mar. Jul 7th, 2020

Exclusivo. La interna del Super Mario Bros, el grupo de espías que desató la causa de Lomas de Zamora

PeriodismoyPunto repasa quiénes son, cómo operaban y las disputas entre los agentes implicados en la causa por supuesto espionaje ilegal del gobierno de Mauricio Macri.

A partir la declaración del narcotraficante Sergio “Verdura” Rodríguez, quien dijo a principios de marzo haber sido reclutado por el agente de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Facundo Melo para darle un susto a un funcionario del gobierno de Cambiemos en julio de 2018, en la justicia de Lomas de Zamora se desató una investigación cuyos alcances resultan inimaginables. Desde entonces, ex espías desfilan por los tribunales y la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia para dar su versión sobre supuestas tareas de inteligencia ilegal sobre políticos, sindicalistas y periodistas sucedidas durante la era Macri. Se trata de los ex integrantes del grupo “Super Mario Bros”.

Hasta el momento, pasaron por la Bicameral que preside el ultra K Leopoldo Moreau los ex agentes Facundo Melo, Leandro Araque, Jorge “El Turco” Sáez y Mercedes “Mechi” Funes. Además de apuntar en mayor o menor medida contra la cúpula de la AFI, todos coincidieron en señalar como responsable directo a Alan Ruiz. Se trata del ex espía que fue detenido el último sábado, en el marco de una causa por presunto espionaje ilegal a la vicepresidenta Cristina Kirchner y el Instituto Patria. Según ellos, Ruiz era director de Operaciones Especiales y reportaba directamente a la ex subdirectora general Silvia Majdalani. Sin embargo, -como reveló PeriodismoyPuntoesa dirección nunca existió. Al menos oficialmente.

Foto: Alan Ruiz, ex jefe del grupo “Super Mario Bros”.

Al ser indagado este lunes por la Justicia, Ruiz dijo mantener una “enemistad manifiesta” con Melo, Araque y Sáez y los acusó de trabajar “por afuera de la Agencia” y estar “en cuestiones turbias”. Como contó PeriodismoyPunto, Melo no sólo fue acusado por “Verdura” de haberlo contratado sino también de querer “trabajar” con él y tener un bunker de venta de drogas. Éste no es el único dato que el kirchnerismo y su aparato mediático pasó por alto para direccionar la causa en contra del trío Macri-Arribas-Majdalani. Por eso, resulta importante volver a foja cero y empezar a ubicar a los “Super Mario Bros” dentro del tablero del organismo de inteligencia nacional.

Se trata de un equipo de agentes que funcionó bajo la órbita de la Dirección de Contrainteligencia, a cargo de Diego Dalmau Pereyra primero y Martín Miguel Coste después, que estaba compuesto por siete policías de la ex Policía Metropolitana (Jorge “El Turco” Sáez, Leandro Araque, Mercedes “Mechi” Funes Silva, Guillermo Matta, Jorge Flores, Javier Bustos y Jonatan Nievas), siete agentes de inteligencia (Martín Terra, Alan Ruiz, Andrea Fermani, Facundo Melo, Daiana “Bucky” Baldasarre, Emiliano Matta y Denise Tenorio) y una empleada administrativa (Belén Sáez, hija de Jorge), que operaba desde una base que la AFI tenía en el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF), en Villa Martelli.

Foto: ingreso base CITEDEF

El primero en ingresar a la Agencia fue Sáez, quien llegó de la mano de Dalmau Pereyra, de quien había sido alumno en la Escuela Nacional de Inteligencia (ENI). Hasta entonces, “El Turco”, que registra un paso previo por el Servicio Penitenciario, venía desempeñándose como inspector en la Policía Metropolitana. A pedido suyo, luego, desembarcaron otro inspector de la fuerza policial porteña, el inspector Leandro Araque, y el abogado Facundo Melo. Araque, a su vez, hizo ingresar a Mercedes “Mechi” Funes Silva. A esa facción se sumaron el espía Emiliano Matta, hermano del policía Guillermo Matta -con paso “en comisión” por la AFI-; el policía Mariano Flores; Daiana “Bucky” Baldasarre, ahijada de Sáez; y Belén Sáez, hija de Jorge.

Foto: Diego Dalmau Pereyra, ex director de Contrainteligencia.

También estaban el chef Martín Terra, quien fue contratado por ser amigo del ex señor 5 Gustavo Arribas; Andrea Fermani, quien se desempeñaba como secretaria privada de Dalmau Pereyra y, tras el pase de éste a la delegación de la Agencia en Chile, pasó a realizar tareas de analista; Denise Aya Teseiro, que hacía trabajo administrativo; y los policías porteños Javier Bustos y Jonatan Nievas, que tuvieron un paso “en comisión” de un año -entre octubre de 2018 y noviembre de 2019- a pedido de quien se convertiría a partir de mediados de 2018 en el coordinador del grupo: Alan Ruiz. Su empoderamiento coincidió con la mudanza de Dalmau Pereyra, quien se apoyaba en la banda de Sáez.

Obviamente, esto tensionó la dinámica del grupo. Según pudo saber PeriodismoyPunto, Ruiz, que venía de ocupar la coordinación del Programa de Búsqueda de Prófugos del Ministerio de Seguridad de la Nación, empezó a recortarle privilegios a la facción que lideraban Sáez y Araque. “Les exigió resultados, información ‘posta’. No información proveniente de policías, porque la idea era tener algo diferente. Les sacó los autos. Dejó de alquilar la cueva que tenían en Mataderos, que era un departamento del hermano de ‘Mechi’. Después echó a la hija de Sáez y al yerno, que habían sido metidos por ‘El Turco’”, confió bajo estricto off the record a este portal uno de los ex integrantes de los Súper Mario Bros.

Esto fue para la banda de Sáez y Araque una declaración de guerra, que terminó con ellos fuera del grupo -en otra área de la AFI- y el despido de Melo el 1° de junio de 2019. En enero, Sáez y Melo habían ido de vacaciones a Estados Unidos junto a sus familias. Habría sido la gota que rebalsó el vaso de Ruiz, conocido en el Ministerio de Seguridad por su rigurosidad y malos tratos. El agente había sufrido previamente una operación por parte del grupo de Sáez, que apuntó a implicarlo en un supuesto espionaje al vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli con el objetivo de conseguir su apartamiento. ¿En qué consistió? Enviar a Emiliano Matta a seguir al funcionario, para luego armar un dossier y presentárselo como prueba.

Foto: seguimiento a Diego Santilli (Gentiliza: Revista Noticias).

La operación falló. Según relató el propio Sáez ante la Bicameral, Melo -a través de Llermanos- consiguió reunirse con Santilli para “ponerlo pillo”. Al encuentro habría concurrido con el informe, que incluía a los supuestos responsables del espionaje. “‘Pero (esto) hablalo con Macri’ le dijo Facundo, ‘No lo vas a hablar con Silvia (Majdalani), porque nos va a romper el culo en mil pedazos’. ‘No, no. Quedate tranquilo”. A la semana lo llama Alan Ruiz y ahí se pudrió todo”, recordó Sáez ante los legisladores. Un dato de color: las fotos de los supuestos acusados habrían sido tomadas por la banda durante una fiesta de fin de año que celebraron los agentes en Mailo.ba, el restaurante que el actor Nicolás Francella tiene en Nordelta.

Foto: Mailo.ba, el restaurante de Nicolás Francella.

El segundo vuelto le llegó a Ruiz el 16 de agosto de 2019, cuando Melo se presentó en Comodoro Py para denunciar que su superior le pidió hacer un seguimiento del sindicalista Pablo Moyano. Algo a lo que -dijo ante la Bicameral de Inteligencia el 16 de junio- se habría negado por su amistad con el abogado Daniel Llermanos.

Fuentes macristas aseguraron a PeriodismoyPunto que esa relación tendría un precio: diez mil dólares, a cambio de presentar la denuncia. Cabe recordar que, en paralelo a sus tareas en la AFI, Melo patrocinaba al barrabrava de Independiente Damián Lagaronne, preso desde el 30 de noviembre de 2017 por la causa por asociación ilícita que salpica a Moyano. Dejó su defensa en 2018, momento en que Lagaronne -ya defendido por el ex jefe del Servicio Penitenciario Víctor Hortel- amagó con denunciar a la fiscalía por presiones para que direccionara su declaración contra el dirigente camionero a cambio de recibir el beneficio de la prisión domiciliaria. Finalmente, no lo hizo. Fue a fondo contra el hijo de Hugo Moyano.

Foto: Facundo Melo, abogado y ex agente de la AFI.

Toda esta sucesión no fue gratuita para los “Super Mario Bros”, que pasaron de tomar café en cápsulas a mates amargos en la base de Villa Martelli. Sobre las tareas que realizaban, PeriodismoyPunto pudo reconstruir que -al menos en el último tiempo- los informes “se hacían de fuentes abiertas (medios de comunicación, redes sociales, etc.)” y que los trabajos de calle -antes de ponerse en marcha- pasaban siempre por el filtro de la Dirección de Asuntos Jurídicos de la AFI, a cargo de Juan Sebastián “El Enano” De Stéfano, hombre cercano al ex presidente de Boca Juniors Daniel “El Tano” Angelici.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

3 thoughts on “Exclusivo. La interna del Super Mario Bros, el grupo de espías que desató la causa de Lomas de Zamora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *