sáb. May 30th, 2020

La imposible fake news que hizo caer al periodismo nacional: un cyborg viviente

El archivo de la TV argentina en Periodismo y Punto: momentos insólitos, rarezas, fraudes y las “noticias falsas” antes de la explosión de Twitter.

En 2009 un blog de un falso periodista y un precario canal de YouTube bastaron para crear, acaso, la historia más extraña en la era pre – explosión de las redes sociales. Se trataba de un cruel experimento científico en el que se introducía un motor en el cuerpo de un deportista para incrementar su rendimiento.

La surrealista noticia llegó a la consideración de los periodistas más importantes del país: Jorge Rial, Chiche Gelblung y Fantino, entre otros. Sin embargo, se trataba de una publicidad de la empresa FIAT. ¿Esto sucedió? Sí.

Ante una nueva tecnología el ser humano sufre desconcierto: una de las primeras proyecciones de una película en el cine fue de un tren en movimiento que hizo huir despavoridos a los vírgenes espectadores. ¿Era real la locomotora que aparecía en la pantalla, obra de los geniales hermanos Lumiere? En 2020, la pregunta sería ridícula. Pero, por ejemplo, los contenidos y montajes digitales de las redes sociales, aún hoy, nos toman por sorpresa.

En 2009, antes de la irrupción de Twitter (que sólo llevaba 3 años) y antes de la aparición de Instagram (en 2010), pero a su vez post Fotolog y furor de los fotos digitales, la agencia de publicidad Leo Burnet usó la fuerza de difusión de Internet para una ingeniosa campaña de marketing: su objetivo era vender las cualidades de un nuevo motor diesel de FIAT. ¿Cómo? haciendo creer que este motor era la clave de la extraordinaria velocidad y potencia del ex jugador de la selección de fútbol Argentina Javier Mascherano.

Ciclo Intrusos. Fuente: Youtube.

¿Cómo se instaló? Luis Dapelo, el nombre del falso periodista, difundió un documental sobre su investigación periodística que revelaba que Mascherano tenía un motor en el cuerpo y jugaba así al fútbol sacando ventaja.
Dapelo se armó un canal de YouTube, un sitio web y un perfil de Facebook. Así, su red creció en pocas semanas y su sitio fue visitado por miles y miles de internautas. El enigmático investigador llegó a estar frente a frente con Chiche Gelblung y en el icónico ciclo “Intrusos” de Jorge Rial. Alejandro Fantino también, aunque asombrado, recomendó entrar al sitio web para que cada uno saque sus conclusiones.

Todo se trató de una publicidad.

El contenido se metió en los programas de actualidad, espectáculos y deportes. La PNT (publicidad no tradicional) se transformó también en lo que hoy conocemos como fake news, algunos la creyeron y la realidad se mezcló con la ciencia ficción. Los estrategas publicistas festejaron, a todos les despertó curiosidad el delirante relato.

Una vez más, nos vendieron fantasía. Como, en otros tiempos, en un lejano 1938 el joven Orsen Welles generó pánico por radio y le hizo creer a Estados Unidos que estaba siendo invadida por alienígenas, dejando así plasmados los minutos más famosos de la radiodifusión mundial.  

Un cyborg es una criatura compuesta de elementos orgánicos y dispositivos tecnológicos con la intención de mejorar capacidades. Una idea retorcida, pero que funcionó. El caso Mascherano, la imposible fake news que llegó demasiado lejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *