Jue. Sep 23rd, 2021

Exclusivo. El trasfondo detrás de la denuncia por espionaje ilegal contra la AFI macrista

PyP repasa la denuncia presentada por la ex fiscal Caamaño. Casualidades, causalidades, temores y enojos detrás de la presentación.

La interventora de la AFI, Cristina Caamaño, presentó ayer una denuncia penal ante la justicia federal por producción de inteligencia ilegal durante el gobierno anterior y apuntó contra el ex presidente Mauricio Macri y los ex jefes de «la Casa»: Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.

Según la ex fiscal, la Agencia realizó espionaje desde una computadora del organismo sobre correos electrónicos de 80 personas. Entre otras, el dipu-espía K Rodolfo Tailhade, el periodista Luis Majul, la ex jefa de la Oficina Anticorrupción Laura Alonso y el ex diputado Nicolás Massot.

También aparecen el diputado radical Mario Negri, el filósofo K Ricardo Forster, la ex abogada de Milagro Sala y actual ministra Elizabeth Gómez Alcorta (Mujeres, Géneros e Igualdad), el gobernador Omar Perotti (Santa Fe) y el referente del Movimiento Evita Fernando «Chino» Navarro.

La información fue recuperada de un disco rígido, que había sido borrado, pero cuyo contenido pudo ser restablecido por un error en el proceso.

Fuentes macristas consultadas por Periodismo y Punto se manifestaron «sorprendidas» por la presentación, a la que no dudaron de calificar como «un disparate» con el que «buscan que todos los del gobierno anterior subamos la escalera de tribunales, empezando por Mauricio Macri».

Por la cuarentena, la denuncia llegó a Comodoro Py vía mail. Y tras el sorteo de rigor, recayó en el juzgado federal N° 8, a cargo de Marcelo Martínez De Giorgi y el fiscal Jorge Di Lello, quienes deberán definir si hacen lugar al pedido de Caamaño para que se indague a Macri, Arribas y Majdalani.

Según pudo saber este portal, los ex jefes de la inteligencia M estuvieron en contacto durante las últimas horas y quieren hacer su descargo «lo antes posible». «Iré a defender mi trabajo y mi apellido con la cabeza en alto», le anticipó a sus íntimos Majdalani. La ex «Señora 8» aún no tiene abogado.

La interventora Caamaño también solicitó las indagatorias de dos espías que habrían tenido relación directa con el móvil de la denuncia y de Darío Alberto Biorci, un ex cuñado de Majdalani que fue parte de la planta política del organismo durante el paso de «la Turca» por la Subdirección.

El temor a un vuelto

Luis Majul, uno de los supuestos espiados por la AFI macrista, planteó sus dudas respecto a la veracidad de la denuncia y advirtió en LN+ que podría tratarse de «una venganza por poner al aire escuchas, que en mi caso eran legales, pero que eran de interés público se les va a ver el hilo al títere». ¿A qué se refiere el periodista? A que «hay tanto acceso que va a tener a la causa que se va a ver el contenido de los mails». ¿Más clarito? Majul teme que, como un vuelto por difundir las escuchas a Cristina Kirchner en el pasado, ésta causa sirva de excusa para ventilar su correspondencia.

¿Casualidad o causalidad?

Curiosamente, la denuncia contra la gestión anterior aparece una semana después de que un ex funcionario M con pasado de director en la AFI de Oscar Parrilli se presentara ante la Bicameral de Seguimiento de los Organismos de Inteligencia con graves acusaciones contra la AFI macrista.

Se trata de José Luis Vila, quien fue director de Exterior de la Agencia con el hoy senador por Neuquén y que, con el cambio de gobierno, se recicló como subsecretario de Asuntos Internacionales del Ministerio de Defensa con el apoyo del histórico operador radical Enrique «Coti» Nosiglia.

Originalmente, «el Coti» tenía pensado otro destino para Vila: la subdirección de la Agencia, cargo que recayó en Majdalani. Por eso hace ruido su presentación ante la comisión que preside Leopoldo Moreau, asegurando que espías -en alianza con narcos- intentaron atentar contra él.

El episodio se produjo en julio de 2018, cuando, por un llamado al 911, la policía halló -en un edificio ubicado en Callao al 1200, donde Vila ya no vivía- un dispositivo explosivo que se encontraba dentro de una caja junto a un cartel, armado con pedazos de diario, que decía «José Luis Vila ladrón».

En su momento, Vila deslizó la posibilidad de que la AFI estuviera detrás del frustrado atentado. Aunque tiempo después se desdijo. Según pudo saber PyP, en el macrismo siempre creyeron que se trató de un autoatentado para desestabilizar a la conducción de la AFI. La misma a la que quería llegar.

PV: Pocino Vuelve

Otro punto oscuro en torno al ¿arrepentido? Vila es su cercanía a Fernando Pocino, ex director de Reunión Interior de la AFI sospechado de liderar un sistema de espionaje ilegal durante el segundo mandato de Cristina Kirchner junto al ex jefe del Ejército César Milani.

A Pocino lo conoce desde los lejanos años 80, cuando su militancia en la Juventud Radical para el sector de Nosiglia los depositó en la ex SIDE. Y hay quienes sospechan que durante su paso por el macrismo, Vila cobijó desde el Estado a la estructura de «buches» y operadores que le responden.

Hoy, la figura Pocino -que como Vila debió dejar la AFI con el cambio de gobierno de 2015- habría recobrado importancia dentro de «la Casa» a partir de su cercanía a una íntima de la ex fiscal Caamaño: Nilda Garré, ex ministra de Seguridad K y actual funcionaria del Ministerio de Defensa.

El dato resulta llamativo, teniendo en cuenta toda esta secuencia de ¿casualidades?. Sobre todo, en virtud de que muchos de los personajes que habrían trabajado para el dúo Pocino-Vila han sabido infiltrarse y «jugar» en las causas judiciales más resonantes de los últimos años. ¿Otro Puf?

El enojo de la interventora

Horas antes de esta publicación, quien escribe posteó en Instagram una breve reflexión sobre la denuncia contra Macri, Arribas y Majdalani en el mismo sentido de esta nota. La misma estaba acompañada por un video que recordaba una participación televisiva por una investigación sobre espionaje ilegal a periodistas K durante el macrismo, en la que advertía sobre la presencia de Vila dentro de la estructura del gobierno de Cambiemos y planteaba lo llamativo de la sucesión actual de denuncias. Como la mencionaba, fue «arrobada» en la red social Cristina Caamaño.

Si bien para quienes conocen el uso y la dinámica de las redes se trata de una mecánica habitual, para la interventora de la AFI no. Muy por el contrario, ésto desató su enojo. El cual manifestó a través de un mensaje privado a este periodista, en el que advirtió: «Te equivocás si pensás que podés usar mi Instagram para escribir tu opinión sobre mi trabajo. Sos un desubicado. Además, mezclás dos denuncias. De la cual, en una, no tengo nada que ver. Deberías informarte bien». Tras la respuesta de quien escribe, la ex fiscal optó por eliminarlo de su perfil y clavar el «visto».

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Exclusivo. El trasfondo detrás de la denuncia por espionaje ilegal contra la AFI macrista comentarios en «5»

  1. De qué se arrepiente Vila? De que le pusieron una bomba? Extraña forma de ver las cosas… Y entonces quién sería la víctima? Arribas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *