Mar. Nov 24th, 2020

Exclusivo. Con los puntos de sutura por una operación y sin poder bañarse, así atraviesa su detención el ex espía Alan Ruiz

Se encuentra alojado en la alcaldía de la PSA desde el último sábado, a pesar de haber cumplido con los requerimientos de la Justicia y estar recién operado. Su entorno sospecha que buscan «quebrarlo».

Operado de vesícula y con los puntos de sutura aún colocados, el ex espía Alan Ruiz atraviesa el posoperatorio preso en la alcaldía que la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) tiene en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Allí se encuentra desde el último sábado, cuando inesperadamente la fiscal Cecilia Incardona pidió su detención a los efectos de que preste declaración en un expediente paralelo a la causa «Verdura».

Se trata de la causa que investiga supuestos actos de espionaje ilegal sobre el Instituto Patria y el domicilio porteño de Cristina Kirchner, impulsada por la intervención de la AFI y cuyo trámite está a cargo del juzgado federal Nº 2 de Lomas de Zamora.

Ruiz está acusado de violar la Ley de Inteligencia y falsedad ideológica. Sin embargo, su detención resulta llamativa por dos motivos: al momento de concretarse, no estaba notificado de la causa; y la medida cumplió con su objetivo. El ex espía declaró a las 48 horas.

En virtud de ello, el abogado Leandro Emsani presentó un pedido de excarcelación que fue rechazado por el juez federal Juan Pablo Auge. El defensor apeló el fallo y, ayer, presentó un nuevo escrito insistiendo por el otorgamiento de la prisión domiciliaria a Ruiz. Escenario que había planteado como opción, en caso de que la excarcelación no prosperara. Emsani esgrime cuestiones «humanitarias» para sostener la petición.

En el escrito -al que PeriodismoyPunto pudo acceder-, el abogado recuerda que Ruiz, operado de vesícula el pasado 9 de junio, «aún continúa con los puntos» de la intervención y desde el momento de su detención «no tuvo oportunidad de higienizarse debidamente, en virtud de no contar el establecimiento donde se encuentra alojado, con la infraestructura correspondiente».

En este sentido, Emsani señala también que el Servicio Penitenciario Federal (SPF) puso en conocimiento al juez sobre «la situación de emergencia actual respecto al ingreso de detenidos» por una «limitada capacidad de alojamiento» y el riesgo de contagio de COVID-19 entre internos. Algo que, teniendo en cuenta «el delicado estado de salud» de Ruiz, podría resultarle «letal».

En exclusiva, PeriodismoyPunto tuvo acceso a la epicrisis de Ruiz. En ella se deja constancia que el ex espía ingresó al Sanatorio del Oeste, de Merlo, el 9 de julio por un cuadro de «abdomen agudo». Allí se le practicó una colecistectomía laparoscópica y una hernioplastía umbilical, por una «colecistitis aguda» y una «hernia umbilical». Dejó el nosocomio el 10 de junio, con una prescripción de 21 días de licencia.

Curiosamente, en la causa «Verdura», donde se le imputa un delito mucho más grave -ser parte de una asociación ilícita- el juzgado federal Nº 1 de Lomas de Zamora le concedió la exención de prisión. En ese expediente, también interviene la fiscal Incardona. En su entorno creen que buscan «quebrarlo». El posible despido de su esposa, quien trabaja en el Municipio de Morón, parece ir en ese mismo sentido.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

3 thoughts on “Exclusivo. Con los puntos de sutura por una operación y sin poder bañarse, así atraviesa su detención el ex espía Alan Ruiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *