sáb. Jun 6th, 2020

Crónica del asesinato de Luis Espinoza, el crimen que conmociona a Tucumán

Un asesinato que puede provocar un cimbronazo político en Tucumán.

Tras una semana desaparecido, los perros de la policía de Tucumán lograron encontrar el cuerpo sin vida de Luis Espinoza que habían arrojado en la zona de Aldalgalá, Catamarca, a más de 100 kilómetros del lugar donde efectivos policiales de Tucumán lo interceptaron por “violar la cuarentena”.

El viernes 15 de mayo, la familia de Luis Espinoza (31) habló por última vez con él. Había salido con los caballos a buscar algo de comer para su familia junto a su hermano Juan Antonio. Oriundo de Simoca, al sur de la provincia de Tucumán, se dirigían hacia la zona este de la provincia, más cerca de Santiago del Estero.

Los hermanos Espinoza andaban a caballo cuando observaron una trifulca entre efectivos de policía tucumana, dependientes de la comisaría de Monteagudo, que disuadían a un grupo de personas que estaban realizando carreras de caballo clandestinas. Los policías estaban vestidos de civil. No está claro por qué se ensañaron con Espinoza que no estaba participando de las carreras pero lo tiraron al piso y, según su hermano, escuchó un tiro antes de desmayarse. Fue la última vez que lo vio. Hasta este viernes 22 de mayo en el que encontraron su cuerpo, sin vida, a más de 100 kilómetros de allí tirado en un acantilado a 150 metros de profundidad.

Luis Espinoza

Según la periodista Mariana Romero, quien relató los hechos minuto a minuto desde el momento de la desaparición de Espinoza, “en el operativo contra las carreras de caballo hubo una cantidad inusual de policías”. Aparentemente, la comisaría de Monteagudo -no sería la única- está acostumbrada a que se le deje una coima para realizar estas prácticas. No fue el caso. En una de las camionetas policiales, a nombre de una mujer policía, se encontraron rastros de sangre. Dos efectivos se quebraron ante la fiscal Mónica García De Targa. Los arrepentidos ofrecieron el lugar en el que habían tirado el cuerpo sin vida del joven tucumano. O sea, los 9 policías involucrados -más un civil detenido- asesinaron a una persona, la cargaron a la camioneta, recorrieron el sur de Tucumán de Este a Oeste con un cadáver en el baúl y lo tiraron a un acantilado catamarqueño en el que creyeron que jamás nadie lo encontraría. Un accionar similar al que realizó la policía de Río Negro cuando mataron a Sebastián Bordón a fines de los noventa. El hecho también remite al terrible asesinato de Paulina Lebbos.

En estos momentos hay 9 policías detenidos, entre ellos, el subcomisario Rubén Montenegro. Luis Espinoza era padre de seis niños. Perdió la vida con la excusa de la protección política por el coronavirus que implica la cuarentena.

En televisión, esa noche, un panelista decía que Alberto Fernández nos está cuidando a todos. El día anterior, el Presidente había almorzado con unon de sus gobernadores preferidos, Juan MAnzur. Pasó la noche en Tucumán.

Nadie le preguntó por el desaparecido Luis Espinoza.

Ya estaba muerto esperando ser encontrado…

3 thoughts on “Crónica del asesinato de Luis Espinoza, el crimen que conmociona a Tucumán

  1. Qué se puede esperar en un gobierno de mafiosos!
    Toda la fuerza para esa familia destruida, esos niños que quedaron sin su padre por la corrupción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *