el hombre que lo vio todo.

-¿Qué significó la ruta del dinero K?

-La primera causa mediática de corrupción y que posibilitó que, años después, ganara el macrismo. Se evidenciaron un montón de hechos gracias al periodismo de investigación. Lleva mucho tiempo y mostró bajezas políticas del gobierno kirchnerismo. En lo personal esa causa me marcó la vida.

-¿Por qué le marcó la vida?

-Fui un testigo indiscreto porque utilizaron el nombre de mi sociedad y mis contactos para realizar tres maniobras de presunto lavado. Usaron una sociedad que estaba con mi nombre en la IGJ pero que no estaba de alta en la AFIP a mis espaldas. Cuando nadie conocía la existencia de Leonardo Fariña y esas operaciones, estuve yo. Mi vida fue un caos a partir de ahí. Era abogado senior en Nación Fideicomisos cuando una agrupación político La Cámpora empieza a copar la gerencia y todos los cargos de mayor remuneración de ese ente autárquico del Banco Nación. Esa sociedad vinculada al Banco manejaba gran cantidad de activos. En ese contexto, mientras los trabajadores sufrían atropellos, surge el escándalo de la ruta del dinero K y fui señalado como el cerebro de la operación.

Casal y cómo fue un testigo indiscreto

-¿Qué dijeron?

-Tuve que dar explicaciones hasta el día de hoy. Pasaron diez años y seguimos con la misma historia.

-Lázaro Báez dice que Fariña fue guionado, no hubo delitos y que la ruta del dinero K no existe ¿cuál es la historia real?

-Fariña no fue guionado. Él armó junto con otras personas el fideicomiso de Austral Construcciones con lo cual de obra pública, él sabía desde que era chico. Me llamaba la atención que se fugaban divisas en dólares mientras que se pedían préstamos en pesos a Nación Fideicomisos para atender una situación financiera de la empresa insignia de Báez.

Casal y por qué Fariña no fue guionado

-¿La Ruta entonces existió? Habló de tres tipos de operaciones…

-Me las achacaron a mí por la intervención de Maximiliano Goff Dávila que utilizaba Marlin Group SRL para mantenerse en las sombras que era una sociedad mía. Esas tres operaciones consistían en la compra de un campo en Mendoza, la estancia El Carrizalejo, el campo El Entrevero y unas cooperativas de crédito que necesitaban para tener en su circuito financiero. A mí me dejaron de lado desde el primer momento. Ellos viajan al sur para entrevistarse con el señor Báez en el contexto de comprar Telecom que habíamos hecho una oferta de compra con capitales propios a través de una empresa llamada Geneviese Financial Corporation y así lo conozco a Fariña. A Goff le encomiendo, que se estaba quedando sin trabajo, viajar al sur con Fariña. Ahí viajan conocen a Báez y hace un informe negativo para comprar Telecom.

Báez a un paso de Telecom

-¿O sea que Báez quería comprar Telecom?

-No. Báez era desconocido una especie de Yabrán del sur antes de que le saquen la foto. A nosotros nos servía contar con la veña del gobierno. No se sabía todo lo que sabemos hoy. Con el diario del lunes, nadie se hubiese querido acercar a Báez. Pero en ese momento, nos parecía, entre tantas oportunidades que habíamos buscado, que era una buena idea. Queríamos llegar a alguien cercano a Néstor Kirchner. Para nosotros era un sueño adquirir Telecom. No teníamos una mirada política ni sabíamos lo de Santa Cruz. No nos parecía que estaba mal. No teníamos dinero para hacer viajes, no teníamos la plata “operativa” y necesitábamos una inyección de un empresario como Báez. No llegamos a hacerlo. Goff hizo un informe negativo y no me atendió más el teléfono. Después demandé a Fariña por utilizar indebidamente el nombre de mi sociedad. Hasta que se arrepentió. Ahí cambió todo. Ahí ingresé en el programa de Testigos Protegidos.

Matías Casal y la Ruta del dinero K

-¿Qué le pasó?

Empecé a recibir amenazas graves. El gobierno dispone que ingrese a ese Programa. Fariña se arrepiente y tomé la decisión de dejar de demandar a Fariña. Firmamos un acuerdo en el juzgado. Toda esa operación que hicieron a mis espaldas generó los tres hechos de lavado. Era mucha plata. No sabía dónde estaba parado y me fui enterando gracias al aporte de Maximiliano Acosta que es el primer denunciante en Uruguay, cuando lo dejan de lado, no le decían nada de los fondos. Fue todo muy difícil de denunciar durante el kirchnerismo. Las denuncias entre el 2013 y 2015 la situación era con mucho miedo.

-¿Qué más le sucedió en esos años?    

-Amenazas, gente en moto que me seguía al salir de trabajo de Fideicomiso. Motos sin patentes que me gritaban: “Casal devolvé la guita”. Dos tipos que se vestían parecido que me seguían a todos lados, cuando iba al colegio, permanentemente. En otra situación muy extraña, 2 de marzo del 2016, acuchillan a un hijo mío, eso sucedió en la puerta de Arnet Telecom. Pedí las cámaras y no quería ser paranoico. Pero eso pasó. El día después de la citación a Fariña y al hermano de Goff. Venía de episodios anteriores en los que me habían roto la camioneta y me señalan en el espejo: “Mata cuatro”. Tengo cuatro hijos. Además me ponen: “Ojo con declarar”. Se inició otra causa por esas amenazas. Me pusieron custodia. Estaba muy presionado. Me sentía coaccionado y con mucho miedo. Sabía realmente que había habido lavado y juga de divisas. Nadie había denunciado, por lo menos, operación sospechosa.

-Usted no está implicado en la causa pero su nombre aparece y le provocó dolores de cabeza ¿cómo soportó? ¿De dónde venía la plata?

-Hay varias versiones. Era demasiado dinero. Báez pedía un préstamo y hay que determinar de dónde provenía su patrimonio. Todos decían que era plata del kirchnerismo. Eso se presume. Se sabe que de Báez no era. No puede surgir de su giro comercial como tampoco la cantidad de bienes ni de campos. Fariña decía que era dinero de la familia Kirchner o de ellos. De hecho, fíjate cómo reaccionaron luego de mi denuncia, el director de Nación Fideicomisos. Traté de no implicar a nadie por mi trabajo pero aparecía una sociedad que había fugado plata…

-¿Lo echaron de Nación Fideicomisos?

-Fue particular. Para que no se anticipe el escándalo. Me congelaron. Me sacaron las causas los mismos personajes de la Cámpora. No sabían nada de nada. Había que enseñarles lo que era un fideicomiso. No habían ejercido la profesión. No había perdido un solo caso. Ellos presionaban para que te vayas. El 14 de abril del 2013 fue el primer programa de Lanata en PPT que saca a la luz la cámara con Fariña y Elaskar, tres días después me estaba llamando una periodista diciendo que había tenido un papel preponderante en la causa. Estaba presionado y tenía que ir a explicar a la prensa a explicar que no me había quedado con un peso. Gracias a Dios había mandado una carta documento alertando la situación a Goff Dávila. Por eso no estoy implicado.

-Menciona a Fariña que no fue guionado, ¿Cómo explica que los abogados de Báez hayan sido los de Fariña y destruyeron su historia en televisión?

-La historia no la destruyeron. Lo intentaron. Si fuese sido así hubiese perdido los beneficios de imputado colaborador. Sé que no está coacheado con lo cual todas las operaciones mediáticas y judiciales que se relacionan con Fariña no son veraces. Él de Administración Pública sabía por eso llevó adelante el Fideicomiso de una empresa constructora. Tenía un conocimiento previo. Sabía de concesiones y construcción. Los abogados en su momento de Fariña, como no sabía de dónde venía y por qué estaba metido en este lío, averigüé que la abogada de Fariña compartía estudio con un tal Bindi. Me decían que ese Bindi era perteneciente a servicios deinlitengia, que era inorgánico y que no se dedicaba exclusivamente a la abogacía. En mis entrevistas como testigo protegido lo manifesté. Luego surgió todo que estaban defendiendo a Lázaro Báez contrariando los intereses de Fariña en ese entonces. Esa trama no se sabía en aquel momento. Te aseguro que nadie lo guionó. Es imposible coachear a Fariña.

¿Cómo es su vida en medio de la cuarentena mientras escucha que todo era un relato?

-Me da mucha bronca. Faltan a la verdad. Tienen sus intereses esos medios pero no es así. Hay un odio que se generó en la grieta que no le hace bien a nadie. Pero fue tan grosero lo que sucedió en los 12 años del kirchnerismo no sólo por el dinero robado sino por el nepotismo. Esa manera en el que si pensas distinto, sos un enemigo. Me indigna. Estoy divorciado, sin mi familia ni trabajo. Estoy loco al escuchar eso. Quiero que me devuelvan mi trabajo. En la gestión de Macri, en vez de indagar sobre esto, un 29 de diciembre del 2015, vinieron con un escribano a echarme. Eso me dio más bronca.

-¿Cómo termina la película?

-Es un momento especial. Espero que bien. No hay república hoy. El poder judicial y el Congreso funcionan a medias. La ruta del dinero K entiendo que con las pruebas que hay, claramente, los que están procesados, los más importantes, serán condenados. No le veo otra salida jurídica. Si me preguntas sobre Cristina, mi percepción, no sé si sólo fue el excedente de obra pública y si tenía conocimiento de todo esto. Pero sino sabía hizo oídos sordos o la mejicanearon. Es raro con lo detallista que es. Además fíjate su actitud posterior. No vi que ella se haya puesto firme si la mejicanearon. No denunció nada. Fue lo contrario. De defensa sistemática y negación absoluta. Eso no ayuda.

-¿Qué le diría a los protagonistas de esta historia?

-A Lázaro Báez no tengo nada que reclamarle pero sí decirle que sus actitudes han generado un sinnúmero de problemas a un montón de gente que no tenía nada que ver. En el afán de tapar sus tropelías jorobaron la vida a mucha gente. Involucraron a gente que no teníamos nada que ver en sus hechos de corrupción. Nunca tendría que haber aparecido mi nombre en una noticia. Publicaron cosas que me perjudicaron bastante. El abogado vive de su nombre. Nadie quiere tener a una persona con problemas en una estructura legal. Las veces que quise conseguir trabajo, esto me generó un lío. Hasta el día de hoy salen artículos como si hubiese estado metido ahí adentro. Es espantoso. Los que están a mí alrededor saben que no tengo un mango. Quiero que esta causa se haga justicia. Cada vez que me quiero salir de este tema, el tema vuelve a atraparme.

-¿Existió realmente la plata enterrada? ¿La magnitud del dinero fue un PBI?

-No lo puedo cuantificar. Pero sí era una grosería. Circulaban muchas historias. Lo que yo vi, se sabía que podía ser así. Fijate las declaraciones de Víctor Manzaranes que era el contador de Los Kirchner o lo de Pérez Gadín que se queda El Entrevero. Las pruebas son contundentes. No sé si es un PBI pero que es una millonaria que no es costó a todos nosotros. Pero lo peor de todo es el odio que se armó para justificar ese robo.  

-¿Cómo está hoy?

-Me quisieron hacer pasar por loco en Nación Fideicomiso. Ricardo Echegaray quiso responsabilizar sólo a Fariña por el campo de Mendoza y le armó la causa en La Plata. Esa causa volvió a incorporarse en la Ruta del Dinero K. Las cooperativas sólo están mencionadas pero no hubo un avance para determinar qué paso. Se investiga de a poco. Esto lo denuncié el 19 de abril del 2013 y nadie me llamó por eso. Puse la documentación original de la compra del Entrevero. Nadie pidió un oficio. A veces te sentís Don Quijote y que nada tiene sentido. Perdí mi vida y mi profesión. Perdí mi profesión por una causa que siento que no sirvió para nada. Que perdí el tiempo. Por un sector sos facho, un gorila y para los otros son un tipo complicado.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

1 thought on “Ruta del dinero K. Habla el testigo que lo vio todo: “Queríamos el apoyo de Báez para comprar Telecom”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *