Jue. Sep 24th, 2020

De empleado de Lázaro Báez a manejar la comunicación presidencial: quién es Juan Pablo Biondi

En exclusiva, Periodismo y Punto presenta a quien funciona como la sombra del presidente Alberto Fernández.

Juan Pablo Biondi es la sombra de Alberto Fernández desde hace más de 10 años, cuando el hoy secretario de Comunicación y Prensa de la Nación prestó sus servicios al ex jefe de Gabinete para enfrentar un escándalo que lo tocó de cerca: el caso Romina Picolotti, destapado por el periodista Claudio Savoia en el diario Clarín. El trabajo periodístico daba cuenta de varias irregularidades en la Secretaría de Medio Ambiente a cargo de la funcionaria albertista. En su momento, Fernández calificó el trabajo de Savoia como una «operación política». Sin embargo, la Justicia terminó elevando el caso a juicio oral. Empezará en abril de 2020.

Especialista en comunicación de crisis, hasta ese entonces Biondi trabaja en la Legislatura porteña. Allí asesoraba a la diputada Sandra Bergenfeld, una ex «gatita» del fallecido humorista Jorge Porcel que en 2003 llegó a su banca por una colectora macrista y, en 2006, saltó al kirchnerismo.

Incorporado al albertismo, Biondi terminó de consolidarse como un operador clave de Fernández, con quien siguió trabajando luego de que éste renunciara a la Jefatura de Gabinete de la Nación en 2008. Su relación es de «amigos», cosa que genera recelos en el círculo íntimo de Alberto.

Igual vínculo lo une a la familia Granados, la cual supo cobijarlo mientras a los albertistas les tocaba transitar un desierto del que recién salieron el 9 de mayo de 2018, día en que Cristina Kirchner ungió candidato a presidente a Fernández. Con los Granados, Biondi trabajó en el Municipio de Ezeiza, el Ministerio de Seguridad bonaerense y en la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). Desde el ente rector de la aviación civil argentina, el vocero presidencial llegó a Lázaro Báez, para quien empezó trabajar en medio del escándalo de las bóvedas que explotó en el programa PPT.

Biondi junto al «Sheriff» Alejandro Granados.

«Operó para que los periodistas bajaran un cambio», dijeron a Periodismo y Punto desde el entorno del detenido empresario. Como con Fernández y Granados, Biondi trabó una relación de cercanía con el dueño de Austral Construcciones que se vio reflejada en visitas a las casas de verano que Báez tenía en Pinamar y frecuentes invitaciones a asados en la Patagonia. No obstante, el máximo gesto que tuvo Lázaro con él fue haberle regalado un caballo pura sangre. Algo invalorable para un fanático del polo como Biondi, quien juega en el club «La Manea».

Biondi jugando polo para «La Manea».

Algunos también le atribuyen haber facilitado el alquiler de un departamento de Báez sobre la calle Roosvelt 1815, en el barrio porteño de Belgrano, a FM Millenium. La emisora de Santiago Pont Lezica funciona allí desde 2010, y Biondi fue parte de su staff. Sin embargo, ésta no fue la gestión más importante que hizo por el dueño de Austral Construcciones. Según pudo reconstruir este portal, en 2015, fue el artífice de una reunión entre Báez y el entonces candidato presidencial Daniel Scioli que tuvo lugar en el piso 19 de la sede porteña del Banco Provincia, con el objetivo de «coordinar el apoyo económico» para la campaña.

El 5 de abril de 2016 marcó un antes y un después en la relación entre Báez y Biondi. Ese día, el patagónico cayó preso. Y desde entonces, el operador mediático «desapareció». Incluso, hay quienes aseguran que la ex esposa del dueño de Austral Construcciones lo llamó tras el triunfo de Alberto para pedir ayuda en plano judicial y no sólo no le contestó sino que también la bloqueó en su celular. La familia Báez hoy lo considera «un desagradecido». Curiosamente, en su cuenta de Twitter, el funcionario nacional se presenta como «un agradecido serial».

En paralelo, este consultor todoterreno sirvió al intendente de Almirante Brown Mariano Cascallares. Lo hizo desde la firma Veo Consultora SRL, de la que es gerente desde marzo de 2012. También colaboró con otro empresario que supo estar en el ojo de la tormenta por un trabajo periodístico de Jorge Lanata: el tabacalero Carlos Tomeo, denunciado en 2016 por Elisa Carrió como presunto testaferro de Aníbal Fernández, flamante interventor de Yacimientos Carboníferos de Rio Turbio. Es recordado el allanamiento a la casa de Tomeo en el country Abril.

Biondi junto a Cascallares en la previa de un recital.

La zona sur del Conurbano bonaerense parece ser el área de influencia de Biondi, oriundo del partido de Almirante Brown y vecino de Canning, partido de Ezeiza, donde tiene una coqueta casa. Nada mal para alguien que en la AFIP figura inscripto como monotributista categoría «E» en el amplio rubro de los «servicios personales», que va desde la astrología y el espiritismo hasta el mundo de los «lustrabotas». Off the record se comenta que, antes de asumir el desafío más importante de su vida, le ofrecieron ser candidato a concejal.

Biondi junto a Alberto Fernández en su casa del barrio El Deslinde.

Uno de sus últimos trabajos como cuentapropista fue como consultor en la fallida campaña a gobernador de Neuquén del fallecido intendente radical de la ciudad de Neuquén Héctor «Pechi» Quiroga, hasta quien habría llegado por un amigo en común: el ¿espía? Allan Bogado, conocido por ser uno de los apuntados por Alberto Nisman en su denuncia por encubrimiento al atentado de la AMIA y vender «pescado podrido» en los medios de Cristóbal López.

Periodismo y Punto quiso entrevistar a Biondi en el marco de esta publicación, pero el secretario de Prensa y Comunicación de la Nación optó por ignorar la consulta. Quizá molesto con este portal por haber dejado en evidencia su intento de ocultar la presencia de la estilista de la primera dama Fabiola Yañez en la primera gira oficial de Alberto Fernández.

El descargo de Biondi

Tras esta publicación, Biondi se contactó con PyP para aclarar «cosas que no están bien». «Nunca me regaló Lázaro un caballo -como confió la familia del detenido empresario a a este portal-; no soy sólo ‘monotributista’, tengo una una sociedad que es o era mi consultora en la que soy responsable inscripto; nunca supe que me llamaba la ex mujer de Lázaro, a quien con gusto hubiera recibido. Aunque el desagradecido es él, que mientras todos le daban vuelta la cara yo puse el cuero», expresó. Y si bien no negó su amistad con Allan Bogado, dijo conocer a Pechi Quiroga «desde 2007». Por último, el secretario de Comunicación y Prensa de la Nación aclaró que no contestó «antes» porque «no había visto el mensaje» de este periodista.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

3 thoughts on “De empleado de Lázaro Báez a manejar la comunicación presidencial: quién es Juan Pablo Biondi

  1. Se puede cuestionar a un trabajador por el lugar o las personas para quien trabaja? Es sencillamente un disparate que roza con algún tipo de discriminación negativa. Es, sin duda un argumento «ad hominem» (contra la persona), que solo busca embarrar al sujeto. La paradoja es que se muestra en la realidad a Baez como un empleado que se convirtió en empresario y a Biondi a la inversa: un empresario Pyme de la comunicación que se convirtió en empleado…En qué quedamos???

  2. Gente, 2 veces quise suscribir mediante su sistema, pero fui rechazado pues el mismo quita ceros al valor tecleado por mi y deja un número de un sólo dígito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *