Sáb. Sep 26th, 2020

¿Casualidad? Tras su polémico viaje a Punta del Este, Susana fue intimada a pagar los aportes de su chofer

Según trascendió, la diva de los teléfonos debe $ 3,6 millones al sindicato. «Tengo terror de que nos quieran convertir en Venezuela», había dicho luego de arribar a Uruguay en medio de la cuarentena. Hoy fue criticada por el presidente Alberto Fernández.

No son días fáciles para Susana Giménez. Tras protagonizar la polémica de la semana por viajar a Punta del Este, desde donde criticó al Gobierno nacional, en medio de la cuarentena por la pandemia de coronavirus, la diva de los teléfonos quedó envuelta en un nuevo escándalo.

Según publicó el sitio Mundo Gremial, Susana fue intimada por el Sindicato de Choferes Particulares para que salde con la entidad una deuda de $ 3,6 millones por los aportes patronales correspondientes a Marcelo Ahumada, su histórico chofer.

Supuestamente, el monto corresponde a que durante los últimos cinco años Giménez eludió la responsabilidad de retener y depositarle al sindicato el 4 por ciento del sueldo de Ahumada en concepto de aportes que corresponde por ley, de acuerdo al Convenio Colectivo de Trabajo de esa actividad.

Fuente: Mundo Gremial

Curiosamente, la carta documento fue cursada al domicilio porteño de Susana en el día de ayer, luego de que -desde Uruguay, adonde viajó el pasado 27 de mayo- la diva criticara la cuarentena y planteara su temor a que el Gobierno pudiera convertir al país «en Venezuela».

En declaraciones televisivas, Giménez afirmó que «la gente no puede estar encerrada 80 días» ya que a su entender «es ridículo». Y señaló: «Cuando vi a una señora hacer una fila desde las 4.30 de la mañana para comprar huevos, vi a Venezuela y tengo terror de que nos quieran convertir en eso».

Sus palabras no pasaron desapercibidas para el presidente Alberto Fernández, quien hoy -antes de que se conociera este nuevo escándalo- dijo en AM750: «Creo que Susana dice todas estas cosas para que no hablemos de por qué se fue en medio de la cuarentena».

Y agregó: «Al pobre Tinelli lo mataron porque se fue un día antes de la cuarentena». Ironías del destino, ayer el conductor de Showmatch había sido muy duro con la gestión de Mauricio Macri por la denuncia por espionaje ilegal que impulsó la AFI en su contra.

«Te escuchaban los teléfonos, te leían los mails, te apretaban con la AFIP», enumeró. Y luego se trenzó por Twitter con una ex funcionaria, exhibiendo pruebas de supuestos aprietes. ¿Qué pensará ahora que Susana fue intimada justo después de haber criticado al Gobierno que él defiende?

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *