Sáb. Sep 26th, 2020

La escandalosa interna de la AFIP por la ruta del dinero K

El alegato de la AFIP por la causa de la ruta del dinero K fue una película en dos partes. Dicen que las segundas partes nunca fueron buenas. Depende quién deseaba mirar esta película, dirá que es cierto. O no. La AFIP de Mercedes Marcó del Pont había mencionado el delito precedente en la causa que investigó el juez Sebastián Casanello sobre lavado de activos cuyo principal responsable fue el empresario patagónico Lázaro Báez. Había elogiado el testimonio del imputado colaborador, el primero, el más relevante, el más mediático y arriesgado.

¿Qué cambió una semana después? La luz regresó a Comodoro Py y la AFIP albertista quitó un pie del acelerador. En el medio, Ricardo Echegaray reapareció indignado con la filtración de cierta información sobre su persona. El Lawfare se lo impusieron en las redes sociales al Presidente y la línea más dura del kirchnerismo -¿habrá otra?- fogoneó con barrer todo lo hecho por el gobierno anterior. Hasta Héctor Recalde habló en tuiter de sacar a los ex funcionarios y empleados del macrismo que quedaron en organismos como la AFIP.

En el primer alegato, la AFIP ya no consideró el testimonio de Fariña como trascendental y le pidió al arrepentido una pena de 5 años. Es cierto que, por evasión en La Plata, le habían pedido una pena superior y esos pedidos marcan la cancha pero no definen nada. Lo llamativo es que la AFIP le pidió a una hija de Báez, Melina, 4 años y medio, y a su hijo mayor, Martín, 7; casi lo mismo que a su padre. Misma pena solicitó para Daniel Pérez Gadín -el que aparece contando la plata en la financiera La Rosadita- y un año menos, a Federico Elaskar, su ex dueño. Fabián Rossi tampoco debe haberse ido contento con un 7 en sus espaldas.

¿Qué opinan los abogados que conocen la causa? Se preguntan si el alegato de la AFIP sobre las penas es válido o nulo ya que no supieron justificarlas resultando casi una cuestión subjetiva. La estadística indica que las condenas son menores a los alegatos de los organismos de control. Báez tiene mucho para festejar pero otras causas, en las que está procesado, lo están esperando y nadie del gobierno de Alberto Fernández menciona su nombre.

¿Quién osará arrepentirse en un país en el que se está garantizando la impunidad? Hubo diputados del Frente de Todos que pronosticaron un regreso esperado de Fariña a prisión. Fue uno de los objetivos mediáticos y judiciales del kirchnerismo en la resistencia. Si su testimonio fue intrascendente, como alegó la AFIP, ¿por qué la persecución contra el ex de Karina Jelinek? ¿Cómo se explica que los hijos del empresario detenido sean culpables, casi como su padre, según la AFIP, de lavar millones de dólares en el exterior?

¿Cómo serán los alegatos de la Oficina Anticorrupción y de la Unidad de Información Financiera? En la UIF trabajó en la causa uno de los abogados que más conocen la materia. No lo pueden sacar en medio del juicio. Pero Argentina es la tierra de amor y venganza.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *