vie. Jul 3rd, 2020

10 consejos para jugar con nuestros hijos en tiempos de encierro y coronavirus

Qué hacer con los niños y la cuarentena. Opinan los especialistas.

Hace más de 45 días que los niños argentinos están encerrados sin ir al colegio y sin poder ver a sus compañeros y amigos. En estos tiempos de coronavirus, temores y encierro, los pediatras no sólo son importantes para cuidar a nuestros hijos de las enfermedades sino también en su crecimiento y desarrollo. Son los médicos de cabecera de nuestros niños.

La coordinadora del Área Pediátrica de Emerger nos ofrece 10 consejos claves para mantener al niño activo y desarrollando sus capacidades cognitivas. En momentos en que el encierro y el aburrimiento, provocan que los chicos se diviertan, únicamente, con la play, la televisión, el celular y otros dispositivos electrónicos, los conocimientos de los expertos son fundamentales.

  1. Aprender coreografías sencillas: bailar es una actividad muy entretenida que contribuye al desarrollo de los niños. Favorece la circulación, fortalece los músculos, mejora la flexibilidad y es muy divertido.
  • Hacer teatro en casa: preparar con tus hijos una obra de teatro. Aprender los papeles y organizar vestuario y escenario mantendrá muy ocupados a los más pequeños, además de contribuir a su desarrollo emocional y creatividad.
  • Aprender a tocar un instrumento musical o cantar.
  • Hacer  gimnasia en casa: los niños necesitan moverse y gastar energías. No hace falta tener herramientas específicas, con algunas almohadas, mantas, colchonetas y un poco de fantasía se puede crear una sala para hacer ejercicio.
  • Hacer galletitas juntos: este tipo de actividades estimulan su creatividad, además de evitar que ese rato en el que se tiene que preparar la comida,  ellos lo pasen frente a una pantalla.
  • Construir una tienda de campaña: la habitación de  los niños puede transformarse en un escenario diferente para estimular su creatividad. Con mantas, almohadas y otros materiales que tengan en casa.
  • Hacer experimentos: con pocos materiales y utilizando ingredientes que tienes en casa pueden montar un laboratorio  y jugar a ser científicos.
  • Laboratorio de manualidades: existen miles de opciones, desde pintar mandalas hasta crear esculturas de papel maché, como  algo interesante para hacer cada día en la hora de manualidades en casa.
  • Escuchar audiolibros: A los niños les gustan los cuentos y los audiolibros son una buena opción para que pasen un rato más tranquilos sin necesidad de estar frente a una pantalla.
  • Retomar el valor del juguete y del juego. Recordar cómo jugábamos de niños y compartirlo con nuestros hijos.

El juego es sagrado. En los primeros años de la vida el sistema nervioso crece y se desarrolla como en ningún otro momento de la vida y presenta gran plasticidad neuronal. Por este motivo, resulta muy vulnerable a los factores externos nocivos, así́ como sensible a las intervenciones terapéuticas.

El equipo de expertos de Emerger nos recuerda que el juego es un mecanismo agradable y espontáneo que ayuda al niño/a a aprender habilidades sociales, motoras y a desarrollar el pensamiento cognitivo. Por eso la familia debe encontrar tiempo para jugar con sus niños.

El juego ayuda con ese desarrollo estimulando el cerebro a través de la formación de conexiones entre las células nerviosas. Este proceso, colabora a su vez, con el desarrollo de habilidades motoras finas (ser capaz de sostener un crayón) y gruesas (saltar o correr).

Jugar también ayuda a los niños a desarrollar el lenguaje y les permite aprender a comunicar emociones, a pensar, a ser creativos y a resolver problemas.

Jugar con los niños construye vínculos afectivos duraderos, permite a los padres apreciar la singularidad de cada niño, y también es un reductor de estrés para el exceso de trabajo. Reírse y relajarse es importante tanto para el bienestar de los niños como para el de los adultos.

Los niños aumentan sus habilidades de resolución de problemas a través de juegos como los rompecabezas y las adivinanzas. Al disfrazarse e imitar a otros niños o adultos, se estimulan varios tipos de aprendizaje, y pueden fortalecer sus habilidades lingüísticas y cognitivas.

El juego conecta a los niños con su imaginación, su entorno, su familia y el mundo.

El juego de padres e hijos abre las puertas para el intercambio de valores, aumenta la comunicación, permite momentos de enseñanza y ayuda en la resolución de problemas.

Aprovechemos el tiempo libre que nos ofrece la cuarentena para fortalecer los vínculos con nuestros hijos. Estaremos construyendo futuro.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *