Jue. Sep 23rd, 2021

Alberto, la doble vara sobre los trolls y la tentación autoritaria en tiempos de cuarentena

Mientras busca controlar la información que circula en las redes sociales y apunta contra la oposición que «trata de levantar a la gente» en medio de la pandemia, el Presidente valida con sus RT al jefe de los trolls K. La tentación autoritaria en tiempos de COVID-19.

El control de las redes sociales, territorio donde el macrismo ha sabido imponerse en los últimos años, se ha convertido en una obsesión para el presidente Alberto Fernández. No en vano, en los últimos días, el Gobierno lanzó una plataforma que permite denunciar con nombre y apellido a usuarios que brinden información alternativa a la oficial con la excusa de combatir la propagación de fake news en tiempos de pandemia, y reforzó las tareas de ciberpatrullaje -práctica inaugurada por Patricia Bullrich, durante el gobierno de Mauricio Macri- para “detectar el humor social”.

A esto debe sumársele la reciente queja presidencial en Desde el llano (TN), el programa de Joaquín Morales Solá, donde afirmó: «Hay una oposición que llena las redes sociales con difamaciones, noticias falsas, insultos y tratan de levantar a la gente en un momento que deberíamos estar unidos».

Ante la consulta de si quería dar nombres de esta oposición destructiva, Fernández contestó: «Todo el mundo sabe quién es el jefe de los trolls». El periodista no volvió a insistir pero por el tono utilizado por el mandatario, el mensaje apuntaba al ex jefe de Gabinete macrista Marcos Peña.

Sin embargo, el malestar presidencial con los trolls no se debe a sus prácticas sino a que no trabajan para su gobierno. La prueba más evidente de esto es que, de su lado, tiene al ejército virtual que comanda el ingeniero en electrónica y telecomunicaciones Ariel Garbarz. «Los macristas se dicen activistas digitales, nosotros nos reconocemos como militantes. Pero troll es aquel al que le pagan por difamar, decir verdades a medias o mentir», definió en una entrevista con Revista Noticias el profesor universitario que presta su sapiencia a la coordinación de los grupos de tareas digitales K.

Garbarz asegura que su trabajo, que implica instalar diariamente tendencias en redes sociales para defender al oficialismo, es «ad honorem» y que está «en contra» de usar dinero del Estado «porque en la medida en que te financian terminás siendo tropa K y no queremos serlo». Sin embargo, durante la era K dirigió los proyectos Argentina Conectada y Obras Eléctricas. En 2017 fue fiscal general informático de Cristina Kirchner, quien entonces competía por una banca en el Senado. Y en la campaña 2019, enseñó cómo derrotar a «los trolls macristas».

Publicación de Ariel Garbarz en Twitter, del 08/01/2019.

En la mencionada entrevista, el ingeniero y docente comentó también que «el primero que manifestó que no tenía interés en tener un batallón de militantes digitales fue Alberto Fernández». Curiosamente, el mismo que lo validó compartiendo con sus seguidores una de sus publicaciones: «#AlbertoConCiencia gobierna segun lo que nuestros cientificos indidan y no cede ante las presiones suicidas del poder económico y la derecha neoliberal. Mientras nuestra ciencia acorta el camino hacia la vacuna, @alferdez nos cuida recordándonos que HOY #LaVacunaEstaEnCasa».

Una vez más, el Presidente queda expuesto por sus propias contradicciones y deja al descubierto que salir de la cuarentena no será fácil. No tanto por el avance del Coronavirus, sino porque -como señaló en sus redes sociales el abogado liberal Carlos Maslatón- la pandemia parece haber demostrado que la clase política se preparó toda la vida «para encarcelar a la población, para decirle arbitrariamente qué pueden hacer y qué no, para jugar con nuestra libertad». Quedarse en casa, hoy, es la única vacuna contra el COVID-19. Y hay que cumplir. Pero cuidado, que la tentación autoritaria acecha.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *