mar. Jul 7th, 2020

¿Ahora te acordás de los chicos, Mamerto Fernández?

Para evitarse una posible tragedia, el Presidente terminó sacrificando las cabezas del futuro de un país.

Pasaron 75 días desde que el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por Alberto Fernández para combatir el avance del coronavirus entró en vigencia. Durante los primeros 63, los niños que habitan el AMBA -epicentro de la pandemia- debieron permanecer encerrados.

Fue el 15 de mayo, recién, cuando en la ciudad de Buenos Aires empezaron a poder salir a pasear durante una hora los días sábado o domingo. Nunca los dos. Un lujo en comparación a la situación de los niños de la Provincia, donde el gobernador Axel Kicillof apenas los autorizó a ir a los mercados.

Para entonces, la salud mental de muchos niños que debieron atravesar la “nueva normalidad” impuesta por el virus y el Gobierno ya se había visto afectada. Miedo, angustia, estrés, ansiedad, depresión, irritabilidad y falta de concentración fueron algunos de los síntomas desatados por el encierro.

Desde lo personal, podría decir que mi hijo -afortunadamente- la viene sacando barata. Si bien está “intenso”, como la mayoría de las personas que navegamos las aguas del confinamiento, apenas en los últimos días empezó a sufrir de bruxismo. Tiene 2 años y medio, ¿un poco chico para eso, no?

Según la ONG Save The Children, el impacto del aislamiento en niños puede generar “desórdenes psicológicos permanentes”. UNICEF, en tanto, califica a los niños como “víctimas ocultas del coronavirus”. Alberto Fernández recibió a la agencia de la ONU el 22 de abril. Día 37 de la cuarentena.

En ese momento, los únicos que tenían el paseo garantizado eran los perros. Entonces planteé la idea de que ellos tenían más derechos, ya que mientras los niños tenían la salida prohibida lo suyo ya era un derecho adquirido. Independientemente de si sus paseadores eran población de riesgo o no.

Como dije al principio, hoy se cumplen 75 días desde que el aislamiento social, preventivo y obligatorio entró en vigencia.

Hoy, el presidente Alberto Fernández recibió al jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y a un grupo de referentes de Salud e Infancia en la Quinta de Olivos para analizar medidas de “oxigenación” para los niños. Recién hoy. ¿Parece joda, no?

Al llegar el coronavirus, la primera medida que tomó el Presidente fue pedirle a las personas mayores de 60 años “que se queden en casa” y suspender las clases, porque los menores “son portadores y terminan contagiando a los adultos”. Después, terminó confinándolos.

Para él, no se me ocurre otro adjetivo que “mamerto”. Para evitarse una posible tragedia, terminó sacrificando las cabezas del futuro de un país.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

1 thought on “¿Ahora te acordás de los chicos, Mamerto Fernández?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *