mar. Mar 31st, 2020

Exclusivo: el padre del irresponsable joven del Buquebus es uno de los asesores turísticos más importantes del país

Los medios lo presentaron como un economista pero Pablo Singerman, es mucho más que eso. Es uno de los asesores del sector turístico más importantes del país. Historia íntima de lo que ocurrió en el Buquebus y los vínculos políticos y empresarios del influyente Singerman.

Pablo Singerman no es sólo un economista más. Está tan vinculado al sector turístico argentino que es considerado uno de sus asesores más importantes relacionados con intendencias y gobernaciones. Trabaja con las tres entidades más fuertes del sector. Quince años atrás, ocupó un cargo en la secretaria de Turismo del destituido jefe de gobierno porteño, Aníbal Ibarra. En el 2005, armó una consultora privada dedicada al turismo con su socio Makon ubicada en el barrio de Palermo. Relacionado con la Agencia de Viajes y con el Observatorio Económico de Turismo de Reuniones, afianzó sus vínculos con la clase dirigente política afín al kirchnerismo.  

Sus vínculos con Carlos Enrique Meyer, el ex secretario de Turismo de los gobiernos kirchneristas, fue tan fuerte, que sonó como uno de sus principales lugartenientes en el anunciado regreso del funcionario a la Secretaría tras la victoria electoral de Alberto Fernández. Pero la Secretaría se fusionó con Deportes y el deseado cargo se lo dieron al empresario Matías Lammens. Mientras la Cámara Argentina de Turismo le acercaba al ex presidente de San Lorenzo un documento interno sobre la Emergencia del Turismo Argentino, luego de los anuncios del dólar solidario que implicaba un ajuste en el sector, Singerman justificaba la medida devaluatoria en medios de comunicación nacionales e internacionales. 

Singerman, el citado Meyer y Marcos Palacios, ex Presidente de Agentes de Viaje, salieron a hacer campaña por Alberto Fernández por todo el país tal como aparecen en sus redes sociales haciendo campaña por el Frente de Todos por la Patagonia. No fueron retribuidos con los cargos que ellos aspiraban conseguir. Más aún, Meyer también llegó a sonar como Presidente de Aerolíneas Argentinas pero resultó ser sólo un rumor.

Singerman también coqueteó con la política futbolera: fue candidato a vicepresidente de River Plate durante la gestión de José María Aguilar. Como parte de esa comisión directiva, en el 2006, Singerman fue investigado por la justicia por presunta administración fraudulenta. Aguilar terminó procesado y envuelto en la interna de la barra brava del club de Núñez que terminó con el asesinato de Gonzalo Acro. Con Néstor Kirchner, también lo unió el amor por el fútbol y el deporte como una forma de ascenso político.

Los datos cobran relevancia cuando su hijo queda envuelto en un escándalo internacional con la República Oriental del Uruguay que desencadenaron la suspensión de los arribos de Buquebus a la Argentina y un conflicto con el país limítrofe.

En el entorno de Alberto Fernández ya saben que uno de sus asesores más relevantes en materia turística sería una persona “sin códigos”. En estos momentos, Singerman analizaba denunciar al Consulado argentino. En un canal de noticias, vinculado con un empresario de la salud, conocido de Singerman, el empresario realizó su descargo sin preguntas incómodas.

El diario El País de Uruguay relató, con lujo de detalles, qué pasó exactamente en el buque que llevaba a 404 pasajeros y que terminó en cuarentena por la irresponsabilidad del hijo de Singerman. El jueves pasado, zarpó a las 19:30 rumbo a Buenos Aires desde Colonia. En la localidad uruguaya, personal de la Armada Nacional de Uruguay, entrevistó a cada uno de los pasajeros si habían tenido síntomas de coronavirus o si venían de Europa. Singerman, según nuestras fuentes, advertido por su padre, ocultó información. Había llegado a Colonia, desde Punta del Este, en ómnibus junto a un pequeño grupo de amigos. En el balneario internacional se había realizado un test en un sanatorio privado pero, según el padre, sin tener síntomas. ¿Quién se realiza un test sin tener síntomas?

En el buque, según los periodistas uruguayos consultados, no fue el joven quien informó al capitán del Buquebus Juan Patricio sino que fue un amigo quien deschavó a Singerman. El joven está imputado por violación del artículo 202 del código penal. El gobierno de la Ciudad también inició acciones legales contra el irresponsable joven.

Es posible que Singerman le haya dicho a su hijo que se tomase un buquebus para regresar al país mientras Alberto Fernández estaba por anunciar la cuarentena obligatoria y se cerraban las fronteras aéreas. ¿Cómo consiguió el ticket del buque? Es otro de los interrogantes que la justicia debería investigar.

2 thoughts on “Exclusivo: el padre del irresponsable joven del Buquebus es uno de los asesores turísticos más importantes del país

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *