mar. Jul 7th, 2020

Hija del subcomisario chaqueño que murió por Covid-19 tras visita de funcionaria nacional: “La muerte de mi papá se pudo haber evitado”

La familia apunta contra la funcionaria nacional Magdalena Odarda y las autoridades provinciales por aabandono de persona.

María Eugenia Pogonza no puede creer lo que pasó con su padre. El subcomisario René Pogonza tenía 47 años, 25 los había dedicado a la policía chaqueña. Dos meses atrás lo habían trasladado de Roque Sáenz Peña a El Sauzalito, un paraje en el Impenetrable Chaqueño. Su misión era custodiar a Magdalena Odarda, presidenta del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI).

Según la familia y las denuncias presentadas en la justicia chaqueña, la funcionaria viajó al Chaco sabiendo que estaba infectada. El gobierno local niega que Pogonza haya sido su custodia personal. En el paraje, alejado de la civilización no existía el virus antes de la llegada de la comitiva nacional producto de los problemas con la Guardia Washek. Ahora, aseguran que hay 14 infectados, diez de ellos, olicías.

René era padre de 3 hijos. María Eugenia vivía con su padre pero, por la cuarentena, se quedó en la casa de otro familiar. El subcomisario estaba viviendo los últimos meses dentro de la fuerza. Le quedaban tres años para jubilarse. Hay dos denuncias presentadas en la justicia. Una de ellas la firmaron los diputados provinciales como Livio Gutiérrez que accedió PeriodismoyPunto.

El entierro del fallecido policía emocionó y enlutó a los uniformados que están indignados con el manejo de Jorge Capitanich que los responsabilizó por la ola de contagios.

Entierro del subcomisario víctima de Covid19

“Una semana después de la visita de la funcionaria, mi papá se enferma, empieza con síntomas de gripe. Hablaba con él y se le notaba los problemas respiratorios, le costaba hablar” explica a este cronista su hija.

“Pedimos justicia. Ellos fueron responsables. Se pudo haber evitado porque mi papá avisó los síntomas y pidió hacerse el hisopado el lunes y tardaron dos días más. Cuando lo fueron a buscar al hotel donde se había aislado estaba agonizando” explica.

Los compañeros del subcomisario tuvieron que romper la ventana de la habitación para sacarlo. Estaba inconsciente. Agonizaba. Lo trasladaron al hospital de Juan José Castelli donde terminó falleciendo.

“Es todo muy triste. Se pudo haber evitado” concluye su hija que aguarda una decisión judicial inminente.

Alberto Fernández no dijo nada al respecto. Su sed de justicia lo llevó a escrachar a un automovilista de las tablas de surf o al violento vecino de Vicente López que golpeó a un portero al comenzar la cuarentena. Con los irresponsables funcionarios, nadie dice nada.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *